Los Números

El origen de los números es muy antiguo y surgió por la necesidad que tenía el hombre de contar. El llegar a escribir los números como ahora lo hacemos no fue nada fácil. En un principio contaban con los dedos, con piedras, haciendo marcas en palos o nudos en una cuerda.
Los sistemas de numeración de las civilizaciones antiguas representaban bien los números pequeños, pero les era muy difícil hacerlo con las grandes cantidad es porque tenían que poner tantos símbolos que era muy poco práctico.
El sistema que nosotros empleamos, Sistema Decimal, fue inventado por los indios y traído a Europa por los árabes. Su gran éxito consistió en introducir el símbolo del cero, que permite con sólo diez símbolos, representar cualquier número por grande que sea.

Sistema De Numeración Decimal

Además del cero, otra innovación muy importante de nuestro sistema de numeración es que cada cifra o dígito tiene un valor según el lugar que ocupa.

Hay que tener muy claro lo que significan los conceptos de Unidad, Decena y Centena, y saber el valor que representan.


Unidad: Primera cifra empezando por la derecha, su valor es la del dígito que ocupa ese lugar.

Decena: Segunda cifra empezando por la derecha. Cada decena son 10 unidades, por tanto, su valor es la del dígito que ocupa ese lugar multiplicado por 10.

Centena:Tercera cifra empezando por la derecha. Cada centena son 100 unidades, por tanto, su valor es la del dígito que ocupa ese lugar multiplicado por 100.


Los números se pueden escribir con cifras o con letras. Para escribirlos con letras tendremos en cuenta los siguientes criterios:



Las unidades se escriben con el nombre del dígito que representan: uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho y nueve.

Las decenas, en general, acaban en -enta: treinta, treinta y dos, sesenta, sesenta y cinco, ochenta, ochenta y cuatro... menos en el caso del diez y delveinte que tienen una escritura irregular:
Diez, once, doce, trece, catorce, quince, dieciséis, diecisiete, dieciocho y    diecinueve.
Veinte, veintiuno, veintidós, veintitrés, veinticuatro, veinticinco, veintiséis,    veintisiete, veintiocho y veintinueve.

Las centenas, en general, acaban en -cientos: doscientos, trescientos, seiscientos... menos en el caso de cinco centenas que se escribe quinientos. Para leer un número con muchos dígtitos, lo primero que haremos será separar grupos de tres cifras, de derecha a izquierda.


Tradicionalmente, lo notación que se sigue para su lectura es la siguiente:
Después del primer grupo ponemos un punto (.) que se lee mil, después del segundo grupo un uno (1) que se lee millones, después del tercer grupo volvemos a poner un punto (.) que se lee mil (serían miles de millones), después del cuarto grupo un dos (2) que se lee billones y así seguiríamos hasta que se terminen todas las cifras. Su valor será:

U de m.mill . C de millón D de millón  U de millón  1 C de mil D de mil U de mil . Centenas Decenas Unidades

El Diccionario panhispánico de dudas dice: "la norma internacional establece que se prescinda del punto para separar los millares, millones, etc. Para facilitar la lectura de los números que tengan más de cuatro cifras se recomienda separar estas mediante espacios por grupos de tres, contando de derecha a izquierda. Esta recomendación no debe aplicarse en documentos contables ni en los escritos en que la separación arriesgue la seguridad."

Ejemplo:

Tradicional:   23 . 215 2 312 . 107 1 640 . 115
Actual:   23  215  312  107  640  115

Se leería:  veintitrés mil doscientos quince billones, trescientos doce mil ciento siete millones, seiscientos cuarenta mil ciento quince.







Comments