Meher Baba en España

el viaje del Avatar en 1933

 

 

 

Inicio

Este texto está traducido, no siempre de forma literal pero si muy aproximada, del texto "Lord Meher" de Bhau Kalchuri, vol. 5, pg. 1834-41. En algunos capítulos de este libro se describe el viaje a España del Avatar en 1933. Confío en que disfrutéis leyéndolo, tanto como yo he disfrutado traduciéndolo e imaginándoles en esos lugares que todos españoles, alguna vez, han visitado.

 

Fue en 1933, en uno de sus viajes a Europa, cuando Meher Baba junto con un grupo de mandalis y otros "Baba lovers" occidentales (Anita deCaro, Norina, Minta, Herbert, Tod...) visitaron España por primera vez.

Tras recorrer algunas zonas de Italia, Francia, e Inglaterra, el 22 de octubre de ese año salieron del puerto de Dover (Inglaterra) poniendo rumbo a España.

En tren, desde Paris, continuaron camino a Irún. Cruzaron la frontera alrededor de las 8 de la mañana del 23 de octubre y allí trasbordaron dirección a la ciudad de Ávila (para sorpresa de todos que desconocían el plan de viaje de Meher Baba).

 

Patricia Centenera

 

 

HACIA ESPAÑA

 

...Llegaron a Ávila a las 6 de la tarde, con algún pequeño incidente, ya que debido a un error en los billetes del tren, parte de los acompañantes tuvieron que hacer el viaje de pie. 

 

Baba y el grupo se alojaron en el Hotel Inglés. Baba parecía muy feliz en España ya que le recordaba a India más que ningún otro país de Europa. Antes de cenar salieron a pasear Meher Baba y los hombres al pasar junto la casa de Santa Teresa. Baba les dijo: "Me siento en casa aquí; es como Asís [Assisi]. Es la atmósfera espiritual que puedes sentir, lo que da valor a los lugares santos"; y tocándose las muñecas y los brazos Baba dijo: “Los Santos son como los nervios de mi cuerpo: ellos trabajan para mi y yo guío sus vidas".

 

Baba y los hombres volvieron al hotel y cenaron. Esa fue la última comida en las siguientes 24 horas ya que Baba les había explicado: "Tengo un trabajo muy especial en Ávila; debéis ayunar todos y debemos caminar juntos sobre las colinas, aunque ninguno deberá tocarme".

 

A la mañana siguiente, visitaron la Catedral y Baba les ordenó que al irse, deberían dar al sacristán 4 monedas de plata.

Guiados por Baba el grupo paseó por los alrededores. El escenario era grandioso. Para ellos fue como si estuvieran paseando con Jesús por los Montes de Galilea.

De manera enigmática Baba les reveló: "Hace mucho tiempo atrás, antes de que la Catedral fuera construida, yo estuve en Ávila. Solía pasear por estos montes, y tranquilamente descansaba y meditaba aquí. No había árboles en ese tiempo. Era más un desierto que un campo".  

 

Volvieron al hotel a las 4 de la tarde, y rompieron el ayuno con frutas. Baba estaba de buen humor y les dijo; "mi trabajo espiritual ha sido conseguido con éxito. ¡Que afortunados sois de estar conmigo! Incluso aquellos de mis seguidores que no están conmigo, compartirán los beneficios espirituales de este trabajo.

 

"En Europa como en otros continentes, hay lugares sagrados conectados a gran trabajo espiritual”. Los cuatro centros en Europa son: San Marcos, en Venecia, un lugar de la Costa Ligur en Italia, Asís y Ávila. Ahora los he visitado y revisitado todos. ¡De sus tierras santas han salido muchos Santos!"

 

Baba ordeno a Herbert volver a Ávila, en 10 días, a visitar ese lugar y sentarse en la misma roca que Baba se sentó cada día.

 

Que Baba quisiera visitar Ávila y que la mencionara como uno de esos puntos espirituales de Europa, así como que él hubiera estado allí en el "Antiguo Pasado" fue una sorpresa para todos, ya que nunca antes lo había dicho.

 

MADRID

 

Partieron para Madrid el mismo día 24, llegando a la capital sobre las 10 y media de la noche. Se alojaron en el Hotel Príncipe Don Juan de la calle Recoletos. Baba había informado: "el resto del viaje en España será puro descanso y relajación. ¡Unas vacaciones!".

 

Baba deseaba sentir el contacto con las masas, así que cada día daba paseos por las calles repletas de Madrid. Especialmente disfrutaba en la Puerta del Sol, donde fue varias veces cada día. El aire era frío pero el sol brillante.

 

A pesar de sus ropas europeas, los españoles le miraban fijamente como si tuviera algo que no pudieran resistir. Baba explicó que esto era debido al trabajo interno que estaba haciendo, igual que otras veces pasaba desapercibido.

 

La noche del 25 fueron a un cabaret frecuentado por prostitutas donde actuó un ballet flamenco que Baba disfruto muchísimo. (No había duda que también ahí trabajo espiritualmente por el bienestar de esa parte de la humanidad). Después se dirigieron al cine a ver la película holywoodiense "King Kong".

 

Al regresar al hotel, Baba, mientras los españoles se volvían a mirarle en la calle explicó: "Madrid es el último lugar de mi presente visita al Oeste (occidente) y no tengo intención de regresar por otro año. De ahí que tenga mucho trabajo que hacer antes de partir".

 

"Es debido al especial trabajo que estoy haciendo, que la gente me mira allá donde vaya. Trabajé muy intensamente esta mañana, permaneciendo 10 minutos en la plaza (refiriéndose a la Puerta del Sol), cuando Tod y Norina fueron a buscar cierta información que yo les mandé reunir. Mientras, un hombre muy mayor estuvo mirándome muy fijamente..."

 

LAS "FORMAS" DEL MAESTRO

 

La mañana siguiente Baba estaba muy enfadado porque en el hotel no tenía agua caliente para tomar un baño. Llamó a Herbert, que era quien lo había contratado, y le reprimió severamente: "¡no puedo trabajar aquí, me iré a Marsella, contigo cuidando de mi no he podido tomar un baño de agua caliente ni una mañana en occidente!"

 

Todos se preguntaban porque Baba regañaba a Herbert cuando había sido el mismo Baba quien eligió estar en ese hotel, por encima de otros...

 

Ordenó a Norina y Herbert: “Id a ver al agente de viajes y pedir que nos cambien de hotel". Fue entonces, estando con el agente de viajes, cuando descubrieron que tras unos errores se habían estado alojando en el hotel que Baba había rechazado inicialmente. Sólo entonces entendieron el porqué del enfado de Baba.

 

Se cambiaron esa mañana al Gran Hotel Londres (C/ Galdo 2) y el cambio fue ideal. La habitación de Baba tenía vistas a la Puerta del Sol. Ya instalados en este hotel, sin pasar mucho tiempo, Meher Baba se empezó a quejar de la falta de ajo y pimienta en las comidas. Este era el área de Norina, y su responsabilidad, por lo que Norina corría escaleras abajo y arriba para asegurarse de que cada comida tenía el ajo y la pimienta suficientes. Deberían pensar los empleados del Hotel que Baba era un poco excéntrico, pero quejándose era la forma en que Baba hacía que el personal se fijara en él. Su trabajo era único y podía servir para su propósito cualquier excusa. …

 

Por la tarde Baba fue a escuchar música española, y disfrutó con la exquisitez de una famosa bailarina de ese tiempo "La Argentinita". Después del baile fueron al Café Capitol, donde bien podía pedir unas bebidas o snacks y levantarse de repente dejándolo todo allí, sin tocar, mientras los demás salían corriendo detrás de él. Esto le ponía especialmente nervioso a Herbert que era el que empleaba el dinero del viaje, y lo consideraba un despilfarro. No había aprendido aún a aceptar las "formas" del maestro.

 

El día 27 de octubre Baba visitó el Museo del Prado. Durante 2 horas Baba recorrió las salas donde se encontraban las pinturas sobre Jesús de: El Greco, Velázquez, Goya y Rubens. Nunca antes había pasado tanto tiempo visitando un museo.

 

Tras visitar l Prado, cuando llegaron a la entrada del Palacio Real, al intentar entrar, Baba fue detenido por un guardia que le prohibió la entrada a menos que se quitara el sombrero. Baba rehusó a hacerlo, ya que de esta forma ocultaba su larga melena. Los que iban con él le preguntaron si se debían quedar con él o podían entrar al Palacio y verlo rápidamente, ya que estaban allí...Baba les dijo: “¡Id!”, pero tan pronto como regresaban se daban cuenta del error que habían cometido (ya que no era eso lo que Baba esperaba). Baba les consolaba diciéndoles que lo olvidaran.

 

VISITA A LOS TOROS

Quentin Tod estaba al cargo de los entretenimientos nocturnos y podían ir cada noche a ver un espectáculo. Una noche vieron en el Teatro Español un ballet, “El Amor del hechicero”, otra fueron al Capitol a ver “Cohen y Kelly" que contaba con una orquesta y escenario giratorio.

 

Baba solía decir que acudía al cine a conectar internamente con los espectadores, al acabar su trabajo interno se levantaba y dejaba la sala. Aquellos que le acompañaban, y estaban absortos en la película, no tenían más opción que abandonar el cine y seguirle. Cuando Baba estaba en algún sitio o hacía algo, siempre era con un propósito espiritual, los lugares o los eventos eran simplemente medios de trabajo.

 

En las últimas tres mañanas de su estancia en Madrid, pasearon por la Casa de Campo. Algunos del grupo habían expresado su deseo de asistir a una corrida de toros. Otros no estaban a favor. Finalmente el 29 de octubre sacaron las entradas para ver dicha corrida por la tarde, en la plaza. A los que decidieron ir les había dicho Baba que tendrían una buena oportunidad de contactar con una gran masa de gente. (Se entiende, por sus palabras, que no estaban acostumbrados a tal barullo de gente, y lo consideraban "típico español").

 

Tras la muerte del primer toro una de las mujeres estaba muy impresionada y emocionada; se quiso marchar. Uno de los mandalis sintiéndose enfermo por la brutal visión decidió salir. En contra, Baba parecía muy aburrido. A la muerte del segundo toro de la tarde, Baba indicó que su trabajo había concluído y que era tiempo de irse. Baba remarcó: "Esos dos toros fueron afortunados. En su próxima vida encarnarán como seres humanos y rápidamente avanzarán en su camino, porque les dieron muerte en mi presencia".

 

Anduvieron al día siguiente por la colina más alta de la Casa de Campo, desde la que divisaban la ciudad. Sentados en la tierra, bajo olivos, alrededor de Baba, este instruyó a Norina, Tod y Herbert para su futuro trabajo: "Seréis compañeros en mi trabajo". En esa bonita colina Baba les discursó sobre la mente, el alma y el individuo.

 

Por primera vez, Tod y Herbert se impresionaron del profundo sentido de obediencia que los mandalis tenían por Meher Baba, poniendo por encima la satisfacción de Baba a su propia felicidad. También les hablo de los Mast y su semidivino estado de mente.

 

DEJANDO MADRID, CAMINO A BARCELONA

 

El 31 de octubre, su ultimo día en Madrid, de 10 a 1.30 del mediodía pasearon de nuevo por la Casa de Campo. … La partida estaba cerca. Baba mandó a Norina a Zúrich, y a Minta y Tod a Londres, vía Paris. Baba partió a Barcelona en tren con Herbert, Chanji, Adi Jr, y Kaka. Ya en el tren Baba le dijo a Herbert: "Hubo un adiós en Londres la semana pasada, otro para los que dejo aquí. Y será en Mar para ti. Siempre hay estos momentos tristes de separación para mi, dejando India o dejándoos en Occidente." Baba utilizó Mar, haciendo referencia a la ciudad de Marsella así como a la palabra hindi que significa "morir" o "ser asesinado".

 

Llegaron a Barcelona la siguiente mañana a las 9.22. Cuando el tren llegó a la estación Baba dijo: "Mi agente ahora sabe que he llegado, es único entre mis agentes. Es un policía en su vida ordinaria".

 

Cuando descendieron del tren, para su sorpresa, se encontraron con una escolta de militares y oficiales, y una gran banda de música. Algunos importantes oficiales debían de ir también en el tren. Poco sabrían esa gente de a quién realmente habían ido a dar la bienvenida a su ciudad.

 

Baba y el grupo se dirigieron a la agencia de viaje, donde reservaron un tour por la ciudad. Este día era una fiesta que celebraba el recién creado gobierno de Cataluña y Barcelona, sus calles, estaban repletas de gente, para el disfrute de Baba. La guía les enseñó la Catedral, el Parlamento (donde había más oficiales en alguna ceremonia oficial). Curiosa coincidencia.

 

Visitaron también el Tibidabo, Baba lo encontró tan maravilloso que mandó al bus del tour que les dejaran allí para pasear más tiempo. Desde el monte se podían ver tanto los Pirineos como el mar Mediterráneo.

 

Visitaron el parque de atracciones del Tibidabo donde pudieron montar en los coches eléctricos. Baba insistió en poner dinero en los coches. Los niños disfrutaban con el espectáculo y compartían con ellos los juegos.

 

Baba decidió continuar paseando por la montaña, y se situaron en una "invitante" cueva; "Deberíamos quedarnos aquí la próxima vez que venga a España", comentó. Volviendo a la ciudad recordó a los seres queridos que estaban ausentes en ese momento.

 

Baba se sentó en la abarrotada Plaza de Cataluña, entre fuentes y jardines hasta que llegó la hora de coger el tren. Fue entonces cuando un policía en la plaza le miraba fijamente, le miraba de una forma indefinible. Baba confirmó que era su agente, con quien tenía que contactar. …

 

LA DESPEDIDA

 

Dejaron Barcelona a las 7 p.m., llegando 12 horas después a Marsella el día 2 de noviembre.

Baba embarcó en el "Viceroy de India" por la mañana, y todos juntos se sentaron en la cabina, en silencio, antes de partir, en un estupendo estado de ánimo Baba les reveló: "Vosotros no me veis como realmente soy, este cuerpo no es mío, mi ser real es mucho más bonito. Soy infinita Verdad. Soy infinito Amor. Soy vida Eterna".

… Las palabras de Baba fueron tan poderosas, que todos se emocionaron. Baba les abrazó antes de partir. Los mandalis y Baba salieron rumbo a India a las 2 del mediodía. Y tal como Baba le ordenó en su día, Herbert regreso a España, camino hacia Ávila.

 

Tras 10 días en el mar, Baba y los mandalis llegaron a Aden. Durante el crucero Baba dictó esta cariñosa carta a sus devotos europeos:

 

"Llegamos a Aden temprano esta mañana. El viaje aunque confortable, bastante aburrido, ya que eché de menos el amor y compañía de mis gopis occidentales.

 

Sé como todos vosotros habéis estado sintiendo y echando de menos a vuestro Amado Baba. Pero todo esto va a terminar pronto—después de 6 meses. Descanso asegurado. Quiero daros a todos seria atención al trabajo de película que he encargado a cada uno de vosotros y no os sintáis solos o abatidos. Vosotros sabéis como os amo y quiero que estéis siempre felices y teneros conmigo. Pero por el trabajo que hay en adelante todos tenéis que soportar alguna pena. Y aunque todos tenéis y sufrís la separación por mi ahora, será mucho mayor y más dulce nuestra felicidad después de seis meses. Lo sé.

 

 

Mis dulces amados, sed buenos queridos; y en los pensamientos de feliz reunión y el gran trabajo que todos habéis hecho por mi, estar felices y manteneros alegres. No hay necesidad ahora de deciros que estoy siempre con vosotros, porque estoy con vosotros siempre como vosotros estáis conmigo siempre y por siempre. Lo sabéis.

 

Mi ilimitado amor y risa va con esto, mis más queridos." …

 

 

Con esta carta a sus amados seguidores Baba concluía su viaje por Europa. El 14 de noviembre de 1933 Meher Baba, Chanji, Kaka y Adi Jr llegaron a Bombay, fin de su viaje y regreso a la tierra de donde partieron: India.