Helado de frambuesa

Para hacer este helado necesitaremos:

  • 2 yemas de huevo
  • 200 ml. de leche semidesnatada
  • 200 ml. de nata líquida para montar 
  • 70 gr. de azúcar glacé
  • 300 gr. de frambuesas
  • 18 gr. de azúcar invertido
Lo sé, al leer los ingredientes, habéis pensado ¿azúcar invertido? Pues sí, lo llaman así y ha sido la clave para obtener la textura idónea del helado. Todas las pruebas de helado que había hecho hasta ahora me quedaban buenas de sabor pero no conseguía la textura adecuada ya que quedaban como cristalizados y no cremosos. Tras buscar información en diferentes  blogs, descubrí el secreto: el azúcar invertido. Se prepara en un tris y el helado ha quedado ¡muy cremoso! Y por lo visto, también se puede usar para bizcochos, así que ya tengo mi tarro guardado en la nevera ya que ¡aguanta hasta 12 meses! La receta que he utilizado es del blog: Olor a Hierbabuena. Vale la pena hacerlo, de verdad, la mejora en la textura ha sido ¡más que notable!

Azúcar invertido  aparte, ¿cómo hacemos el helado?

Sacamos las frambuesas con anterioridad para que se descongelen.
Comenzamos batiendo a velocidad baja las yemas y el azúcar hasta que la mezcla claree. Si no queréis que quede ácido, ya sabéis ese toque que tienen las frambuesas, podéis añadirle más azúcar al gusto. A continuación, añadimos la la leche y batimos de nuevo . Montamos la nata y la añadimos a la masa. Removemos hasta conseguir una masa homogénea. Añadimos el azúcar invertido y batimos de nuevo.
Trituramos las frambuesas con la batidora (¡el color es precioso!), añadimos el puré de frambuesas a la masa y removemos de nuevo hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.

¡Y ya tendremos la masa preparada!

Si tenemos heladera, deberemos seguir las instrucciones de la misma, que en la mayoría de casos, supone meter el recipiente 24 horas antes en el congelador y tener también la masa ya preparada unas horas en la nevera antes de meterlo todo en la heladera.

Si no tenemos heladera, vertemos la masa en un recipiente y lo metemos en el congelador. Durante las horas posteriores, deberemos ir removiendo el helado cada 30 ó 45 minutos para conseguir la textura adecuada.

mitiempolila.blogspot.com

Comments