HISTORIA


 

Iglesia Ntra. Sra. de la Asunción(La Parra) 

        Está dedicada a Ntra Sra de la Asunción y tiene Título de La Coronada. Ha sufrido muchas remodelaciones. En un principio podría  haber sido algún tipo de Fortaleza en época Árabe, según deducimos de algunos detalles de la construcción de la cabecera del edificio, como pueden ser algunos torreones, estructura de fortaleza en la nave central (cúpula) y la fábrica de algunos muros al más fiel estilo mudéjar.

        Se conserva en su edificio una pila para el agua bendita que algunos consideran de procedencia visigoda. Con la llegada de los cristianos y la ocupación por las distintas órdenes militares los primeros años de su reconquista, probablemente se empezó la construcción de las naves centrales, adaptándolas a la orografía del terreno. En un principio, las naves centrales estarían más bajas que la delantera, y no podemos excluir que hubiese una construcción anterior, por la orientación del edificio hacia la Meca. Así que sobre ese recinto se levantarían los actuales pilares.

        La llegada de los Señores de Feria daría lugar a una de sus mayores ampliaciones, en el SXV que podrían haber subido los techos hasta donde están hoy en día. Las escrituras  que nos encontramos en la iglesia datan de 1503 y muy probablemente se traten de las escrituras realizadas al final de la ampliación del templo. (no se han traducido).El exterior en su conjunto es de orden Dórico, aunque en el interior podría considerarse de estilo gótico. El techo es bóveda de crucería afiligranada y con bastante altura, lo que le da un aire catedralicio al edificio.

       No en vano, esta iglesia fue cabeza de arzipestrazgo en varias ocasiones y comprendía  las poblaciones de La Morera, Nogales, Torre de MS, Almendral, Valverde, Salvatierra, Salvaleón, Barcarrota, Feria, Alconera, Villalba, Solana, La Albuera y Sta Marta. Su primer arzipestrazgo data de 1519. La Torre está inacabada y tiene dos campanarios.El interior se completa con Grandes y robustas columnas, arcos de medio punto en la unión de las naves anterior y posterior.

       Las Fachadas tienen también un estilo Gótico, tres, de las cuales, la trasera “la del perdón” está tapiada sin que sepamos la causa. Completan la fachada Gárgolas, Almenas, Esgrafiados y escudos alusivos a los Duques de Feria, a la cabeza de Arcipestrazgo, y al obispado de Badajoz. El retablo del Altar Mayor es del tallista Juan Ramos de Castro, de 1755 y lo completó su socio Agustín Nuñez Barrero. En el altar mayor se descubrió una cripta  mortuoria en 1999. Contiene esta iglesia numerosas piezas de valor de las que destacan su Cáliz y  Custodia, piezas que datan del siglo XVII y proceden de México.

  

Parroquia San Bartolomé (Feria)

Resulta fácil datar los diversos momentos constructivos de la misma y seguir con cierta precisión la evolución sufrida por sus bóvedas -todavía góticas, como fuera usual entre nosotros, a lo largo del siglo XVI-: en 1528 se concluye la capilla mayor; en 1548 se colocaban las puertas laterales del templo; en 1569 se acaban de construir las dos capillas a los pies del mismo: la destinada a baptisterio y la de acceso al coro; en las primeras décadas del siglo XVII se cerraba este espacio de los pies (cuerpo primero de la torre, que llegaría a su definitiva altura entre 1784 y 1786) y el de la nueva sacristía.

Alrededor, pues, de esa fecha indicada de 1548 debemos situar también la labra de la original portada que comunica con la plaza mudéjar de la villa, no obstante su marcado goticismo. Se nos muestra en dos cuerpos, enmarcados por pilastras anilladas, que concluyen en agudos pináculos. En el cuerpo inferior se dispone, a uno y otro lado del vano ligeramente abocinado y cerrado por un arco escarzano, un curioso programa de figuras, alternas con flores y temas vegetales (pareja de gemelos, centauros con arco y lanza, leones, dragones, águila y paloma), cuyo significado se nos escapa, aunque algunas figuras pueden relacionarse con signos del zodíaco: géminis, sagitario y leo. Sea como fuere, es pieza de importancia, cuya decoración no concluiría hasta 1576, momento en el que se colocaba en la hornacina conopial de su segundo cuerpo la imagen manierista, casi de bulto, de San Bartolomé.