¿Cómo evaluar “justamente” a un estudiante?

NOTAS PEDAGÓGICAS DE EMILIO ICHIKAWA

PROYECTO DE FORMACIÓN DE VALORES DEL CUBANO Ministries to the Rescue

 Ministerios al Rescate

Florida non profit corporation. (IRS 501(c)(3), Tax exempt letter, pending).


Our purpose: To alleviate the anthropological damage in Cuba.

Nuestro propósito: Aliviar el daño antropológico en Cuba. 

 

¿Cómo evaluar “justamente” a un estudiante?

Como cualquier maestro o profesor sabe, la pregunta que titula esta nota es imposible de responder: nadie conoce certeramente como ser “justo” a la hora de evaluar un alumno, aunque el sujeto de esa evaluación sea colectivo; aunque sea un “tribunal”, como suele usarse en los exámenes a nivel universitario, en los “comprensivos”, “pruebas finales” o “discusiones de tesis”.

 

Existen varias formas de referir la acción de asignar una categoría a la respuesta de un estudiante: evaluar, examinar, corregir (que en algunas regiones posee connotaciones fisiológicas); los tres son verbos infinitivos que muestran la existencia de una relación asimétrica entre el educador y el educando. Como habíamos dicho con anterioridad, se trata de una relación ilustrada, de poder epistémico, que debe ser conciente al menos para la parte que lleva ventaja, con el propósito de que esté en control de las tendencias autoritarias que pueden emerger dentro de la escuela.

 

Además de una adecuada legislación docente, debe existir un claro dominio por parte de los maestros del lugar que ocupan en su trato intelectual con los estudiantes con el fin de que la relación establecida esté signada por el respeto e, incluso, la admiración mutua.

 

El maestro o profesor tiene las prerrogativas de aprobar o desaprobar (reprobar, suspender, “descalificar”)  a un estudiante por una respuesta dada. Las respuestas estándares, las cuales sirven de modelo respecto a las cuales establecer la calidad de una respuesta, generalmente no son diseñadas por el propio maestro que trabaja día a día en su aula, sino por una burocracia educacional alejada de la misma; por una comisión o junta de asesores a nivel municipal, provincial, nacional y, cuando se trata de algunas materias muy específicas, incluso a nivel internacional.

 

Disponer de un catálogo de respuestas correctas o incorrectas para determinadas cuestiones docentes da un poder enorme al maestro; es algo parecido a manejar una fórmula que nos permita discernir entre el bien y el mal, lo verdadero y lo falso, lo correcto o lo incorrecto.

 

El profesor o maestro debe tener en cuenta que no solo es falible el contenido diseñado, sino también el propio mecanismo que llevó a la concepción de este modelo. Es falible como lo es toda la lógica del planteamiento iluminista de la educación. La creatividad a la hora de llevar estas normas al aula es un elemento esencial en un proceso docente libre.

 

En la Universidad de La Habana solíamos utilizar la escala del 2 al 5 para dar las notas. Igual que en las  universidades norteamericanas se usa la escala de la A a la F. El 3 es la nota mínima dentro de la categoría de aprobado, y quiere decir precisamente eso: “aprobado”. El 4 indica “bien” o “muy bien” y el 5 “excelente”.

 

El estudiante que obtenía 2 estaba suspenso, desaprobado…pero el que poseía suficiente talento como para merecer un 6 también. Las escuelas se implementan para formar mentalidades estándares según un patrón de inteligencia social adecuado a su vez a un modelo político-civil que puede ser explícito o no. Quien esté por debajo o por encima de los umbrales establecidos puede entrar en un conflicto pedagógico capaz de provocar traumas y complejos a un estudiante para toda una vida. Una parte importante en la relación docente es la creatividad a la hora de “evaluar”. Es absolutamente necesario que el profesor sea sensible a todas las excepciones que puede encontrarse en el ejercicio de su actividad.

 

Emilio Ichikawa.

Marzo-2008.

--------------------------------------------------------------------------------------------  © 2008 MINISTRIES TO THE RESCUE – MINISTERIOS AL RESCATE INC.