IMAGENES DE TURQUIA

AYDIN

ÇORUM - IMPERIO HITITO

GAZIANTEP (o ANTEP)

El HIPODROMO de CONSTANTINOPLA

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La idea del hipódromo originó con el Emperador Séptimo Severo en el 203 D.C., cuando llegó a Byzantium y aniquiló la colonia griega por apoyar a su rival Pescennius Niger (Herodian, III.6.9; Dio, LXXV.10-14). Después de un asedio romano de 3 años la ciudad estaba completamente rasada y sus muros derribados. A continuación hizo reconstruir las murallas de la ciudad y nuevos trabajos públicos entre los cuales se encontraba una arena para carreras de caballos y otras diversiones. Séptimo Severo falleció sin acabar sus proyectos monumentales y el hipódromo era uno de ellos.

 

Con la llegada del Emperador Constantino el Grande en 324 D.C. Constantinopla se convirtió en la capital del nuevo imperio y su emperador hizo agrandar el ya existente hipódromo. Hizo ampliar la cavea o zona de asientos, lo adornó con obras majestuosas de bronce e hizo construir un palco imperial parecido al de Roma (Chronicon Paschale, Olympiad 277). Construyó un palacio al lado del hipódromo y lo conectó con el palco imperial. Para celebrar la fundación de su nueva ciudad en 330 D.C., que proclamó la segunda Roma, hubo carreras de carros.  

 

El nuevo hipódromo en forma de U tenía unos 450 metros de largo y 130 de ancho, rodeado por un estadio con capacidad para unos 100.000 espectadores. Hizo conectar el palco del emperador (cathisma) con el Gran Palacio a través de un pasaje que solo podía utilizar el emperador y su familia.

 

Encima de  la entrada del hipódromo se hallaban cuatro caballos que más tarde los cruzados transportaron a Venecia. Debido a los altos niveles de polución los cuatro caballos se encuentran en los sótanos del museo de la ciudad de Venecia (Italia) y sus replicas expuestas en lo alto de la entrada de la Basílica de San Marcos.

 

Al sur todavía se pueden ver los restos del esfendon (sphendone), la tribuna curva del edificio. Una expedición británica pasó 4 meses estudiando el hipódromo, especialmente sus cimientos. El esfendon está compuesto por 25 arcos de carga, todavía pueden apercibirse algunos de ellos. Los arcos daban a un número correspondiente de habitaciones concéntricas que se abrían a un corredor principal. Después de un terremoto en 551 D.C. los arcos fueron rellenados de ladrillos y añadieron una serie de contrafuertes. Años después, las habitaciones fueron cerradas y convertidas en cisterna. En el siglo XV un peregrino anónimo ruso indica en su carnet de viajes que 30 columnas del hipódromo seguían en pié y en 1544-47 un deputado francés de Francisco I revela que sólo quedaban erigidas 17 columnas. La sección de una columna del hipódromo puede verse en el patio de la mezquita de Sultan Ahmet.

 

El hipódromo era el centro de las actividades civiles. Aunque Gyllius comenta sobre la buena vista desde los asientos más altos del esfendon que era la escena de ejecuciones públicas, especialmente apreciadas por la populación. Funcionó como el centro de deporte donde el programa regular de las carreras de carros y los circos sirvieron de diversión para la gente de Constantinopla durante más de mil años.

 

La espina estaba adornada por una línea de estatuas, obeliscos y columnas. Actualmente se pueden encontrar tres de ellas, el obelisco egipcio, la columna serpentina y el obelisco amurallado.

 

En 1204 los cruzados saquearon y destruyeron la ciudad según explica Nicetas Choniates en sus anales (648-49). El 29 de mayo 1453, después de 53 días de asedio, los turcos Otomanos tomaron la ciudad. La ciudad no negoció su capitulación voluntariamente, según la ley Islámica, se dejaba la ciudad en manos de los soldados para ser saqueada durante 3 días. El saqueo fue tan implacable que al cabo de un día Mehmet El Conquistador (Fatih Sultan Mehmet en turco) ordenó que cesara el saqueo para evitar más destrucción en la ciudad que pensaba hacer su capital.

 

Ref.: http://penelope.uchicago.edu/~grout/encyclopaedia_romana/circusmaximus/hippodrome.html (en inglés)

The Fourth Crusade: The Conquest of Constantinople (1997) by Donald E. Queller and Thomas F. Madden; The Fourth Crusade and the Sack of Constantinople (2004) by Jonathan Phillips; O City of Byzantium: Annals of Niketas Choniates (1984) translated by Harry I. Magoulias; Robert de Clari: La Conquête de Constantinople (2005) translated by Peter Noble; Robert of Clari: The Conquest of Constantinople (1936) translated by Edgar Holmes McNeal; (1995) translated by Brian Croke. 1453: The Holy War for Constantinople and the Clash of Islam and the West (2005) by Roger Crowley.

 

Fotografías de maquetas:

 
Comments