Qué es la izquierda y derecha política: Sistema de clasificación del espectro político

Hay personas y corrientes de opinión que difunden la idea de que la clasificación del espectro político-social en izquierdas y derechas es cosa del pasado y está desfasada... lo cierto es que a día de hoy sigue plenamente vigente (sin necesidad de inventar artificios como el "centro" o la "tercera vía") y si se busca convencer de lo contrario es por intereses particulares propios o por manipulación de quienes lo tienen.

La diferenciación proviene de la posición que ocupaban en el parlamento francés surgido tras la "Revolución Francesa" (finales del siglo XVIII) los dos grandes bloques políticos: a la derecha quienes defendían una organización social que favoreciese a los grupos privilegiados social y/o económicamente, mediante el establecimiento de diferenciaciones de derechos y poder entre las personas en función de factores económicos, políticos, religiosos, militares,... y a la izquierda quienes defendían la igualdad de derechos y poder de todas las personas, sin diferenciaciones, discriminaciones o clasismos. Así, las izquierdas se centran principalmente en impulsar medidas y acciones que garanticen el cumplimiento satisfactorio de los derechos, libertades y oportunidades de toda la población (p. ej. seguridad social, educación y sanidad de calidad accesible a todas las personas), mientras que las derechas medidas y acciones enfocadas a apoyar los beneficios económicos y posición social de los grupos privilegiados (p. ej. la iglesia en las derechas tradicionales o conservadoras, o las grandes empresas en las nuevas derechas liberales / neoliberales). Estos son los rasgos diferenciadores fundamentales que constituyen el marco general de clasificación del espectro político. La siguiente tabla desarrolla estas características:

  Izquierdas Derechas
Valores Se defiende y protege la igualdad de derechos, libertades y oportunidades de todas las personas, sin discriminaciones o recortes.
Todas
las personas deben tener la misma capacidad de participar en las decisiones sobre la organización social. Los grupos sociables diferenciables por razones económicas, políticas, religiosas o militares no deben tener poderes especiales o privilegios (incluido temas referentes a la organización social o limitaciones de derechos, libertades y oportunidades).
Defensa del razonamiento.
Se defiende y protege la existencia de algún poder económico, político, religioso y/o militar, que ejerce el control sobre la organización social.
Los valores defendidos son aquellos propugnados por ese poder, que garantizan su perpetuación y concentración de poder. En función de ellos, puede justificarse la existencia de desigualdades y recortes en derechos, libertades y oportunidades
, y el rechazo del razonamiento lógico, objetivo y científico.
Modelo social
Ayuda a las personas que sufren dificultades para satisfacer sus necesidades básicas o defender el respeto de sus derechos y lograr una adecuada realización personal. Eliminación de los privilegios socio-económicos de los grupos económicos, políticos, religiosos y/o militares, proporcionando a todas las personas mecanismos para participar en igualdad de condiciones en las decisiones sobre la organización social y funcionamiento del gobierno (tendencia a democracia directa).
Economía enfocada al beneficio general de la población, con control social del sistema mediante mecanismos como la banca pública.
Servicios (sanidad, educación, seguridad social,...) públicos y de calidad, que garanticen el acceso de todas las personas y el control social.
Apoyo a los intereses de los poderes económicos, políticos, religiosos y/o militares de referencia, con medidas que buscan mantener y mejorar su poder de control social y sus beneficios económicos. La ayuda a las personas con problemas está limitada a los intereses del poder, tendencia al clasismo social y el spencerismo[1].
Organización económica según los intereses del poder de referencia, para favorecer su lucro y enriquecimiento particular (liberal / neoliberal, eclesiástica, feudal / cacical,...).
Servicios (sanidad, educación, pensiones,...) privados, que permite diferencias de calidad en función del nivel económico-social de la persona y, de ese modo, el lucro privado y la diferenciación social.

Esta diferenciación entre valores y modelo social, unos propios de las izquierdas y otros de las derechas, permite un mejor entendimiento de la realidad político-social, donde (por motivos como la búsqueda de la manipulación o engaño de la población, o las discordancias entre los valores inculcados en edades tempranas y el pensamiento desarrollado a lo largo de la vida de las personas) no escasean los movimientos que cruzan los valores de unos con el modelo social de los otros, a costa de la correspondiente incoherencia entre las ideas que verbalmente defienden y el modelo social que en la práctica desarrollan: mezcla de valores de izquierdas con modelo social de derechas en el caso de las llamadas socialdemocracias y socioliberalismos (que se hacen llamar "centro", al igual que las derechas "moderadas"), y a la inversa, valores de derechas con modelo social de izquierdas, p. ej. en la denominada izquierda cristiana o socialismo cristiano.

Ciertamente, es una lástima la confusión de ideas acerca de estos (y otros muchos) temas que aún abunda en gran parte de la población, fomentada por quienes poseen poder económico, político y/o mediático, y que explica muchas de las absurdas situaciones que pueden verse a diario. Quizás el caso más afrentoso son las personas monetariamente no privilegiadas que votan a partidos de derecha porque creen que tomarán medidas que les ayude, apoyo a veces insistentemente fiel a pesar de las evidencias en contra debido a sesgos o prejuicios cognitivos, en ocasiones porque se presentan como la alternativa al partido gobernante que se percibe como "que hace mal las cosas" (a esta situación contribuyen las promesas populistas durante la campaña electoral para ganar votos amparadas por la ausencia de obligación de ningún tipo de llevarlas a cabo si consiguen el gobierno, la insistencia de muchos partidos de ser identificados como "de centro" para disfrutar de ambigüedad ante los votantes –y otros recursos de "guerra del lenguaje"–, los partidos que se definen "de izquierda" pero que llegados al gobierno aplican un modelo social de derechas para desconcierto de sus votantes debido a sus conexiones con grupos económicos, etc.).

Es importante destacar que la clasificación del espectro político-social no entra en los detalles de qué mecanismos o estrategias concretas defiende y rechaza cada movimiento. Por ejemplo, en lo que se refiere a posibles modelos de sistema de propiedad:

S   I   S   T   E   M   A        D   E        P   R   O   P   I   E   D   A   D
Privado Puro
Todo de propiedad privada.
Nada de propiedad comunitaria / estatal.
Privado No Puro
Sector público / estatal restringido a necesidades sociales básicas y apoyado en el sector privado.
Comunitario / Estatal No Puro
Sector público / estatal que ofrece servicios de calidad en todos los campos.
El sector privado se permite pero no es incentivado.
Comunitario / Estatal Puro
Todo de propiedad comunitaria / estatal.
Nada de propiedad privada.

De esta forma, entre los movimientos de izquierdas, los distintos socialismos, comunismos[2] y anarquismos difieren profundamente en este aspecto: varios socialismos apoyan un modelo de propiedad comunitario / estatal no puro, mientras que los comunismos y anarquismos defienden un modelo comunitario / estatal puro (pero los primeros dan un gran peso al componente estatal y los segundos lo rechazan completamente). Entre los movimientos de derechas, los capitalismos defienden modelos de propiedad privada (privado puro en los capitalismos liberales / neoliberales, privado no puro en los capitalismos keynesianos) mientras que los fascismos suelen apoyar un modelo estatal no puro.

También puede verse desde la perspectiva del reparto del "poder de control de la organización social". En los movimientos de derechas, los capitalismos liberales / neoliberales defienden un modelo de organización social completamente basado en las relaciones de comercio o negocio privado (sin estado o reducido a su mínima expresión), los capitalismos keynesianos un modelo principalmente privado pero con un estado que regula la organización social, y los fascismos un modelo donde el control de la organización social está centrado en el estado. En los movimientos de izquierdas, los anarquismos defienden la organización social en comunas autónomas en las cuales la asamblea es el órgano que tiene el poder de control, mientras que comunismos y socialismos apoyan la existencia de un estado sometido a control social (mediante mecanismos de democracia directa, participativa o representativa dependiendo del movimiento).



[1] Spencerismo es el nombre correcto, no "darwinismo social" o "socialdarwinismo".

[2] Las dictaduras comunistas, con una cúpula dirigente (carente de garantías democráticas reales) que ejerce el control sobre la organización social y fomenta valores para asegurar su perpetuación y concentración de poder, han de considerarse como movimientos con valores de derechas, y modelo social tendente a izquierdas, cuando no caen directamente en dictaduras de derechas (p. ej. China).