POLVORONES

INGREDIENTES

250 gramos de harina de fuerza

 50 gramos de almendra molida

130 gramos de manteca de cerdo

 3 gramos de bicarbonato sódico

 160 gramos de azúcar glas

 1 cucharada de canela

PREPARACIÓN

En primer lugar hay que tostar la harina y la almendra molida, para ello enciende el horno a 160º C. Cuando haya cogido la temperatura,  introduce una bandeja con la harina y otra con la almendra (aunque también se pueden mezclar). Pon estos ingredientes bien extendidos y muévelos de vez en cuando para que se tueste uniformemente. Te darás cuenta de que está tostada cuando ha perdido su color blanco, tiene que quedar un color marrón clarito, cuidado con dejarlo mucho, porque si se quema, ya no sabrá el polvorón igual

 Deja enfriar la harina y la almendra completamente.

Trabaja la manteca a temperatura ambiente y el azúcar, mezclalo todo hasta que tenga consistencia como una crema

A continuación, incorpora a la harina tostada el bicarbonato y la canela y lo mezclas con la manteca

Ahora viene lo trabajoso. Hay que amasar unos 10 minutos a mano hasta que esté todo bien mezclado. 

Como podréis comprobar, va a ser un poco difícil que liguéis la masa, pero es así como debe quedar

Cuando consigáis que esté todo bien mezclado, hacéis una bola, lo envolvéis en papel film y lo metéis en la nevera una media hora

Yo para hacer los polvorones he utilizado un cortador redondo rizado, de esos de plástico que tienen por un lado liso y por otro lado otro rizado, y el porqué de usar este cortante es porque es bastante altito y así he conseguido poder hacer los polvorones. Ya sabéis que los polvorones tienen una textura terrosa, por eso es tan complicado controlar la masa

Intenté hacerlos a mano, pero se me desmenuzaban y parecían alfajores, puff. Así que cogí el cortante y empecé a rellenarlo de masa, aplasté bien con una cuchara para que quedara bien apretado y con cuidado fui sacando la masa. Así os quedarán todos iguales y no se desmenunazarán

Recordad que no tiene que quedaros una masa que podáis trabajar como si fuera la masa de galletas, no, no... Es como miga de pan, pero se consigue juntar gracias a la poca manteca y a que la apretéis bien, igual que cuando se comen, que siempre se espachurran en el papel

Cuando los tengáis todos, los metéis en el horno precalentado a 200º grados en la parte más alta del horno y solo con el grill. Los dejáis unos 10 minutos, los justo para que se doren un poco por arriba y listos

Una vez que los saquéis, los cubrís con azúcar glas con ayuda de un colador y dejáis que se enfríen del todo. Luego los podéis envolver en papel de seda y tan ricos

Comments