INICIO‎ > ‎3º E.S.O.‎ > ‎

EL SUJETO Y LAS ORACIONES IMPERSONALES

(Pincha en Archivos adjuntos -al final de la página- para descargarte una copia en PDF)




            A. DEFINICIÓN:

            Es la parte de la oración que realiza la acción indicada por el verbo. Por ejemplo:

                        Pedro sabe latín    (Pedro realiza la acción de saber)

                        Sujeto

           

            En las oraciones pasivas, el sujeto sin embargo, no realiza la acción del verbo sino que la recibe. Por ejemplo: Los secuestradores fueron detenidos por la policía. (Es la policía la que realiza la acción de detener, mientras que los secuestradores son los que la reciben). En estos casos, el sujeto recibe el nombre de paciente.

 

            B. TIPOS DE SINTAGMAS QUE REALIZAN LA ACCIÓN DE SUJETO:

            La función de sujeto va a ser realizada prácticamente siempre por un  SN. Nunca puede ser sujeto de una oración un sintagma preposicional. Sólo en casos excepcionales, el sujeto admite las preposiciones hasta y entre:

                        Hasta Marta lo sabía.

                        Entre Juan y Luis pusieron la mesa.

            Si en estos casos, eliminamos las preposiciones, el significado de la oración no cambiará sustancialmente.

            El sujeto de la oración puede aparecer en cualquier lugar de la misma, por eso su situación no es un dato determinante para poder localizarlo. Por ejemplo:

                        Ella lo tiene (principio)

                        Quieren a su abuela los nietos (final)

                        Me gusta el chocolate para merendar (en medio)

            El sujeto y el predicado son los llamados constituyentes inmediatos de la oración, pero hay que tener en cuenta que no todas las oraciones poseen sujeto (oraciones impersonales).

 

            C. CÓMO RECONOCERLO.

            Debemos tener en cuenta los siguientes puntos:

            -El sujeto sólo puede ser un SN.

            -El sujeto y el verbo concuerdan siempre en número y persona. Por ello, debemos comprobar que esta concordancia se cumple. Utilizaremos el siguiente truco: cambiaremos el número o la persona del verbo y observaremos qué SN ha variado también. Ése será el sujeto. Por ejemplo:

            Quieren a su abuela los nietos

            Quiere a su abuela el nieto (cambiamos el número del verbo de plural a singular y el SN los nietos también varía de plural a singular).

            Ella lo sabe (sabe: 3ª persona del singular / ella: 3ª persona del singular).

            Ellas lo saben (saben. 3ª persona del plural / ellas: 3ª persona del plural).

            Si la oración es impersonal no encontraremos ningún sintagma que varíe al cambiar el número o la persona del verbo. Por ejemplo:

            Había dos caramelos en el cesto (Habían dos caramelos es incorrecto gramaticalmente)

 

         3. 1. EL SUJETO ELÍPTICO U OMITIDO. (S.O.)

            En algunas oraciones, no encontramos el sujeto expreso porque éste se sobreentiende. En este caso el sujeto existe y podemos expresarlo con un pronombre pero no hace falta indicarlo porque no es necesaria su aparición para la correcta interpretación de la oración. Este sujeto recibe el nombre de elíptico u omitido. Por ejemplo:

            Llegaré mañana         Sujeto Omitido: yo.

            Canta muy bien          Sujeto omitido: él.

 

         3.2. LAS ORACIONES IMPERSONALES.

            Algunas oraciones carecen de sujeto, no lo poseen ni siquiera omitido. Son oraciones unimembres (las oraciones con sujeto y predicado son bimembres). Estas oraciones reciben el nombre de oraciones impersonales y pueden ser de tres tipos:

            1. Oraciones cuyo núcleo verbal es un verbo meteorológico: llover, granizar, tronar…

                                   Ayer llovió bastante en mi pueblo.

            2. Oraciones cuyo núcleo verbal es el verbo HABER EN 3ª PERSONA DEL SINGULAR. En cualquier tiempo: hay, había, habrá, habría, haya, hubiera

                                   Hubo un terremoto en Granada.

            También se incluyen en este apartado las oraciones cuyos núcleos verbales sean HACER O SER EN 3ª PERSONA DEL SINGULAR E INDIQUEN TEMPORALIDAD:

                                   Hace frío.

                                   Es muy tarde.

            3. Algunas oraciones con el VERBO EN 3ª PERSONA DEL SINGULAR,  PRECEDIDO DEL PRONOMBRE PERSONAL ÁTONO SE E INDICANDO GENERALIDAD.

                                   Se habla inglés en este país.

            (Estas oraciones no pueden ser confundidas con otras de estructura parecida pero que sí poseen sujeto, reciben el nombre de pasivas reflejas y serán estudiadas más adelante).

Ċ
Carolina Ojalvo,
18 feb. 2010 10:19