LAS HADAS MADRINAS


LAS HADAS MADRINAS Uno de los atributos más vinculados a las hadas es el de regir los destinos humanos. De hecho, la palabra, hada, tanto en castellano como en otras lenguas románicas
 • Catalán: “Fada”
 • Francés: “Fée”
• Italiano: “Fata”


Esta relacionada con la palabra latina “Fatum”, que significa: “oráculo”,”destino”,”suerte”,”fatalidad”: lo que es inexorable. Este aspecto de las hadas era bien conocido en la Alta Edad Media y es posible que fuera uno de los primeros contenidos que les reconoció. Isidoro de Sevilla (s. VI-VII) en sus Etimologías

Compendio del saber altomedieval, identifica hadas con Parcas. Este sincretismo con fuentes grecorromanas fue común en la Edad Media.

Las Moiras de la mitología griega – Las Parcas romanas- :

• Cloto: la hilandera que preside el nacimiento del ser humano
 • Laquesis: la suerte a la que la vida sujeta
• Atropos: la inflexible, que provoca la muerte cortando el hilo del a existencia humana.

Diosas del Destino que se proyectaron en nuestras primeras hadas, las cuales poseían unas funciones similares a estas deidades. En muchas ocasiones estas hadas se reunían en número de tres junto a la cuna, al igual que tres fueron Moiras y Parcas.

 Antiguos textos franceses nos dan habitualmente este simbólico número para estas hadas que escriben los destinos de los recién nacidos. Igualmente las Nornas en la mitología germánica que Snorri Sturluson (1179-1241) describe, son equivalentes a las deidades grecorromanas antes mencionadas:

Snorri Sturluson

¿Gangleri dijo entonces:

-- “¿Arde el fuego sobre Bifröst.”

Hár contestó:

 -“El rojo que ves en el arco es fuego que arde. Los Gigantes de la Montaña escalarían el cielo si les fuera permitido pasar por el Puente Bifrös. En el cielo hay lugares muy hermosos y sobre cada cosa hay una custodia divina. Una hermosa sala está ahí debajo del Fresno, junto al pozo del que salen tres vírgenes que se llaman Urthr, Verthandi, Skuld. Esas vírgenes determinan el tiempo de las vidas humanas. Las llamamos Nornir.

 Pero hay muchas Nornas: las que llegan a cada niño que nace y fijan su vida. Estas son del linaje de los dioses. Las segundas de la raza de los Elfos y las terceras son del linaje de los Enanos, como aquí se dice:

 -Digo que son de diversa estirpe las Nornas. No tienen un linaje común. Unas son del Linaje de los Dioses; otras, del linaje de los Enanos”

 Entonces dijo Gangleri:
-“Si las Nornas deciden los destinos de los hombres, proceden de manera arbitraria, ya que algunos tienen una vida próspera y grata y otros no poseen bienes terrenales ni fama. Algunos viven mucho y otros muy poco”

Har dijo:

- Las Nornas buenas y de honroso linaje dan una buena vida, pero quienes sufren una suerte adversa están gobernados por Nornas malvadas”

Johan Heinrich Fussli- Las tres brujas 1783- Óleo sobre tela.

 
El eco de ellas vibra en la tragedia de Macbeth, de William Shakespeare (1564-1616), en la que el autor las denomina weird sisters, es decir, hermanas fatales, cuando bajo la apariencia de tres brujas predicen su futuro a Macbeth, emponzoñándolo:

 Bruja tercera - ¡Un tambor, un tambor! ¡Macbeth que viene!
Todas
- ¡Hermanas fatídicas, enlacemos las manos! ¿Mensajeras de la tierra y del mar, giremos, giremos!.... Tres vueltas por ti, y tres por mi, y otras tres para que sean nueve. ¡Silencio!.... Acabó el conjuro.

Entran Macbeth y Banquo…


 Macbeth - En mi vida he visto un día tan feo y hermoso a la par.
Banquo - ¿A que distancia nos hallamos de Forres? ¿Quiénes son ésas, tan escuálidas y andrajosamente vestidas, que no parecen habitantes de la tierra, y sin embargo sobre ella se hallan? ¿Vivís, o sois algo a que un hombre puede interrogar? Se diría que me entendéis, al ver a cada una de vosotras llevarse un dedo rígido a los labios apergaminados. Debeís ser mujeres y, no obstante vuestras barbas me impiden creerlo….

Bruja primera -
¡Salve, Macbeth! ¡Salve a ti, thane de Gladis!
Macbeth -
Hablad si podéis ¿Qué sois vosotras?
Bruja segunda- ¡Salve, Macbeth! ¡Salve a ti, thane de Cawdor!
Bruja tercera-
¡Salve, Macbeth, que más tarde serás rey!
Banqueo - Mi buen señor, ¿por qué os sobrecogéis y parecéis temer a cosas que suenan tan gratamente? (A las brujas). En nombre de la verdad, ¿sois fantasmas, o sois, en efecto, lo que aparentáis ser? Saludáis a mi noble compañero son sus títulos presentes y la alta promesa de un lisonjero porvenir y de una esperanza real que le sume en el éxtasis. Y a mí no me decís nada… Si podéis penetrar en los gérmenes del tiempo y predecir qué semilla cuajará y que semilla ha de agostarse, habladme también a mí, que ni solicito vuestros favores ni temo vuestro odio.

Bruja primera-
¡Salve!
Bruja segunda- ¡Salve!
Bruja tercera-
¡Salve!
Bruja primera- ¡Menos grande que Macbeth, y más grande!
Bruja segunda- ¡No tan féliz, y más féliz!
Bruja tercera- Serás tronco de reyes; pero no serás rey… ¡Salve, pues, Macbeth y Bamquo!
Bruja primera-
¡Banquo y Macbeth, salve!

Macbeth -
¡Deteneos enigmáticos oráculos: decidme más! Por la muerte Sinel, sé que soy thane de Gladis, pero ¿cómo de Cawdor? El thane de Cawdor vive: un hidalgo próspero; y en cuanto a rey, eso está tan distante del horizonte de mi creencia como ser thane de Cawdor. ¡ Decidme de dónde tenéis esa extraña inteligencia? ¿O por qué sobre este brezo, batido por los huracanes, vienen a barrernos el camino vuestras salutaciones proféticas? ¡Hablad! ¡Yo os lo mando!
(las brujas se desvanecen)

Banquo-
La tierra, como el agua tiene burbujas, y ellas lo son (Donde se desvanecieron?
Macbeth-
En el aire, y lo que parecía corporal se disipó como la respiración en el viento… ¡Ojala se hubiesen quedado!
Banquo-
Pero esos seres con quienes hablamos, ¿existían en realidad, o hemos comido la raíz de cicuta, que trastorna la razón?
Macbeth-
¡Vuestros hijos serán reyes!
Banquo-
¡Y vos seréis rey!
Macbeth-
¡Y thane de Cawdor también! ¿No lo dijeron así?
Banqueo-
En ese tono y con esas mismas palabras ¿Quién se acerca?

(entran Ros y Angus)

Ross-
Macbeth, el rey ha recibido con satisfacción la noticia de tu victoria, y al apreciar tu comportamiento personal en el combate contra los rebeldes, luchaba entre la admiración y los elogios. Abismado por ello y considerando lo que habías realizado en el resto de la misma jornada, te veía en las filas del intrépido noruego, impasible antes las extrañas imágenes de muerte que tú mismo sembrabas. Más pronto que se cuenta, los mensajeros se sucedían a los mensajeros y cada uno de los mismos aportaba tus elogios en esta grandiosa defensa de su reino y los deponía a sus pies.
Angus-
Venimos a darte las gracias en nombre de nuestro augusto soberano y a servirte de heraldos ante su presencia, no a recompensarte.
Ros-
Sólo como adelanto de una más alta merced, me ha encargado de su parte que te apellide thane de Cawdor ¡ Salud, por tanto digno thane, bajo este nuevo título, pues te pertenece!

"Macbeth consulting the Vision of the Armed Head" by Johann Heinrich Füssli.

Sin embargo, a pesar de que ya las antiguas hadas de la Alta Edad Media se les atribuyera este aspecto de “madrinas”, se fueron incluyendo otros muchos rasgos en relación con el mundo sobrenatural que hicieron que se desplazara esta primera idea, de hilanderas y tejedoras de los destinos, a un segundo plano.

Tanto fue así, que esta característica de las hadas no se volvió a recuperar con toda su fuerza hasta finales del siglo XVII, gracias a la recopilación de cuentos populares de Charles Perrault (1628-1703), Histories et contes du temps passé avec des moralités (1697).

Charles Perrault

Pero con esta recuperación de las hadas madrinas de mano de escritores tales como Perrault, que recogió la voz popular, o de Madame d’Aulnoy (c.1650-1705), cuyos cuentos de hadas se alejan de la tradición para ser casi creaciones personales de la autora, o de Madame Leprince de Beamont(1711-1780), interesada en la educación infantil y juvenil pero que no por ello renunció al mundo fantástico de las hadas, y por quien conocemos el famoso relato de La Bella y La Bestia,.

Madame Leprince de Beamont

Toda esa corriente de escritores nos devolvió a estas hadas, pero las dotaron de aspectos diferentes tanto de las antiguas hadas corteses como de las hadas tejedoras de Destinos de la Edad Media.

Igualmente se diferencias de las Hadas Diminutas como Titania que, íntimamente unidas a la naturaleza, se dedican a vivificarla; ni tienen que ver con la maliciosa Mab, creadora de Ilusiones.

El carácter más distintivo de estas hadas es su preocupación por la moral, su interés por la evolución del carácter de sus protegidos, a los que acostumbran a enfrentar a situaciones difíciles ya sea para que superen la codicia, poner a prueba su paciencia, demostrar su humildad o para que, amando desinteresadamente y más allá de las apariencias, manifiesten la profundidad de sus efectos.

Estas hadas, aunque poseen poderes, no lo solucionan todo con su magia: el elegido ha de ser receptivo a la ayuda de su protectora, esforzándose en utilizar bien sus dones. Será la conjunción del poder de las hadas – que marca y transforma el destino – más la virtud pura, surgida del crisol de la prueba, lo que hará alcanzar la armonía y la felicidad.

Fuente: Elfos y Hadas en la Literatura y el Arte

Montaje y recreación:

Safe Creative #1001255378073
Comments