Tarta de queso, manzana y crumble

¿Qué necesitamos para prepararla?


Esta tarta está formada por tres capas.


Para la BASE:

  • 50 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 25 gr.de azúcar
  • 2 huevos con las yemas y las claras separadas
  • 65 gr de harina 
  • media cucharadita de levadura
  • 40 ml de leche

Para el RELLENO:

  • 200 gr. de queso crema, tipo philadelphia
  • 100 gr. de nata fresca
  • 25 gr. de azúcar
  • 1 huevo XL
  • 20 gr. de maizena
  • 75 gr. de dulce de leche

Para el CRUMBLE:

  • 1 manzana y media rallada
  • 40 grs. mantequilla fría, cortada en daditos
  • 25 gr. de azúcar
  • 90 gr. de. harina 
  • azúcar glas para espolvorear al gusto cuando ya tengamos la tarta acabada

¿Cómo la hacemos?


Preparamos un molde de 20 cm de base desmontable. cubrimos la base con papel de horno y rociamos spray antiadherente por los lados o, en su defecto, untamos con mantequilla.

Comenzamos por la BASE:

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta obtener una mezcla blanquecina. Agregamos, una a una, las yemas y, a continuación, la leche y la harina tamizada con la levadura.

Montamos las claras a punto de nieve y las añadimos a la preparación anterior. Mezclamos con la ayuda de una espátula de silicona. 

Vertemos la mezcla  en el molde que tenemos preparado. Hornear 12 minutos a 150 grados en horno de aire (a 175 grados si el horno es eléctrico). Sacamos del horno y dejamos reposar 10 minutos (la masa bajará).


Mientras preparamos el RELLENO:


Batimos el queso con la nata fresca, el azúcar, el huevo, la maizena y el dulce de leche. Cuadno esté bien mezclado, lo echamos sobre el bizcocho que teníamos y horneamos 25 minutos. 

Finalmente, prepararamos el CRUMBLE:

Mezclamos en un bol con los dedos la mantequilla, el azúcar y la harina hasta obtener una mezcla arenosa.


Retiramos la tarta del horno, cubrimos con la manzana rallada y a continuación con el crumble. Horneamos a la misma temperatura 20 minutos. Pinchamos para ver si está hecho. Si es así, doramos unos 3 minutitos para que el crumble se dore y no quede tan blanquito.

Dejamos enfriar encima de una rejilla y guardamos en la nevera durante dos horas. 

Antes de servir, espolvoreamos con azúcar glas al gusto.

¡Y a disfrutar!

mitiempolila.blogspot.com

Comments