Blog de Miguel Martín Camarero


En esta sección se expresan opiniones y pensamientos personales ilustrados con fotografías, también propias. Generalmente están relacionados con la profesión o con la arquitectura, o bien sobre alguna cuestión que de alguna manera afecta a las mismas.

Tanto las fotografías e imágenes, así como los textos, son íntegramente del autor de la página salvo que se indique lo contrario.

Reproducción de textos e imágenes de este Blog exclusivamente:
Se permite usar estos textos y fotografías siempre que se cite su autor y dirección de Internet.

Advertencia: algunas fotografías están publicadas en libros y revistas y no pueden ser copiados libremente sin incurrir en los problemas legales correspondientes.

Para evitar malentendidos, se deberá solicitar permiso previo en el correo electrónico: info@miguelmartincamarero.es, Normalmente se permitirá su reproducción, citando siempre el autor y la procedencia. 

No plagies algo de Internet: cita siempre la fuente.




El Gran Nombre de Democracia (Ángeles Caso)

publicado a la‎(s)‎ 16 jul. 2012 2:40 por Miguel Martín Camarero   [ actualizado el 22 jul. 2012 14:48 ]

No puedo por menos que reproducir este artículo de la periodista Ángeles Caso que, en mi opinión, refleja magistralmente el mundo en el que nos ha tocado vivir en estos momentos. Se publicó en el Magazine del periódico "La Vanguardia" el día 7 de junio de 2012.
-------------------------

Ángeles Caso / La Vanguardia

Desde hace tiempo, cada mañana, después de leer el periódico y escuchar algún informativo en la radio, suelo caer durante un rato en un proceso depresivo. Imagino que a todos ustedes les sucede algo parecido. Por muy bien que les vayan las cosas a cada uno a título individual, es imposible no verse afectado por todo lo que nos rodea. Parece que nos hayan tirado encima un cubo entero de pintura sucia y maloliente, emborronando el fresco más o menos decente que habíamos ido haciendo entre todos.

Entre todos: al menos desde el siglo XVIII y el extraordinario proceso dela Ilustración, han sido muchas las generaciones, infinitos los hombres y las mujeres que han batallado y se han dejado la libertad y hasta la vida por construir un mundo mejor. Una sociedad de la que habían ido desapareciendo lentamente las masas de los desheredados, dando paso a un dominio de las clases medias que fueron accediendo a la educación y al poder a través de la democracia.

Habíamos aprendido que la redistribución de la riqueza era fundamental para la paz social. Que compartir con los desprotegidos era la obligación de los más afortunados. El camino hacia delante parecía imparable. Y ahora de pronto, en unos meses, nos desmantelan todos esos derechos conseguidos a base de tanto esfuerzo. Derechos adquiridos, no privilegios regalados. Día a día, entre unos y otros, nuestros gobernantes se van cargando en nombre de la crisis los logros de una sociedad que, al fin, empezaba a ser justa. Sólo empezaba: España no había llegado ni de lejos al nivel de protección social existente en otros países de nuestro entorno, cuando la guadaña de los recortes ha ido a decapitar precisamente ahí.

Tratan de convencernos de que no queda otro remedio. Pero entretanto vemos cómo los privilegios de los más ricos y los más poderosos se mantienen intactos. Como si la historia no hubiera sucedido. Mientras millones de españoles se van al paro y cientos de miles de parados rozan ya la miseria, los políticos y sus colegas financieros y banqueros siguen impolutos en su mundo perfecto. Y da igual que malversen o dilapiden el dinero que hemos aportado entre todos y que debería invertirse en becas, quirófanos o asilos: nunca pasa nada. Han tirado millones de euros públicos por la ventana, han inaugurado infraestructuras absurdas, adquirido mansiones, arruinado cajas de ahorros, viajado en coches supersónicos, pagado cenorras, prostitutas y cocaína con nuestros impuestos. Pero ahí siguen, con sus corbatas impecables y su aire de ladrones elegantes.

Cada mañana, después de leer el periódico, en medio de la depresión, los maldigo. Maldigo a los corruptos, claro, pero también a los vanidosos que han querido dejar sus nombres escritos en piedra para la posteridad. Y a todos los decentes que han mirado hacia otro lado haciéndose los tontos mientras sus compinches robaban. Y ya sé, ya sé que todo esto no debe decirse, que es dar pábulo a los extremismos y a los populismos. Etcétera. Etcétera. Pero entonces ¿qué hacemos? ¿Nos callamos mientras ellos nos conducen obedientemente, como ovejitas silenciosas, hacia el viejo corral del antiguo régimen, las grandes desigualdades, los señores y los siervos? ¿Decimos amén porque esta bazofia lleva el gran nombre de democracia…

El Arquitecto Técnico como profesional independiente

publicado a la‎(s)‎ 3 mar. 2012 2:52 por Miguel Martín Camarero   [ actualizado el 22 jul. 2012 14:50 ]

El Arquitecto Técnico, es una figura fundamental en cualquier obra de construcción, está encargado de llevar la dirección de la ejecución de la obra proyectada, dando soluciones constructivas a todos los problemas que se planteen, y haciendo que se cumpla toda la normativa vigente.

Por tanto si queremos conseguir una construcción de calidad es fundamental la independencia de estos profesionales o en ultimo caso estar al servicio del usuario final del edificio. Por desgracia cada día más aparecen estos profesionales ligados a empresas constructoras y promotoras, que lógicamente tienen que trabajar al servicio de quien les paga. Al mismo tiempo o quizás como consecuencia de ello los juzgados españoles se llenan de demandas de usuarios finales por defectos constructivos cuando no de descaradas chapuzas. En ningún caso esto es debido a la falta de profesionalidad de los arquitectos técnicos pero también es cierto que no siempre la mejor solución constructiva es la mas barata que se puede aplicar en obra.


Por otra parte le corresponde también al arquitecto técnico la medición y valoración de acuerdo a proyecto de todas las partidas o unidades de obra que se hayan ejecutado por parte del constructor, para la redacción de las certificaciones de obra que tiene que pagar la propiedad al constructor.

Es muy significativo que todas las administraciones para todas sus obras contraten arquitectos técnicos independientes. Como usuario final de sus obras da por descontado que los profesionales independientes van a defender sus intereses mucho mejor que otros ligados a grandes empresas capaces de realizar desde el proyecto hasta la ejecución de la obra.

Las barreras arquitectonicas del Palacio de Justicia burgalés

publicado a la‎(s)‎ 2 mar. 2012 7:16 por Miguel Martín Camarero   [ actualizado el 22 jul. 2012 14:50 ]

El nuevo Palacio de Justicia burgalés, recuperado del antiguo edificio de la Isla, es un producto claro de la especulación que nos ha conducido a donde estamos, una profunda crisis, sobre todo en nuestro sector, del que no atisbamos el final. 

En vez de conservar un edificio en su estructura primigenia, y no me refiero a sus elementos estructurales sino a su estructura espacial, haciendo todas las obras necesarias para ello incluida la de eliminación de barreras arquitectónicas, se ha preferido vaciarlo por dentro e intentar, como de costumbre, sacar cuanta más superficie mejor, haciendo más plantas de las que tenía aún a costa de que los huecos de ventanas no coincidan exactamente con las plantas y abriendo nuevos huecos donde había y debería de haber fábrica maciza de piedra.


Se ha eliminado, sin ningún pudor, una magnífica escalinata flanqueada por dos balaustres que, junto con las cinco monumentales arcadas, formaba una espectacular entrada  a la planta baja, como es lógico, del hasta ahora noble edificio. Sin embargo, ahora la lectura que se hace es que se entra a la planta semisótano a través de una fachada escenario(ya que no se corresponde el exterior con el interior) pasando por unos macizos que recuerdan garítas de antiguos cuarteles y que tienen una altura de puertas que resulta ridícula, debajo de los arcos proporcionados  de la planta baja. Y todo en base a una pretendida justificación de la Ley de Eliminación de Barreras Arquitectónicas. En mi opinión, la eliminación de la barrera arquitectónica de acceso al edificio se tenía que haber eliminado en cualquiera de las otras tres entradas existentes, dos en los laterales y una en la fachada trasera, o en las tres si es preciso, pero respetando la entrada principal a través de la escalinata. 


Sin embargo, se han colocado seis potentes postes de iluminación con evidente falta de sensibilidad en medio de la acera peatonal que recorre la fachada principal del edificio. Supongo que, no a mucho tardar, algún invidente o peatón despistado será frenado en su recorrido por uno de estos postes.  Esto sí que es una nueva y autentica barrera en mitad de la acera, en busca, tarde o temprano, del tropiezo seguro de los ciudadanos burgaleses, máxime cuando la tecnología actual en materia de iluminación permite la colocación de los focos en cualquier otro lugar, despejando la acera de elementos distorsionadores, cuando menos.

   
Todo lo anterior no quiere ser una critica a los técnicos intervinientes, ni en la redacción del proyecto ni en la ejecución de la obra, pero sí una crítica al sistema que, en su día,, seguro que impuso un programa al proyectista imposible de calzar en el edificio existente teniendo que aumentar la superficie construida y el número de plantas, a la vez que condicionaba la entrada. Y ahora, ese mismo sistema decide que la Audiencia Provincial no se traslade al nuevo edificio. 

Lo cierto es que, gracias a todas estas mentes preclaras que organizan, ordenan y dan permisos, normalmente bajo la cobertura de un buen sueldo seguro a fin de mes, los burgaleses de a pie nos acordaremos todos los días, según pasemos por la Isla (llamado oficialmente Paseo de la Audiencia) de aquella potente escalinata donde, en nuestra niñez y juventud, pasamos más de una tarde. 

Quisiera creer que esta es la última de las barbaridades que infringimos a nuestro patrimonio burgalés, pero mucho me temo que, en cuanto pase esta crisis y vuelva a circular el dinero, volveremos a la especulación pura y dura haciendo viviendas de 20 m2 para familias con un solo hijo, porque más no caben, macizando parcelas y solares con volúmenes fuera de toda escala humana y haciendo, de Palacios neoclásicos con espacios amplios y agradables, oficinas sombrías e impersonales. Pero todo en base a un neoliberalismo en el que todo vale con tal de sacar el mayor beneficio monetario a todo y por todo, incluso a costa de nuestra dignidad humana.  

1-3 of 3