Sophie Germain

SOPHIE GERMAIN (1776-1831)
 

Si la Marquesa de Châtelet tuvo que disfrazarse de hombre, otra francesa, quizás la mujer más brillante en la Historia de las matemáticas, tuvo que adoptar la identidad de un hombre para poder dar a conocer sus descubrimientos matemáticos, y esta vez no es una aristócrata, se trata de Sophie Germain, una mujer autodidacta en plena Revolución Francesa.

Marie-Shopie Germain nació en una familia burguesa de París en 1776. De niña se refugiaba del hervidero revolucionario de las calles en la biblioteca de su padre. Ahí, a los trece años, fue donde descubrió las matemáticas. A pesar de los intentos de su familia por desalentar esos intereses, pasó los años del Terror (1793-94) aprendiendo sola cálculo diferencial.

Tuvo que aprender por sí misma, y además, a escondidas de sus padres, y Sophie adoptó la identidad de un antiguo alumno de la Escuela Politécnica de París (no admitían mujeres), para conseguir los materiales y problemas, y para presentar sus propios resultados y trabajos. Al final del período lectivo, presentó un trabajo a Joseph Lagrange para el curso de Análisis, firmado con el nombre de LeBlanc. El trabajo impresionó mucho a Lagrange y al conocer el nombre de su verdadera autora, fue a felicitarla. Todos quedaron impresionados por la brillantez y los trabajos de este supuesto hombre, que resultó ser una mujer autodidacta.

Fue una estrella en el siglo de las luces.

 

 

 

 

Inspirada por la disertación de Karl Gauss sobre la teoría de los números, Sophie empezó a estudiar sola esta rama de la aritmética superior. En 1804 le escribió a Gauss, usando una vez más el nombre de LeBlanc. La respuesta de éste fue alentadora, y Sophie le envió otros ejemplos de su trabajo. Pero Gauss estaba tan ocupado con su trabajo que sólo le contestaba cuando el trabajo se relacionaba con sus propios teoremas.

Sophie Germain hizo importantes contribuciones en dos ramas muy diferentes de las matemáticas, en teoría de números y en problemas propios de las matemáticas aplicadas, que aún hoy están totalmente en boga.

   Algunos de los problemas de teoría de números, que aún tiene aspectos sin resolver, pueden ser comprendidos por personas con poco bagaje matemático.

Comments