Se feliz

Se feliz. Es lo más importante que yo (o cualquiera) te pueda decir. Simplemente, haz lo necesario para ser feliz.

Si tienes salud, cobijo, comida, quien te quiera y la posibilidad de hacer las cosas que te gustan, tienes una gran suerte y recuérdalo cuando alguna cosa te haga estar con el ánimo bajo, infeliz momentáneamente. Pero aún si te faltan algunas de estas cosas, puedes ser feliz, pues por encima de "cosas que tienes o no", ser feliz es una actitud ante la vida, una forma de querer encarar tu existencia como persona, hasta el último instante de lo que dure tu vida. La vida es demasiado corta para desperdiciarla estando infeliz o triste ni un solo momento. Se feliz cada día, cada instante. No tengas miedo a vivir.

Lucha por tu derecho a ser feliz. Que tu felicidad no esté atada o contreñida. No te limites a hacer las cosas que haces porque se supone que "es lo que tienes que hacer" o simplemente por contentar a los demás (familia, etc. – si realmente te quieren, deberán apoyarte a hacer lo que necesites para ser feliz). No hacerlo provocará que no seas realmente feliz, y probablemente te darás cuenta del error y te arrepentirás cuando ya hayas desperdiciado mucho tiempo de tu vida.

Se feliz desde hoy mismo, no postergues tu felicidad a un futuro. Porque idealizarás un futuro que posiblemente nunca llegue por todos los giros que da la vida, y te dolerá haber retrasado tu felicidad a un momento que nunca llegó.

Puede que tomes muchas decisiones equivocadas en el camino, pero serán intentando lograr una gran causa. Cree en lo que haces, cree en ti siempre. Puede que ser feliz al 100% sea un ideal, pero es necesario intentar todos los días alcanzarlo, ser lo más feliz posible. Ten una visión positiva, en la vida de cada persona hay cosas buenas y malas, apóyate en las primeras (que siempre las hay, aunque haya que buscarlas un poco) para ser feliz y encara de forma constructiva la manera de solucionar las segundas, sin dejarte arrastrar al absurdo e inútil estado de tristeza, infelicidad o desesperación. Ante las adversidades, no te alteres nunca, mantén la tranquilidad, tú pancha, ten confianza y cree en ti y en que se irá gestionando de la mejor forma posible la situación. Haz todo lo necesario para ser feliz, aunque pueda resultar difícil, merece la pena.

Pues lo dicho, se feliz (y si adicionalmente puedes ayudar a otras personas a serlo, pues mejor). ¡Mucho ánimo!

 

 

 

PD: Una canción.

 

PD2: Por si le resulta útil a alguna persona que lea este texto: 1, 2, 3, 4.