Estado, país, nación... o el embrollo de términos creado actualmente en español

La palabra "estado" (1) hace referencia a la organización (como conjunto) que controla o regula cómo se organiza socialmente una población humana, típicamente a través de tres vías: ejecutivo, legislativo y judicial (de acuerdo al enfoque clásico de Charles-Louis de Secondat, conocido como Montesquieu). O dicho de forma más sintética, el conjunto de los órganos de gobierno de un país. Así, hablamos de estado de Derecho, estado represivo, estado democrático, estado policial,... Adicionalmente, la palabra "estado" tiene otra acepción: las unidades, que gozan de una relativa autonomía de gobierno (generalmente legislativo y ejecutivo), en las que se subdivide un país federal.

Hay quienes por intereses nacionalistas o de otro tipo, alentan la confusión entre "estado", "país" y "nación" para denominar a lo que es España, Francia, Reino Unido, Alemania, México, Brasil o Estados Unidos de América. Aunque no sea infrecuente en algunos ámbitos, debe evitarse llamarlos "estado" porque no es coherente o lógico, puesto que Alemania, México, Brasil y Estados Unidos (entre otros) son federales y se subdividen organizativamente en unidades llamados estados con cierta autonomía de gobierno (España y Reino Unido se organizan de similar forma, aunque oficialmente no son federales y usan nombres alternativos a "estado" al hablar de su organización interna). Por otra parte, aunque "nación" es en principio buena opción, pues hace referencia al concepto jurídico de nacionalidad (español, francés, británico, alemán, mexicano, brasileño y estadounidense son nacionalidades), tiene el problema de ser la terminología habitualmente usada por quienes buscan subrayar un supuesto sentimiento de identidad de grupo social en función de aspectos raciales, lingüísticos, culturales o históricos, connotación que puede hacer cuestionable el empleo de "nación" de forma general. Queda "país", que parece ser la mejor candidata para denominar lo que es España, Francia, Reino Unido, Alemania, México, Brasil o Estados Unidos de América (entre otros). Es ampliamente usada con este sentido, es poco confusa en general y tiene un sentido más propiamente espacial o territorial que "nación". La posible confusión se circunscribe a Europa centro-occidental (Reino Unido, Francia, norte ibérico,...) donde en algunos sitios se usa de forma tradicional la palabra "país" para referirse a regiones o comarcas (que pueden coincidir bien, regular o mal con la división administrativa territorial – caso de la Comunidad Autónoma Vasca, que no se corresponde con el llamado País Vasco, Euskal Herria en vasco académico (Euskara batua), pues esta expresión hace referencia al territorio donde es tradicional el uso de las lenguas vascas). Por otra parte, una dificultad en español (2, 3, 4) es que no existe un adjetivo establecido para hacer referencia a "país" (no existe "paisal" o "paísico", la única posibilidad que existe es usar la estructura "del país"), así que se recurre a la otra opción antes comentada como posible buena candidata ("nación") y se usa "nacional" como adjetivo para referirse al país (p. ej. la legislación nacional) e "internacional" para cuestiones que afectan a más de un país (p ej. acuerdos internacionales, pruebas deportivas internacionales).