uno

Ha pasado un día más de clases y al llegar a tu casa te tropiezas con una carta que se asoma por debajo del choapino. La recoges y tiene tu nombre, pero extrañamente no tiene remitente. “¡Una carta certificada!”, piensas. Luego te preguntas quién te le habrá escrito y porque tendrá tu nombre.  Casi sin poder aguantar la curiosidad por abrirla, llegas a tu pieza y comienzas a leer lo que dice en voz alta:

“Soy el alcalde de esta ciudad y con mucha preocupación he visto que nuestro pueblo se encuentra aquejado por distintos problemas, lo que se ha traducido en una pérdida de la alegría de vivir que siempre nos caracterizó. Como es mi deber preocuparme de la felicidad de todos, es que necesito hacer algo para cambiar esta situación, para lo que necesito de tu ayuda, así que sigue mis instrucciones cuidadosamente.”
 
En ese momento te preguntas muchas cosas y distintos pensamientos  llenan tu mente, pero continuas leyendo:
 
 “A medianoche debes dirigirte al antiguo Aeropuerto del Parque donde habrá una Avioneta lista para despegar. Vas a viajar por muchas horas a las tierras donde habitaban las antiguas tribus del Imperio Inca, así que debes ir preparado para el viaje. Tu misión consiste en encontrar la “Fuente de la Felicidad” que antiguamente se usaba y que se ha perdido.  Esta es una tarea muy importante, porque la felicidad de nuestro pueblo depende de ti, así que te pido seas cuidadoso y no cuentes nada de ello”.     

 

 

 

camino al aeropuerto