Desarrollo del pensamiento filosófico

¿Qué es filosofía? en sí, ¿cuál es su razón histórica original y originante?, ¿filosofía, para qué?; en esta introducción, intentaremos dar respuestas a estas preguntas y así comenzaremos adentrarnos,  al mundo fascinante,  de lo que es, el desarrollo del  pensamiento filosófico.
 
El concepto "filosofía" proviene del mundo cultural y lingüístico griego. Desde el punto de vista etimológico, la palabra está compuesta por dos conceptos: Filo=amor, más: Sofía=saber, es decir "amor al saber". Su concepto surge, en el contexto helénico (civilización griega). El precedente de la filosofía está enmarcado en las mitologías, teogonías y religiones órficas, esto significa que los fundamentos teóricos de la persona, su visión de existencia y las del cosmos, estaban en estas tres realidades; no obstante existieron otros condicionamientos, de índole económico-político, que impulsaron el filosofar; por ejemplo, la estructura democrática, posibilitó una cierta libertad de pensamiento.
 
El concepto filosofía se le atribuye a Pitágoras, según cuenta Cicerón, pero no es un dato absoluto. La diversidad de usos, que se le ha dado al concepto filosofía, tiene diversas raíces. Por ejemplo, la sabiduría, en la cultura antigua, era un concepto atribuido a los dioses; de aquí la primera distinción, de sabiduría y amor al saber, entendiendo éste último, como saber estrictamente humano. La sabiduría competía a la omnisciencia divina, la persona no podía alcanzarla en plenitud, así que no tenía otra salida, que ser aspirante o amante al saber.
 

Este concepto inicial, se ha ido modificando a lo largo de la historia, como todo lo humano e histórico; así tenemos concepciones físicas (pre-socráticos), concepciones morales-políticas (Socráticas), concepciones antropológicas (Sofistas), concepciones epistemológicas (Platónicas), concepciones científicas universales (Aristotélicas), concepciones estrictamente morales (escépticas, epicúreas, estoicas y cínicas), concepciones teológicas (cristiana y escolásticas), concepciones progresistas (ilustrados), concepciones históricas-materiales (Marxistas), concepciones racionalistas (Cartesianas), concepciones existencialistas (Heideggerianas); y otras tales como: vitalistas, axiológicas, fenomenológicas, etc.

 
Así, como existen diversas concepciones u objetos de la filosofía, han existido formas de hacer filosofía; esto significa, que el objeto de la filosofía, no está dado como en otras ciencias, sino que el objeto, se hace o se busca. Filósofo, es aquel que hace o establece su propio objeto, su propia sistematización y su propia metodología, de ahí la diversidad de filósofos y filosofías. Aquel, que simplemente sigue a una corriente de pensamiento, se estanca en la historia; el problema radica en "problematizar" y crear, a partir de lo dado, un nuevo objeto, tomando lo existente y sobre ello, es decir subtendidamente y dialécticamente, posibilitar un nuevo discurso, sobre la realidad histórica. De este modo, la filosofía como actividad, ha generado diversos objetos: naturales o físicos, totales o metafísicos, humanos o morales, etc.; y así mismo, ha sido instrumento especulativo, critico, radicalizador, emancipador y desemascarador.
 

La primera época histórica de la filosofía, se puede catalogar como "Cosmocéntrica", los pensadores, se centraron en el análisis del cosmos, particularmente en aspectos físicos. La filosofía en la antigüedad y Edad Media, significó, una ciencia de la totalidad del saber, así se le llamó "filosofía primera"; no obstante, este poder abarcador del saber, tenía un área impenetrable: lo divino, que era reservado a la teología, a esta época se le llamó "Teocéntrica". Una tercera época, soslaya los intereses estrictamente religiosos, y surge o renace la persona humana, con el Renacimiento, análogamente emerge el "Antropocentrismo". Luego llegó, la Ilustración y el Idealismo, la simbiosis, generó un producto histórico;  así llegamos al postmodernismo, y a nuestros días.

En la historia de la filosofía, han ido surgiendo metodologías o sistemas, para hacer filosofía, esto significa, que no hay una receta acabada, que defina cómo se hace filosofía. Por ejemplo, Sócrates propuso la "Mayéutica" o el arte de dialogar, así, para llegar a la verdad, se fundamentaba, en el poder de la palabra oral. La "Dialéctica", en sus diversas formas, ha sido un camino para llegar a la verdad. Para Platón, la doxa  u opinión, era el punto de partida para juzgar lo aparente y oponer a ésta su contrapartida, para que surja la verdad. Posteriormente, se transformaría la dialéctica con nuevos elementos: tesis-antitesis-síntesis. La "Lógica" de Aristóteles, fue un complejo sistema de ordenamiento de ideas, se trataba de un método epistemológico, para clasificar y ordenar conceptos, ideas y juicios.
 
La filosofía, como toda ciencia posee divisiones sistemáticas, que dependen de los objetos, metodologías y formas de hacer filosofía. Por ejemplo, los griegos dividían a la filosofía a partir de dos factores: Experiencia (física y ética) y Forma (lógica). Así mismo, en su evolución la filosofía se ha ido tornando más compleja, es decir, con más disciplinas; por ejemplo, algunos especialistas dividen a la filosofía en dos disciplinas: A) Teóricas: Teoría del conocimiento o Epistemología, que estudia los modos de conocer; Lógica, que estudia el ordenamiento y estructura de las ideas. B) Prácticas: Ética, que estudia sobre las costumbres; Estética, que se ocupa de la reflexión, sobre la belleza y el arte. Aquí, también se incluyen otras filosofías especializadas, tales como: del Derecho, de la Educación y de la Política. Otras áreas, de estudio en el campo filosófico son: Metafísica, que estudia lo que está más allá de lo físico; Ontología, que estudia al ser; Axiología, que estudia los valores; Teodicea, que estudia a dios; otras ramas son, la antropología filosófica, la filosofía de la historia, etc.
 

Uno de los problemas más críticos de la actualidad, es la relación que guarda la filosofía con otras áreas del saber, específicamente en el campo científico; por lo general, las ciencias demostrables han manejado un doble reduccionismo, con relación a la filosofía; reduciendo todo, a lo funcional y a lo verificable; desde esta perspectiva la filosofía,  defiende una postura más crítica, que pretende superar las apariencias de lo demostrable, ir más allá de lo material, inquiriendo la realidad.

Finalmente, es menester acotar un par de apreciaciones; en primer lugar, la Filosofía como ciencia no posee un “objeto”definido y preciso, sino que cada filósofo lo ha esbozado; de esto se deduce, que el objeto de la filosofía, está en perenne construcción; en segundo lugar, la “función” de la filosofía, ha estado al servicio de la desmitologización y de la desideologización, siendo así, un instrumento de la razón, para buscar la “verdad” de la realidad, pero no la verdad de las propias afirmaciones de los filósofos, sino la verdad de la realidad misma.

 
Comments