D O C T R I N A‎ > ‎

ORDENANZAS PARA LA IGLESIA




Son éstas dos las ordenazas de Cristo para su Iglesia


A la iglesia le han sido dados signos visibles que son indicios simbólicos hacia una realidad invisible; estos símbolos son el bautismo y la santa cena.


En la tradición católica y protestante estos símbolos son designados como sacramentos. La iglesia católica reconoce hoy en día un total de siete sacramentos entre los cuales se encuentran el bautismo y la santa cena. La doctrina católica enseña que estos sacramentos son efectivos por sí mismos, independientemente a la cuestión de la fe. Por ello el término sacramento para nosotros resulta confuso y preferimos no utilizarlo. No lo utilizamos porque no lo encontramos en ninguna parte de la Biblia; en lugar de ello los llamaremos ordenanzas para la iglesia.


Bautismo


Trasfondo del bautismo cristiano:


Ya el antiguo testamento reconocía lavamientos rituales (Levitico 17:16). Simbolizaban la purificación de los pecados (Isaias 1:16).


El bautismo de Juan (el Bautista) era para arrepentimiento y confesión de los pecados.


El bautismo en el nombre de Jesucristo es un bautismo luego del arrepentimiento y de confesión del perdón de los pecados recibido.


Razón del bautismo:


Mandamiento del Señor Jesucristo (Mateo 28:18-20). Con ello se establece el siguiente orden cronológico: 1° Proclamación del Evangelio, 2° Aceptación de la redención y 3° Bautismo. A lo largo del nuevo testamento encontraremos en reiteradas oportunidades esta cronología (Hechos 2:41,Hechos 9:18-19Hechos 8:12)


Este mandamiento ha sido cumplido por los discípulos de Jesucristo desde un principio (Hechos 2:38).


El fundamento radica en la obra redentora de Jesucristo en la cruz y en su resurrección.


Véase Galatas 3:27


Sentido y significado del bautismo:


Leyendo Romanos 6:3-8 vemos que el bautismo simboliza realidades espirituales: inmersión, emersión, agua.


Cuando alguien ha llegado a creer, el bautismo es el símbolo visible de ello. Lo viejo ha terminado; algo nuevo ha comenzado.


Aquel que añora ser bautizado confiesa frente a los hombres y frente a poderes invisibles que desea subordinarse con cuerpo y alma en forma definitiva al Señor Jesucristo.


Dios confirma al bautizado con su propiedad.


El acto del bautismo en sí mismo no es lo que decide entre la salvación o la condena (Marcos 16:16,Lucas 23:42). A pesar de ello el bautismo es un mandamiento de Jesucristo hacia sus discípulos.


La práctica del bautismo


¿Cómo debe ser el bautismo? Según el nuevo testamento siempre por inmersión total. El bautismo sucede en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.


¿Cuando alguien ha de ser bautizado? El requisito, según el nuevo testamento es el de haber creído en el Señor Jesucristo.


¿Cuántas veces hemos de ser bautizados? El bautismo es algo definitivo y no reiterable.


¿Qué valor hemos de dar al bautismo de bebé? El nuevo testamento no conoce el bautismo de bebé. El origen del mismo recién lo encontramos en el siglo 2 a 3 d.C.. En la acción del bautismo, en la cuál falta la fe personal del bautizado, en realidad no podemos reconocer un bautismo. Por ello el bautismo como consecuencia de la fe en el Señor Jesucristo no la consideramos como una reiteración.


Santa Cena


Institución de la Santa Cena:


La Santa Cena ha sido instituida por el Señor Jesucristo personalmente, cuando celebró con sus discípulos por última vez la pascua (Mateo 26:26-29,Marcos 14:22-25Lucas 22:15-201 Corintios 11:23-29). Poco después Jesús mismo se ha dado en sacrificio en la cruz del calvario. En la iglesia primitiva la Santa Cena era una parte elemental (Hechos 2:42).


Significado de la Santa Cena:


A través de su Espíritu Santo el Señor glorificado está presente e invita a su mesa a todos los creyentes, para tener con ellos una comunión muy especial.


Recordar y cerciorar el sacrificio de Jesucristo (Lucas 22:191 Corintios 11:23)


Expresión de la comunión entre los creyentes (1 Corintios 10:16-17)


Simboliza la cena con Jesucristo luego de su retorno (Mateo 26:29)


Participación de la Santa Cena:1 Corintios 11:27-29


Participar solamente debería aquel cuya fe en el Señor Jesucristo como su salvador y redentor personal esté intacta y a la vez está en obediencia. Los bautista creemos que el Bautismo es una condición para participar de la Santa Cena ya que esta es la comunión del cuerpo y por medio del Bautismo de Cristo estamos revestidos. La Santa Cena más allá de una práctica es un testimonio de nuestra fe y obediencia y quien no está en obediencia a los mandatos del Señor no puede tampoco participar de su mesa. Cada cuál pruébese a sí mismo. Participar de la Santa Cena sin aceptar su significado significa acarrear condena sobre sí mismo.















PORTAL DE LA IGLESIA LATINA MUNICH