INTRODUCCIÓN


Año 490 antes de Cristo. Hace un montón. Darío I, Rey Persa, tenía un sueño: conquistar
Atenas. Un olor a batalla y sangre se cernía sobre tierras griegas. Los atenienses no podrán luchar solos contra los persas. Necesitarán ayuda y quién mejor que los fieros espartanos para estar unidos ante la gran amenaza persa.

Así pues los atenienses llamaron a su mejor HEMERODROMO, Filipides para que echara una carrerita hasta Esparta y pedirles ayuda. Filipides dijo que eso para él era un paseito.
La cruenta batalla tuvo lugar en Maratón. Vencieron los Griegos y Darío I, se quedó con las ganas de cumplir su sueño. No obstante era importante dar la noticia de la victoria a los Atenienses por si las moscas y advertirles que no se relajaran pues el tal Dario tenía mala leche y vete tú a saber qué podría hacer.

Allí estaba otra vez Filípides para recorrer los 4o Kilómetros a la mayor velocidad posible. Cuenta la leyenda que, al llegar a Atenas, tuvo aliento suficiente para decir "Hemos vencido". Después murió por agotamiento. Otros cuentan que Filipides jamás hizo esa carrera

En honor a Filípides y la batalla de Maratón se celebran las famosas carreras recorriendo la misma distancia que hizo el mensajero en su momento:
42 Km y 195 metros.De hecho es la prueba atlética más importante de las olimpiadas pero...
¿Qué hay de cierto en esta leyenda? 

En la imagen tienes a un misterioso personaje con una copa en la mano. Sin embargo, este atleta, fue el más famoso perdedor en la historia de una maratón. ¿quieres conocer su entrañable anécdota?

*Lo señalado en negrita son lugares, pistas o posibles informaciones que deban ser revisadas o certificadas como ciertas o falsas