La Comunicación‎ > ‎

el modelo jakobson

Desde la escuela primaria hasta la universidad, los estudios de comunicación suelen comenzar con un modelo de comunicación esquemático, pero básico e imprescindible para pensar cualquier tipo de intercambio comunicativo.

 En general el modelo que se utiliza es el propuesto por el lingüista Roman Jakobson.

 1- Los seis elementos


Este modelo de Roman Jakobson fue publicado en 1960 en un artículo titulado “Lingüística y poética” (en el cual, dicho sea de paso, Jakobson buscaba centralmente no una definición de la comunicación sino de la poética, para estudiar la lírica rusa).

Este lingüista se basó en el modelo para la comunicación que años antes había diseñado un ingeniero de los Laboratorios Telefónicos Belle, Claude Shannon. Sobre la base de este modelo mecánico y matemático, según Jakobson, en toda comunicación intervienen 6 elementos:



Cuadro de los 6 elementos de Jakobson

Emisor o destinador

Es la fuente del mensaje, el ser vivo –en general individuo o grupo– o máquina que envía un mensaje. En general, en el discurso humano el emisor corresponde al que habla, el que usa la primera persona.

Destinatario o receptor

Es el ser vivo –individuo o grupo– o máquina que recibe un mensaje. En el discurso es la segunda persona, a quien se habla.

Mensaje

Es el conjunto de signos que se vehiculizan desde el emisor al receptor. Emitir un mensaje significa seleccionar y combinar signos.

Contexto o referente

Es “de lo que se habla”. Tema, objeto, persona, reales o ficticios, a los que el discurso hace referencia.

Código

El sistema de signos elegido para el mensaje. La lengua española, el alfabeto Braille, los colores del semáforo son códigos. En general, en un proceso de comunicación se utilizan varios códigos a la vez.

Canal o contacto

El medio físico por donde circula el mensaje entre emisor y receptor.


Un circuito de comunicación es entonces:


Un emisor envía un mensaje a un receptor sobre un determinado tema, objeto o persona, que es el referente del mensaje.

Para construir ese mensaje utilizará uno o varios códigos, de los cuales seleccionará los signos que forman el mensaje. El destinatario deberá conocer los códigos para decodificar el mensaje.

Deberá haber entre ambos una conexión física, o canal, para que los signos se transmitan por algún medio.