entrevista

ENCUENTROS DIGITALES , EN ELMUNDO.ES
 aqui vienen una serie de preguntas de parte de unas personas que les parece interesante lo que escribe fatima y tratan con ella una serie de dudas que tienen al respeto de temas tratados en sus obras ..., y que luego ella les contesta .
 
 

Fátima Mernissi

1. ¿Cómo puede hablar de ciberdemocracia cuando son unos pocos los que controlan esta inmensa red? ¿Cree que realmente se llegará a ello?

Yo no entiendo muy bien a qué te refieres cuando hablas de "unos pocos" controladores. En mi sitio web, www.mernissi.net se ha organizado una caravana cívica de los artistas de Zagora. Y también podéis ver el sitio web de www.sammler.ch/bannour/index.html. Es un artista que vive en el desierto de Zagora y expone sus cuadros en al mundo a través de la red. Se le puede entrevistar a través de esta herramienta, y él solo aprendió inglés y alemán utilizando la red desde el desierto ¿Quiénes controlan entonces?

 

Hasta dónde puede evolucionar Internet en diez años.? Gracias.

Ahora mismo ya es una herramienta mágica. Lo increible es que gente pobre que vive aislada en las montañas pueda comunicarse con el mundo. Por ejemmplo, el artista Bannur, que aparece en mi libro, me explicó que sólo había estado en una galería de arte a través de AlYazira, cosa que no podía hacer físicamente de otro modo. Después de que Internet llegara a su pueblo, él ha construido un estudio que sirve de galería y ahora los turistas van a visitarlo. El pasado diciembre se casó y me presentó a su madre a su mujer y a su hija. Me aseguró que su hija sería una campeona de Internet. Él nunca quiso inmigrar para desarrollar su creatividad y es sólo gracias a Internet que ha podido quedarse en su pueblo pero conectado al mundo. Esto lo explico en "El hilo de Penélope".

4. ¿Qué es lo que trata usted demostrar en su libro?

El mensaje está claro: "La cosa más extraordinaria del mundo y que crea la riqueza más extraordinaria es el cerebro humano". Hay un proverbio sufí que dice: "El que tiene cerebro no es pobre". En mi libro yo digo, que el que tiene cerebro y puede acceder a un ciber café no es pobre. Puede crear riqueza sin emigrar. Puede ganarse la vida en cualquier parte del mundo.

5. ¿Cuanto tiempo cree que aguantarán los "amos del mundo" en caificar a Internet como enemigo de la humanidad e iniciar una cruzada para acabar con ese espacuo supuestamente fuera de sus control?

Amigo mío: no te preocupes por lo que hacen los amos del mundo sino de familiarizarte con los instrumentos de comunicación. Aprender al menos una lengua extranjera, localizar a otras personas con tus mismas ideas y crear redes de comunicación que hagan posible que la comunidad d elos ciudadanos cobre fuerza verdadera. Esto es lo importante para el ciudadano. De este modo, la comunidad cívica puede cobrar tal fuerza que sea capaz de sobrevivir incluso al fin de Internet, ellos mismos inventarían otra red de comunicaciones.

6. ¿Me puede explicar qué es eso de la ciberdemocracia? Parece que poco a poco hay que adecuar el diccionario a los tiempos que corren. Mil gracias, soy una admiradora suya.

En el primer capítulo de este libro reflexiono sobre la imoportancia que tuvo este premio y el gran impacto que tuvo en Marruecos el hecho de que me lo concedieran. Además, coincidió con el envío de tropas del gobierno de Aznar a Irak y entonces fue aún más chocante para Marruecos, porque a la vez que emergía la imagen militar de España estaban dando un premio a una intelectual por unas ideas concretas. Creo que finalmente tuvo mucho que ver con que la figura del Príncipe Felipe estuviera allí porque para la óptica marroquí, un Príncipe (desde "Las mil y una noches") está inscrito en el tiempo de una forma especial. No es electo y tienen un componente mítico y fabuloso y coincidió además con el reinado de Mohamed VI y sus primeros contactos con la sociedad civil. Después, el hecho de que se diera el premio a una mujer fue crucial. Un pescadero -que aparece en el primer capítulo- me quiso invitar a sardinas porque me habían dado "el Premio de Asturias" y él decía que él se identificaba conmigo porque era una premiada sin poder, sin dinero, sin influencia política... Era un premio por pensar, nada más.

7. La lectura de sus libros (Las sultanas olvidadas y Sueños en el umbral) me ha supuesto, como ciudadana de cultura occidental, una apertura fascinante y reveladora a un mundo de otra civilización. Mi pregunta es como leen sus libros sus compatriotas marroquies. ¿Les abre puertas sobre su história? ¿Les parece estimulante que haya una marroquí que a dia de hoy se dediqué a rescatar el pasado de mujeres que han marcado el desarollo de ciertas sociedades musulmanas? Es una pregunta abierta, y entiende que hay una lectura y opinión para cada lector. Muchas gracias.

Ya hay mucha gente que ha intentado rescatar ese pasado del que hablas en muchos libros. Pero en mis libros intento hacer algo más: yo mezclo mis sentimientos (presente) con un pasado que no vivimos. No soy objetiva ni intento serlo y si un personaje es mezquino no intento juzgarlo objetivamente. No vuelvo sobre el pasado con una mirada afectiva sino con un impulso emocional. Hay dos reacciones ante este tipo de literatura: por un lado está el mundo árabe y por otro el mundo musulmán. En el mundo árabe yo trabajo con los textos del s.IX de los abasidas y traduzco a partir del árabe al inglés y al francés. Ellos me encantan y cuando los libros se publican en lenguas europeas se piratean directamente al árabe sin que yo repita ninguna clase de derecho sobre esas ediciones piratas (un abogado me comunicó que no había nada que hacer). El mundo musulmán es otra cosa. Yo soy muy conocida, y especialmente leída en Indonesia, donde han traducido cuatro de mis libros y acaban de hacer hasta una edición de bolsillo de "Sueños en el umbral", además hay muchos chats. Pero prefiero hacerlo desde Madrid, que está a una hora de Casablanca; Indonesia me pilla mucho más lejos. No sé si algún musulmán se ha enfandado con lo que digo en mis libros, pero yo mido su impacto por las ediciones pirastas y, según eso, gozo de buena salud. Nadie se enfada, otra cosa es que te publiquen.

8. Ciberdemocracia, ciberlibertad... pero en los países musulmanes en general y en los árabes en particular, lo que no existen son foros reales de libertad donde el pensamiento y la opinión pueda ser expuesta abiertamente, sin riesgo sobre la integridad física y moral del opinante. ¿piensa usted que algún día la ciberlibertad se traducirá en simple y verdadera libertad?

Cuando escucho cosas así pienso: "usted no tiene acceso a las páginas árabes". Le aconsejo por lo tanto que lea un artículo que hay en mi espacio web (www.mernissi.net) que se llama "El satélite, el príncipe y Sherezade: el ascenso de las mujeres como comunicadoras en el Islam digital". En él explico que Internet ha creado a través de la lengua árabe (hablada por una comunidad de 300 millones de personas) una mayor libertad de expresión on line de que hay, por ejemplo, en Madrid. En Madrid, por ejemplo, mi habitación de hotel sólo tiene acceso a 30 canales y ninguno de ellos es musulman, mientras que en Marruecos tengo acceso a 200 canales a través de Internet. Mientras aquí la gente no sabe cómo orientar las antenas para estar más abierto al mundo, en Marruecos la gente orienta su satélite como monta en bicicleta, con lo que el Universo comunicativo no tiene límites para ellos.

9. Para muchos, Internet puede ser la herramienta que proporciona a los jóvenes ese espacio de libertad tan necesario para rebelarse contra el sistema establecido, tan insolidario en general ¿Comparte usted esa opinión?

No sólo está Internet, no debemos olvidar la importancia de la televisión vía satélite. Y no hay que olvidar el hecho de que en los países árabes se comparte una misma lengua entre 300 millones de personas, como como en la UE. Así que nosotros vivimos una competencia durísima entre los medios de comunicación en árabe. El hecho de que todas las cadenas se disputen un mismo público da un gran poder al público porque sólo pulsando un botón puede irse a otro lugar, donde no necesariamente se hable en árabe. La tecnología digital puede significar en el mundo árabe el fin del control de los medios de comunicación y de, digamos, las prerrogativas absolutas del poder.

10. ¿Qué sintió al recibir el premio Principe de Asturias? Debe ser un orgullo!

Me sentí muy orgullosa al recibirlo y sobretodo me impresionó muchísimo la sorpresa tan grande que se vivió en Marruecos antes este reconocimiento. En el primer capítulo del libro reflexiono sobre ello. Y finalmente yo creo que hubo muchos factores de confusión. Por un lado, el gobierno de Aznar acababa de mandar las tropas a Irak y España tenía connotaciones beligerantes para Marruecos, con lo que el reconocimiento tan grande a una intelectual, a unas ideas árabes al fin y al cabo fue chocante. Por otro lado impacto mucho el hecho de que fuera el Príncipe quien apareciera conmigo en las fotografías. Para Marruecos, desde "Las 1001 noches", la figura del monarca, que no es electo, tiene un componente mágico y fabuloso y su reconocimiento de mi trabajo no dejó de impactar. Le estaban dando un premio a una mujer, sin dinero, sin influencia política, sin ningún poder especial dentro de Marruecos. De algún modo quedaba claro que sólo se podían estar premiando las ideas, que no había nada más.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  El País Semanal, entrevista a Fatima Mernissi, escritora y socíologa magrebí, en sus obras la socióloga marroquí se ha ocupado del amor, de los derechos de la mujer, de romper estereotipos entre culturas. Y ahora, trata la influencia de Internet en el islam. A sus 68 años, esta socióloga y escritora humanista, historiadora y profesora, premio Príncipe de Asturias 2003, sigue siendo mujer poderosa, rotunda, coqueta. Bajo el título "todos somos nómadas digitales", la escritora manifiesta su visión sobre la influencia de internet en la sociedad actual, en la entrevista además toca asuntos de actualidad como el choque de culturas y la prohibición de los libros, el consumismo y al amor desinteresado. Recomendamos su web.
 
 
 
 

2009.08.28 “La misión del buen investigador no es condenar a la gente, ya sean obreros o élites, sino ayudar a comprender dónde surge la violencia y cómo desactivarla”. Fátima Mernissi

fatima-mernissi
“La misión del buen investigador no es condenar a la gente, ya sean obreros o élites, sino ayudar a comprender dónde surge la violencia y cómo desactivarla”. Fátima Mernissi

El Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2003 fue concedido a Fátima Mernissi y a Susan Sontag. Según el jurado, “las dos escritoras coinciden en haber desarrollado una obra literaria en varios géneros que, con profundidad de pensamiento y calidad estética, aborda cuestiones esenciales de nuestro tiempo desde una perspectiva complementaria en el diálogo de las culturas”. En efecto, Fátima Mernissi, verdadero referente para la liberación de la mujer en el mundo islámico, es una defensora incansable del diálogo de culturas y civilizaciones, así como una intelectual que cuestiona los prejuicios y dogmas establecidos por todas las ideologías.

La frase de hoy nos ayuda a orientar nuestros esfuerzos a desactivar las raíces de la violencia, antes y por encima de la culpabilización de determinados colectivos sociales que, con todo, deberán responder a su participación en ella y cambiar sus prácticas de perpetuación de la confrontación y de la violencia.

Discurso de Fátima Mernissi con ocasión de la recepción del Premio Príncipe de Asturias de las Letras:

¿El Cowboy o Simbad ?
¿Quién vencerá en la globalización ?

1.- ¿Por qué tenemos miedo al extranjero? Porque tememos que nos agreda y nos lastime. Todos tenemos miedo al Cowboy porque si un desdichado extranjero se acerca a sus fronteras, automáticamente saca sus revólveres. Sin embargo, no tenemos miedo a Simbad el Marino porque en los Cuentos de las mil y una noches, los Ouççaç (narradores públicos) contaban, en el Bagdad del siglo IX, que la suerte de poder viajar a islas lejanas y comunicarse con los extranjeros, le daba placeres y beneficios. En la civilización del Cowboy el extranjero siempre es el enemigo porque el poder y la gloria proceden del control de las fronteras; en la de Simbad, sin embargo, el diálogo con el extranjero enriquece.

1.1.- Simbad es lo contrario de un emigrante. Siempre regresa a su punto de partida, que es Bagdad. En sus siete viajes, sale en barca de Bagdad, Tigris abajo, hasta el puerto de Basora, desde donde parte, cuando el monzón sopla de occidente a oriente, a bordo de navíos, repletos de mercaderes árabes o persas, que surcan el océano Ìndico hasta los puertos de las islas de Malasia, Indonesia y China. Simbad, y los mercaderes que lograban sobrevivir a los naufragios, permanecían en los puertos asiáticos seis u ocho meses, esperando la estación en la que el monzón fuera favorable y soplara del este hacia el oeste. Pero Simbad no era una mera ficción, representaba a una clase de mercaderes de Bagdad que obtenía riqueza y placer de los viajes y de la comunicación con el extranjero:

1.1.1.- Prueba de ello es que, si consultan un diccionario francés o inglés, comprobarán que la palabra monzón es de origen árabe, viene de mawassim (estaciones).

1.1.2.- Otra prueba es que Simbad representaba a toda una civilización de viajeros-comunicadores y que la islamización de Malasia, Indonesia y parte de China no se logró con ejércitos, sino fundamentalmente gracias a los mercaderes Sufíes que hablaban de su nueva religión: un Islam donde el extranjero es el mejor aliado, un Islam Sufi que se resume en las tres postales que les han repartido:
Postal N°l-Versículo 34 de Surat 41: “Responde a la agresividad con bondad”.

Postal N°2-Ibn´Arabi: “El ojo es como un espejo: el espejo es único pero, en el ojo del que mira, las imágenes son múltiples”.
Postal N°3-Ibn´Arabi: “Mi religión es el amor” lo que significa que si el jefe me dice que el Islam es la violencia, está hablando de otra religión, no de la mía.

2.- Pero ¡Cuidado! No identifiquen automáticamente al Cowboy con la civilización americana y a Simbad con la árabe; de lo que yo quiero hablar aquí es del modelo de extranjero: ¿quién tiene el increíble poder de controlar nuestro imaginario haciéndonos percibir al extranjero como un ser maléfico (modelo Cowboy) o bondadoso (modelo Simbad)? Quiero sugerir la hipótesis de que nuestro modelo de extranjero nos viene impuesto por los intereses de la élite que controla el estado y su máquina burocrática; si Simbad representa un héroe en el Bagdad del siglo IX y, concretamente en el reinado del Califa Harun er-Rachid, es porque en aquel momento el Estado era todavía incipiente y la élite dirigente podía acumular riquezas y poder gracias a un Islam que en esencia era una estrategia de comunicación.

3.- Pero un siglo más tarde, en la misma dinastía Abasida que seguía reinando en Bagdad, aparece un Califa Cowboy: al-Mu´tadid, que declaró la guerra a Simbad, prohibió a los Musulmanes el acceso a los especialistas que enseñaban el arte del diálogo y censuró los libros que explicaban las técnicas de comunicación. ¿Por qué? Porque nuestro Califa Cowboy tenía a su disposición un formidable Estado con una burocracia imperial creada por los consejeros persas. Los califas árabes, que procedían de la tradición nómada y lo ignoraban todo del estado centralizado, habían encontrado en los Persas a unos campeones de la ingeniería y la burocracia imperial. Mu´tadid, nuestro califa cowboy, disponía de una formidable estructura policial, reforzada con espías, para vigilar a la población de Bagdad y de una temible fuerza militar para vencer al extranjero. Vamos a leer juntos la declaración de guerra del Califa cowboy contra Simbad para poder entender algo muy importante en un planeta condenado a la globalización: el deseo de aterrorizar a los extranjeros nunca es un deseo del pueblo sino de las mafias que fabrican las armas y se las confían a espías y policías:

«Durante ese año 279 de la hégira (siglo X del calendario cristiano) se decretó (nudia) en las calles de Bagdad por orden del Sultán del Islam (sultan al muslimin) alMu´tadid que a partir de ese momento quedaba prohibido a los narradores públicos (quççaç), portavoces de las sectas (turuqiya) y astrólogos apostarse en las calles o hablar en las mezquitas. Y se prohibió a los libreros vender libros de retórica (kalam), filosofía (falsafa) y Jadal (técnicas del diálogo)».
(Fuente : el historiador Ibn Katir en su libro El principio y el fin (Al bidaya wa nihaya), volumen Il, año 279. Ibn Katir en 774 de la hégira , (Siglo XIV)

Conclusión: Es posible imaginar, tomando como modelo a Simbad, una globalización en la que el papel de los estados consista en facilitar a los ciudadanos el conocimiento de las técnicas de comunicación y el arte de la navegación y del viaje; porque Simbad, como ya he dicho, es lo contrario del emigrante. Siempre regresa a Bagdad. Pero ¿de dónde se sacaría el dinero para enseñar las técnicas de comunicación a los ciudadanos? Bastaría con transferir el dinero que los cowboys destinan a fabricar armas para espías, policías y soldados, a las instituciones que enseñan el arte del diálogo. ¿Quién va a perder con este cambio? Los ciudadanos no, desde luego.

TEXTOS ANEXOS
“Responde a tu agresor con bondad y verás como tu peor enemigo se transforma en un amigo muy cercano”.
Corán, versículo 34 de la Surat 41 (Fuçilat)

El fulgurante esplendor del Islam desde 622, primer año del calendario musulmán que coincide con la hégira, la emigración del profeta de la Meca (su ciudad natal) para buscar aliados en Medina, se explica más por el desarrollo del Jadal, el arte de dialogar con el adversario, que por las conquistas militares. Entre los siglos VII y X, Imanes y sabios escribieron centenares de tratados del Jadal para enseñarles a los musulmanes la estrategia de la comunicación. Esto explica, según el filósofo marroquí Taha Abderahman, que la lengua árabe posea 18 palabras para decir diálogo (los orígenes del diálogo “fi-uçul al hiwar”). La derrota de los árabes en España se debió, según Ibn Khaldun (1332-1406) , cuya familia fue expulsada de Andalucía tras la caída de Sevilla en 1248, a que habían dejado de enseñar el arte del diálogo a sus descendientes.

¿Relanzarán el Jadal las 140 televisiones árabes que emiten vía satélite? Podemos pensar que sí, a juzgar por la popularidad de Fayçal al Qacem, la estrella de Al Jazeera que ha basado en él su talk-show (magazine) “al-Itijah al-Mu’akiss” (la opinión contraria).

El espejo de Ibn´Arabi

“El espejo es único, pero en el ojo del observador las imágenes son múltiples”
Ibn´Arabi, de su libro “La joyas de la sabiduría” (Fuçuç al hikam)

Según Ibn´Arabi, la diversidad de los seres humanos refleja la propia esencia divina (el espejo), de ahí la necesidad del safar (el viaje) recomendado por los Sufíes como medio de autoconocimiento. Sólo nos conocemos cuando nos enfrentamos a la diferencia.

Ibn´Arabi es un gran Sufí (místico musulmán) de la España Andalusí; nació en Murcia, en 1185 (año 560 del calendario musulmán) y murió en Damasco en 1240.

¿Resucitará la televisión por satélite el mundo que soñó Ibn´Arabí, un mundo enriquecido por sus diferencias y en el que las personas buscan el diálogo con los extranjeros para conocerse a sí mismas?

Poema de Ibn´Arabi

“Creo en la religión del amor, vayan adonde vayan sus caravanas. Pues el amor es mi religión y mi fe” (del “Intérprete de los deseos” (torjomano al achwaki) escrito en 1202 en la Meca).

El sueño de Ibn´Arabi, un mundo gobernado por el amor, que incremente el deseo de comunicar y reduzca el potencial de violencia, cobra más fuerza que nunca gracias a la explosión de las televisiones árabes que emiten vía satélite y que en la actualidad ascienden a 140.

Comments