Cambio de filtro de aire.




1.- ¿Donde está el filtro de aire del coche y para qué sirve?
 
 
 
Veamos esta foto. Si abrimos el capó del coche veremos algo parecido a lo que tenemos aqui. Esta foto corresponde a un Seat Ibiza del año 1999. Mucho podríamos hablar de ella, pero por ahora nos contentaremos con identificar el lugar donde se ubica el filtro de aire de nuestro vehículo. Si observamos detenidamente, y sabiendo que el filtro de este coche es circular, podemos adivinar que el objeto que nos ocupa está colocado en la parte central de la foto más o menos, donde vemos una tapa de plástico circular que lo cubre. Pues bien, ahi debajo está el filtro.
 
La función del filtro de aire es depurar el aire que entra en el motor para una correcta combustión. El filtro de aire es un elemento clave en el buen funcionamiento del motor y por lo tanto deberemos prestarle la debida atención.
 
 
 
2.- Frecuencia de cambio.
 
El filtro de aire, siendo un elemento importantísismo debe ser revisado con asiduidad, sobre todo en verano, cuando el ambiente es más seco y hay mucho polvo en suspensión que puede ensuciar nuestro elemento. Dicha revisión podrá consistir en una revisión visual del estado del filtro y del papel filtrante y una limpieza básica que bien puede hacerse con una aspiradora de esas de coche. Especial atención pondremos en evitar que cualquier partícula del ambiente entre en la parte interior del filtro y del compartimento donde este se aloja.
 
El cambio de filtro sin embargo se hace esencial cada cierto tiempo que puede variar, pero como norma general podemos cambiarlo cada unos 10.000 kms.
 
 
3.- ¿Cómo sustituimos el filtro de aire?
 
 
El cambio de filtro de aire es una operación muy simple que puede hacerse fácilmente. En este caso le cambiamos el filtro a un Seat Ibiza del año 1999. El filtro es circular y para acceder a él será necesario primero quitar una tapa de plástico, la que lleva el símbolo de Seat. Ésta se saca fácilmente quitando tres tuercas que la sujetan al bloque motor. Una vez quitada, procederemos a quitar la otra tapa, la redonda que cubre el filtro propiamente dicho. Esta se sujeta mediante ocho tornillos de estrella. Para nuestro trabajo emplearemos una llave de carraca, que facilitará enormemente nuestro trabajo para sacar las dos tapas de plástico. Un consejo: si tienes destornillador eléctrico llévatelo y úsalo para, una vez aflojados estos tornillos, terminar de quitarlos. Los ocho tornillos son extramadamente largos y esto te hará la vida más fácil y te ahorrará tiempo.
 
En otros modelos de coche, el filtro puede ser rectangular y su acceso puede ser mucho más fácil que éste (mediante unas pinzas).
 
Una vez quitada esa tapa que cubre el filtro ya obtenemos acceso a él y veremos la estampa de la foto de la derecha, aunque posiblemente el filtro esté mucho más sucio que el que pueden ustedes ver (el de la foto ya es el nuevo). Pero, por favor, vean la diferencia entre el filtro nuevo y el viejo. ¿Se nota, eh? A continuación procederemos de manera inversa a colocar la tapa que lo cubre y listo.
 
Como pueden Vds. ver, mi coche necesitaba urgentemente un cambio de filtro.
  
Google