Campo

 


Aguas 'Vilas del Turbon"

 

Colaboración de ANGEL MAZANA SANZ, Presidente del Consejo de Administración  de la Sociedad de Aguas Vilas del Turbón (Huesca).

[Datos extraídos del libro LAS VILAS DEL TURBÓN - AÑO 1.934 de F. SERAL Y CASAS, Doctor en Medicina, Profesor Ayudante de la Facultad de Medicina de Zaragoza y Miembro representante en España de la Sociedad Internacional de Hidrología.]< xml="true" ns="urn:schemas-microsoft-com:office:office" prefix="o" namespace="">

 

 

 

La historia de éstas aguas es la misma historia, rústica y sencilla de tantas otras. Por los testimonios recogidos parece ser que "toda la vida" han gozado de gran prestigio entre los vecinos de aquellos contornos. Principalmente, por sus propiedades curativas de los "males de orina".

 

Hay un hecho muy elocuente que demuestra la fama que gozaban estas aguas en la comarca. Desde la villa de Campo, en donde terminaba la carretera, hasta la fuente, había que recorrer, durante cuatro horas, un camino de herradura en mulo. Y, a pesar de los peligros del viaje y del incómodo alojamiento en las casas del pueblo, todos los enfermos de la región con afecciones del aparato urinario desafiaban gustosos los riesgos y molestias con tal de permanecer unos días cerca de la  fuente. 

 

En 1.908 el farmacéutico de Huesca don Manuel Camo, percatándose de la gran  fama y nombradía  de que gozaban las aguas en la comarca  y convencido de su eficacia terapéutica, comenzó un expediente  de declaración de utilidad pública de las mismas. Pero por diversas causas, entre las que creemos debieron contar  principalmente las actividades políticas del Sr. Camo, quedó sin ultimarse dicho expediente.

 

Desde entonces la afluencia de enfermos comenzó a aumentar extraordinariamente y la fama de las aguas, rebasando los límites de lo local, empezó a extenderse por las provincias limítrofes. Este aumento de la concurrencia balnearia  y el  sólido crédito que las curas producidas por las aguas iban abriendo al manantial determinaron la creación, en 1.931, de una sociedad anónima  que se propuso proceder a su explotación para difundir el agua en beneficio de la población doliente. Dicha sociedad llevó a cabo el captado higiénico del agua y construyó dependencias en las cuales pueden realizarse perfectamente las operaciones de embotellado. Hoy día funciona ya un magnífico hotel  y puede hacerse el viaje en automóvil por una buena y pintoresca carretera. 

 

 

 

CONCLUSIONES  DEL ESTUDIO DE SUS AGUAS.- 

 

l.   Los  resultados de los diversos estudios realizados permiten conceder científicamente a las aguas "Vilas del Turbón"el título de aguas minero-medicinales.

 

ll. Estas aguas provocan en todos los casos, tanto en sujetos sanos como en enfermos, una diuresis verdadera;esto es: aumento en la eliminación acuosa y en la molecular.

 

lll. Por sus efectos diuréticos pueden llenar una eficaz indicación en diversos procesos del aparato urinario, pues estas aguas son capaces, como demuestra la clínica, de actuar sobre la función renal reducida y sobre las causas que reducen la función renal

.

lV. Por su acción sobre el pH pueden emplearse como preventivas de las litiasis.

 

V.  Por sus propiedades antianafilácticas experimentalmente demostradas constituyen un magnífico agente desensibilizante  en diversas afecciones caracterizadas por patológicas hipersensibilidades.

 

Vl. Por su débil mineralización y energías que las caracterizan representan un excelente desintoxicante del organismo capaz de ejercer una eficaz acción ortotrófica en los procesos de nutrición.

 

Vll. Por su temperatura de 9 grados no pueden ser aplicadas más que en bebida.

 

Vlll. Como estas aguas contienen pocos gases y su composición química y física, según hemos comprobafdo, no se altera prácticamente con el tiempo, reúnen admirables condiciones para ser  tomadas y exportadas en botellas en la seguridad  de que conservan en ellas sus más preciadas propiedades cual si se tomara directamente en el manantial.

 

lX. Los análisis bacteriológicos garantizan una inocuidad absoluta en el uso de estas aguas. 

 

 

[agradecemos a Angel Mazana Sanz la información y fotos que nos ha facilitado]

 

Véase también: El manantial de las Vilas el Turbón, colaboración de Eugenio y José Antonio López Malo