Necesidad de la mecanografía


Casi hemos conseguido en España que independientemente de su clase social o su lugar de origen, cualquier joven con normal capacidad intelectual, si tiene interés y se esfuerza, pueda estudiar hasta finalizar una carrera universitaria. Cuando alcance esa meta, habrá iniciado su formación a los tres o cuatro años en preescolar y acabará mas o menos a los 24 años, es decir que se habrá pasado 20 años recibiendo clases, 7 horas al día, 5 días a la semana durante unos 8 meses al año, o lo que es lo mismo habrá recibido 23.520 horas de clase.

Ese es el tiempo que se necesita para transformar, un niño en un ingeniero, un médico, un filósofo, o cualquiera de las muchas ramas y especialidades del saber que se imparten en el país. Sea cual sea la licenciatura alcanzada, habrá estudiado asignaturas que no serán de utilidad en su futura profesión, pero que se consideran básicas para la formación integral de cualquiera, como geografía, historia, dibujo artístico o gimnasia.

Sin embargo hay un conocimiento que prácticamente todos los universitarios van a necesitar en el ejercicio de su profesión y que sin embargo no se le dedica ni una sola hora lectiva entre en las 23.500 horas de clase que dura su formación, es el escribir a máquina. Asombrosamente nuestro sistema de estudios considera que la mecanografía es una enseñanza innecesaria para el alumno universitario y la coloca al mismo nivel de conocimientos que la escultura o la pesca deportiva. Para recibir esa enseñanza, el alumno debe de preocuparse, si está interesado, en encontrar fuera del horario escolar donde y quien se las enseñe, y pagar lo que les exijan por las clases.

Sinceramente pienso, que igual que se encuentra tiempo para enseñar a tocar la flauta, o los fundamentos de la filosofía de Kant, (enseñanzas que solo a unos pocos alumnos en concreto les van a ser útiles), también debería encontrarse tiempo para enseñar la mecanografía, que con seguridad será útil a la gran mayoría de los estudiantes.

Lo cierto es que pese a que los estudiantes se van a pasar mas horas frente a un ordenador que frente a los cuadernos, nadie se pone a estudiar la escritura a máquina y en consecuencia una tras otra, las generaciones de jóvenes, escriben con solo dos o a lo sumo cuatro dedos, pese a que en el mismo bachillerato y más aún en la carrera, muchas asignaturas precisan de trabajos mecanografiados.

En consecuencia los jóvenes no solo no aprenden a escribir correctamente sino que adquieren vicios de mecanografía, que son muy difíciles de eliminar en el futuro, y que les resultará un lastre para toda su vida laboral. Conviene por ello que aprendamos a escribir con todos los dedos y mirando a la pantalla, pues no solo ganaremos velocidad escribiendo, sino que cometeremos menos errores tipográficos, lo que redunda en una mayor velocidad de finalización de los escritos.

Creo que todos debemos mejorar nuestra mecanografía pues el teclado seguirá siendo la interfaz mas utilizada por mucho tiempo para controlar el Pc y sea la que sea nuestra profesión el ordenador será sin duda el instrumento habitual que utilizaremos en nuestro trabajo.

Ares-MecaNet