Matemáticas‎ > ‎

Relaciones Espaciales y Temporales

Las Relaciones que los niños generen tienen que ver en cómo está situado en el universo, las relaciones temporales como bien dice la palabra, están relacionadas a la noción del tiempo, por ejemplo: ayer-Hoy-mañana, donde transcurre el tiempo y como transcurre, es lo que el niño y niña de 1 a 2 años debe descubrir y trabajar al igual que las relaciones espaciales comprenden un desarrollo cognitivo matemático el cual el niño debe descubrir e interpretar, ejemplo dentro- fuera- arriba- abajo, darle sentido al espacio, ubicar su lugar. Según Ausbel es fundamental que los niños logren desarrollas significados, que le servirán principalmente para su enseñanza-aprendizaje. Para entender relaciones de espacio se debe tener en cuenta que es la geometría, “La Geometría Euclidiana, también conocida como «Métrica», trata del estudio y representación de las longitudes, ángulos, áreas y volúmenes como propiedades que permanecen constantes, cuando las figuras representadas son sometidas a transformaciones rígida”

Se entiende entonces, que las relaciones que el niño logra establecer durante esta primera etapa, genera la construcción de una geometría del objeto respecto a su espacio; es decir, una geometría de carácter singular. No obstante, la no conservación de número, longitud, masa, peso, volumen que caracteriza el pensamiento del niño/niña en esta etapa, limita igualmente la conservación del espacio. Así, la distancia entre dos objetos parece ser menor si se interpone un tercer objeto entre ellos; una subida parece ser más larga que si la recorremos bajando; es posible describir un recorrido de inicio a final, pero no de modo contrario; una distancia puede ser infra o supra valorada; es posible distinguir un estado inicial y uno final en los desplazamientos, pero la limitación de su capacidad infralógica no le permite considerar los puntos intermedios que se han recorrido en el mismo.


En los primeros años, el espacio es como el individuo puede aprenderlo, con la matriz que le imprimen sus esquemas de asimilación de la realidad: es donde se hace, donde se ejerce la acción; el tiempo es tan solo una sucesión poco diferenciada de los acontecimientos rutinarios. Esta cocnstrucción de nociones reviste el carácter de ontogénica, es decir, que la rehace cada individuo para su historia particular. Los niños en estas edades perciben y organizan lo que el desenvolvimiento de sus estructuras cognitivas le permiten, ejemplos de ello son: no saben cuándo será su cumpleaños, piensan que su papá tiene más años que su tío porque es más alto, a los cinco años le interesa saber cómo se llama ese día. ¿Qué indican estas referencias? Que sus nociones son parciales y particularísimas de cada momento evolutivo y no coinciden con el pensamiento adulto. Para el adulto están mejor concebidos tanto el tiempo como el espacio, ya conoce por su vasta experiencia las sucesiones del día y la noche, por qué ocurren, cómo se da el proceso, domina las unidades cronométricas del tiempo, (entiéndase horas, minutos, segundos); en caso de desplazarse hacia algún lugar sabe qué camino tomar para acortar la distancia, tiene dominio de orientación tanto por su propio cuerpo, como por instrumentos que lo faciliten, o por acontecimientos que suceden.

En los niños preescolares son únicamente las acciones motoras directas las que al satisfacer las necesidades exploratorias, brindan las primeras representaciones espaciales que pertenecen a la organización del espacio topológico. "La percepción del tiempo en los niños se forma bastante tarde…Se orientan mejor en aquellos intervalos de tiempo que se relacionan con su actividad diaria" (Petrovski, 1986: 256). En el recién nacido la noción temporal es casi inexistente, el niño no posee al nacer este esquema temporal, sino que paulatinamente va adquiriéndolo a través de su crianza, de las costumbres de su ambiente y del lenguaje.


Comments