Argumentos en contra del aborto: Falacias y errores

  • La "pastilla o píldora del día después" es un método abortivo: El aborto es la interrupción del embarazo. Y el embarazo es el proceso que transcurre desde la implantación del cigoto en el útero (una o dos semanas tras la fecundación) hasta el parto del neonato (aproximadamente nueve meses después). Por tanto, la "píldora o pastilla anticonceptiva de emergencia" es un método que evita el inicio del embarazo, no lo interrumpe (i. e., no es abortivo).
  • El aborto es un homicidio / asesinato / crimen: Homicidio es que una persona prive de su vida a otra persona, asesinato es un tipo concreto de homicidio (con intencionalidad,...) y crimen es una conducta (acción u omisión) que atenta gravemente contra la integridad física-mental de alguna persona, habitualmente con final de muerte (homicidio). La cuestión clave es: ¿qué es una persona? Una persona es cualquier entidad humana que funciona como organismo biológico indepediente y dotado de un cerebro capaz de procesar información y decidir acciones a realizar. Un cultivo de células, un pie, un brazo, un tumor o un embrión son humanos pero no son personas, por lo que su daño no es homicidio. La cuestión clave es: ¿en qué momento puede hablarse de cerebro funcional capaz de procesar información y decidir acciones a realizar? Durante las primeras 8 semanas tiene lugar la formación preliminar de los órganos (organogénesis), incluido el cerebro. En concreto, la formación del neocórtex o isocórtex fetal (imprescindible para poder hablar de cerebro funcional) empieza en la semana 8. La diferenciación morfológica de las neuronas del asta dorsal en la médula espinal ocurre a partir de la semana 13, en la semana 13-16 comienzan los primeros movimientos, y en la semana 16-18 se inicia la reacción a estímulos. En base a ello, la mayoría de los países europeos establecen la semana 12-14 como límite. A partir de entonces solo problemas de salud graves pueden justificar la realización de un aborto, pero antes no hay razones para no permitir el aborto libre como ejercicio del derecho de la libre elección personal (un gran problema de salud pública en los países donde el aborto está prohibido son los numerosos abortos ilegales practicados en condiciones precarias y sin garantías sanitarias durante las primeras semanas de embarazo – porque las mujeres que necesitan abortar, abortan, aunque no cuenten con amparo legal para ello).
  • El aborto es antinatural: El aborto es frecuente en la naturaleza y en nuestra propia especie. Dos de cada tres cigotos que se forman y uno de cada cuatro embarazos no culminan en parto por causas ajenas a la voluntad de nadie. Por otra parte, hay un fenómeno muy extendido que es la "absorción de embriones" y es que las hembras embarazadas de muchos mamíferos pueden absorber (digerir) embriones: lo hacen los conejos (cada vez que hay escasez de alimento), lo hacen las vacas y los perros, y lo hacen los humanos: en el 20-30% de los embarazos multifetales y en el 10-15% de los nacimientos de un solo neonato, uno de los embriones existentes al comienzo del embarazo fue absorbido por la madre. No es una aberración, así es la biología, así es la vida.
  • Hay identidad (o vida) humana desde el momento de la concepción / Existe una nueva persona desde que existe "identidad genética singular": Humano indudablemente (como lo es cualquier parte de tu cuerpo y cualquier derivado o secreción del mismo), pero no persona hasta que no tiene un cerebro capaz de procesar información y decidir acciones a realizar (como se comentó antes). Obviamente el cigoto o el embrión están constituidos por células humanas vivas, al igual que las miles que mata a diario tu cuerpo como parte de su funcionamiento normal y aún en mayor cantidad durante el desarrollo embrionario (fenómeno conocido como apoptosis), y al igual también que esa gran cantidad que son eliminadas en diferentes procedimientos médicos como es la extirpación de tumores cancerosos (por cierto, las células cancerosas son células humanas vivas con identidad genética singular, así que según este argumento no deberían dárseles muerte). Aunque los anti-abortistas (que no pro-vida, no entremos en guerra del lenguaje) suelen vanagloriarse de emplear este tipo de argumentos falsamente científicos, lo cierto es que un cigoto o un embrión no equivale a una persona: una persona quimérica está formada a partir de la fusión de varios gemelos pluricigóticos procedentes de varios cigotos diferentes, los gemelos (monocigóticos) son varias personas formadas a partir de lo que originalmente fue un único cigoto (por lo que genéticamente son iguales – e incluso en diversas especies de animales las hembras pueden dar lugar a hijos sin fecundación, por tanto clones genéticamente iguales a la madre, en un proceso denominado "partenogénesis"), y un 60% de los cigotos y un 25% de los embriones no culminan en parto por causas espontáneas y por tanto no dan lugar a persona alguna. Por otra parte, el cigoto resulta de la combinación de dos células humanas vivas con identidad genética singular: un óvulo y un espermatozoide, por lo que si los cigotos fuesen objeto de protección legal también deberían serlo por la misma razón óvulos y espermatozoides, incluido cada óvulo que muere cada mes (menstruación) en cada mujer salvo embarazo (más los que morirán estando dentro de los ovarios al morir la propia mujer) y cada uno de los millones de espermatozoides que muere en cada eyaculación masculina (una frecuencia media de 2-3 veces a la semana).
  • El aborto causa un gran trauma psicológico en la mujer llamado "síndrome post-aborto": La conclusión de la comunidad científica tras profundos y objetivos estudios científicos sobre el tema es clara: no existe. Cuando aparecen síntomas de ansiedad, estrés o depresión alrededor de la realización de un aborto, la causa no es el aborto sino el entorno social (personas cercanas que recriminan, reprenden o reprochan a la mujer con insistencia lo sucedido). En contraste, la depresión post-parto afecta a una gran parte de las mujeres que paren. Además, la maternidad forzada tiene necesarias implicaciones profundas en toda la vida de la mujer y de su hijo, ya sea resultado de un accidente con las medidas anticonceptivas (o resultado de una violación) en una situación personal en la que la mujer tiene organizada su vida de forma que no está preparada o no desea tener hijos, o ya sea la imposición de continuar con un embarazo sabiendo que va a parir un hijo que sufre de malformaciones graves y va a sufrir una pésima experiencia de vida (el caso extremo es la imposición legal de culminar el embarazo en casos de anencefalia –ausencia parcial o total de cerebro– en varios países de América donde el aborto está prohibido).
  • El aborto debería prohibirse por razones religiosas: ¿Que tu fe religiosa dictamina el rechazo al aborto y por ello decides no abortar? Vale, pero no reclames que se extienda la prohibición propia de tu religión a todo el mundo. Porque las creencias religiosas son un asunto personal de cada uno y por tanto no pueden imponerse a los demás porque eso atenta directamente contra derechos fundamentales como la libertad de pensamiento y la libertad de realización personal de cada uno (de forma similar a lo que ocurre con la eutanasia o la homosexualidad, que son igualmente asuntos de elección personal). Como escribía una periodista: si no estás de acuerdo con el aborto, la solución es simple: no lo hagas pero no se lo prohíbas al resto de las personas, porque quien libremente desee abortar debe tener la posibilidad de hacerlo con garantías.

Puede ser también de interés la lectura de este texto de Hernán Toro.