Contexto y objetivos

La Dirección de Proyectos es clave para la competitividad empresarial. A nivel global, se enfatiza el papel de la “Economía Basada en Proyectos” (Project Based Economy) y de cómo las empresas deben cambiar sus estructuras hacia la “Organización Basada en Proyectos” (Project Based Organization). En este contexto, la figura profesional del Director/a de Proyectos emerge como un catalizador del cambio hacia la eficiencia y la competitividad empresarial. No en vano, el conjunto de países que ocupan los 15 primeros puestos en competitividad, según el informe del World Economic Forum (2011-2012), coincide prácticamente con la lista de los países con mayor número de Directores de Proyectos que cuentan con algún tipo de Certificación Profesional (como IPMA, PMI, PRINCE2, etc.).

Varios servicios de estudios de prestigiosas entidades financieras y consultoras estiman que para el 2020, alrededor del 25% del valor generado por las compañías se materializará a través de proyectos.Y esto es así, porque un alto porcentaje de actividades que generan nuevo valor para las empresas son proyectos. Basta citar por ejemplo, proyectos de I+D y proyectos de innovación; proyectos de reingeniería y mejora de procesos internos; programas de formación; proyectos para mejorar la calidad de los productos, etc. Y, desde luego, proyectos realizados directamente para un determinado cliente, cuya satisfacción conlleva, además del oportuno retorno económico, la fidelización del mismo. En general, todo cambio en una organización desde una situación inicial existente a otra final deseada es un proyecto, y como tal puede ser gestionado. Podemos afirmar entonces que el “éxito de una empresa depende del éxito en sus proyectos”.

Pero los proyectos no se dirigen solos. Un liderazgo deficiente en la Dirección del Proyecto conlleva los típicos retrasos, sobrecostes y falta de calidad. El dominio de la faceta técnico/tecnológica sobre la que versa un proyecto determinado no garantiza su gestión eficiente, pues las competencias para la gestión del proyecto son diferentes a las de oficina técnica.

Consecuentemente, nuestras empresas necesitan profesionales que asuman el liderazgo y la gestión de los proyectos desde el comienzo hasta su finalización. Deben ser capaces de relacionarse de forma adecuada con el cliente y con todas las partes involucradas en el proyecto. Deben liderar sus equipos de gestión, motivando y alineando los intereses de los diferentes intervinientes hacia el éxito final. Analizar adecuadamente los riesgos (y oportunidades) que afectan al proyecto, y elaborar las estrategias oportunas en cada caso. Profesionales que gestionen adecuadamente los costes y los plazos para que el proyecto concluya dentro de los límites planificados.

La Dirección de Proyectos se está imponiendo como un modelo para agilizar las organizaciones y mejorar su productividad y su competitividad. Tanto las administraciones públicas como las principales compañías globales están inmersas en el proceso de cambio y adopción del Project Management como un nuevo paradigma organizacional, mucho más avanzado que el enfoque basado en procesos de los sistemas de gestión de finales del siglo XX.

Pero en nuestro país, existe una carencia de formación universitaria específica en dirección de proyectos. Si bien es cierto que en los últimos años el número de cursos “cortos” sobre el tema han crecido de forma exponencial, también es verdad que la oferta formativa universitaria de alto nivel es aún escasa. El Magister en Dirección de Proyectos de la Universidad de Valladolid cubre este vacío, proporcionando la formación integral necesaria.

La demanda de directores de proyecto ha crecido en España de forma importante en los últimos años, con una retribución salarial por encima de la media, a igualdad de experiencia y formación. El informe “Infojobs-Esade 2015, Estado del Mercado Laboral en España” sitúa a la figura del director de proyectos en el número 1 del Ranking de profesiones con mejores salarios, por encima de gestor financiero, odontólogo o director de empresa.

 

Objetivos


  • Capacitar profesionalmente a titulados universitarios y profesionales para la dirección y gestión de proyectos.
  • Proporcionar formación general sobre las técnicas de gestión de proyectos y específica sobre las particularidades de los proyectos de construcción, I+D+i, informática, etc.
  • Entrenar a los participantes en las habilidades necesarias para la gestión de proyectos: liderazgo, motivación, dinámica de grupos, etc.
  • Familiarizar a los participantes con las características de las empresas organizadas “por proyectos”.