Helado de turrón

Todo lo bueno llega a su fin y eso me ha pasado a mi ¡se me han acabado la vacaciones!, el lunes vuelvo a la rutina cruel (no me veis pero tengo los ojos llorosos).

Para llevar mejor la depre post vacacional y aprovechando que estos últimos días los paso en casa, me he enganchado como una lapa a uno de los mejores libros que han caído en mis manos este verano: Polos y helados de Sandra Mangas, la genial autora del blog La Receta de la Felicidad.


Si os gustan los helados ya podéis salir corriendo a la librería o al ordenador, si como yo os estáis haciendo adictos a las compras por internet, son recetas, sencillas, sin ingredientes raros y buenas, buenas, tanto que cuesta decidir por cual empezar.


Después de hojear el libro de cabo a rabo varias veces, me puse a rebuscar en la despensa y....¡ahí estaba!, la inspiración que necesitaba, una tableta de turrón de Jijona del lote de navidad de la empresa, sí, ya se que estamos en julio, pero no me digáis que no es un clásico de todas las casas que vayan apareciendo restos de dulces navideños por los armarios durante todo el año. Así que tod@s a rebuscar en los armarios, porque este helado de turrón está como para ir en pleno julio a Jijona a buscar más turrón.

 

 

Ingredientes:

  • 300 gr de turrón de Jijona
  • 500 ml de leche entera
  • 200 ml de nata para montar (mínimo 35 % MG)
  • 50 gr de miel
  • 3 yemas de huevo


Preparación:


Ponemos ha hervir la leche, la nata y la miel, cuando empiece a hervir le añadimos el turrón desmenuzado y removemos hasta que se disuelva del todo y solo veamos los trocitos de almendra.


Batimos las yemas y las añadimos a la mezcla de turró sin dejar de batir para que no se cuajen y dejamos a fuego medio y sin dejar de remover hasta que notemos que la mezcla ha espesado un poco.


Cuando esté listo, introducimos el cazo en un cuenco con agua fría y hielo, con cuidado de que no entre agua en la mezcla y movemos para que la mezcla se enfríe rápidamente.


Una vez esté fría, la ponemos en un recipiente hermético y dejamos en la nevera hasta el día siguiente.


A partir de aquí hay dos opciones:


Con heladera: ponemos la mezcla en la heladera y dejamos el tiempo que necesite, eso depende de nuestra máquina, cuando esté listo, pasamos nuestro helado a un recipiente apto para el congelador y lo dejamos congelar unas 24 h.

Sacamos del congelador 10 minutos antes de consumir.


Sin heladera: pasamos la mezcla aun recipiente apto para congelador y congelamos, pero durante las primeras 3 horas hay que sacarlo cada media hora y batirlo con unas varillas.

Así queda igual de bueno, pero es una pesadez, en el mercado hay heladeras por 30 € y en Lidl las ponen de oferta de vez en cuando, creo que vale mucho la pena hacerse con una.


Comments