A ARTE PALEOCRISTIANO





                        
  El arte PALEOCRISTIANO es el nexo de unión entre dos grandes etapas de la cultura y el arte occidental.
Nos referimos a la Antiguedad Clásica y a la Edad Media Cristiana.
                                         

El  arte PALEOCRISTIANO es el estilo artístico que se desarrolla durante los cinco primeros siglos de nuestra era, desde la aparición del cristianismo, durante la dominación romana, hasta la invasión de los pueblos bárbaros, aunque en Oriente tiene su continuación, tras la escisión del Imperio, en el llamado arte bizantino.


 En Occidente, Roma es el centro y símbolo de la cristiandad, por lo que en ella se producen las primeras manifestaciones artísticas de los primitivos cristianos o paleocristianos, recibiendo un gran influjo del arte romano tanto en la arquitectura como en las artes figurativas.

 Lo mismo que la historia del cristianismo en sus primeros momentos, en el arte se distinguen dos etapas, separadas por la promulgación del Edicto de Milán por Constantino en el año 313, otorgando a los cristianos plenos derechos de manifestación pública de sus creencias.  

                                                                                                            
 El arte PALEOCRISTIANO, un arte simbólico.

Los primeros cristianos sufrieron persecuciones. Como no podían expresar libremente su fe, utilizaron símbolos religiosos que pintaban sobre las paredes de cementerios subterraneos, llamados catacumbas y que grababan en las tumbas.


Los primeros cristianos vivían en medio de una sociedad mayoritariamente pagana y hostil.
 Desde la persecución de Nerón (64 después de Cristo) se consideraba que su religión era "una superstición extraña e ilegal". Los paganos desconfiaban de los cristianos y se mantenían a distancia, sospechaban de ellos y los acusaban de los peores delitos.
 Los perseguían, los encarcelaban y los condenaban al destierro o a la muerte.  

Como no podían profesar abiertamente su fe, los cristianos se valían de símbolos que pintaban en los muros de las catacumbas y, con mayor frecuencia, grababan en las lápidas de mármol que cerraban las tumbas. 

  Como a todos los antiguos, a los cristianos les agradaba mucho el simbolismo. Los símbolos expresaban visiblemente su fe. El término "símbolo" se aplica a un signo concreto o a una figura que, de acuerdo con la intención del autor, evoca una idea o una realidad espiritual.

 Los símbolos más importantes son el Buen Pastor, el "orante"... 

 El BUEN PASTOR con la oveja sobre los hombros representa a Cristo salvador y al alma que ha salvado. Este símbolo se encuentra con frecuencia en los frescos, en los relieves de los sarcófagos, en las estatuas, así como grabado sobre las tumbas.

    

EL ORANTE, esta figura, representada con los brazos abiertos, es símbolo del alma que vive ya en la paz divina



     

EL MONOGRAMA DE CRISTO, está formado por dos letras del alfabeto griego: la x (ji) y la p (ro) superpuestas.
Son las dos primeras letras de la palabra griega "CHRISTÓS" (Jristós), es decir, Cristo.
Este monograma, puesto en una tumba, indicaba que el difunto era cristiano




EL PEZ.  En griego se dice "IXTHYS" (Ijzýs). Puestas en vertical, estas letras forman un acróstico: "Iesús Jristós, Zeú Yiós, Sotér" = Jesucristo, Hijo de Dios, Salvador. Acróstico es una palabra griega que significa la primera letra de cada línea o párrafo. Es un símbolo muy difundido de Cristo, emblema y compendio de la fe cristiana. 



LA PALOMA con el ramo en el pico es el símbolo del alma en la paz divina

EL ALFA Y LA OMEGA,  son la primera y la última letra del alfabeto griego.

 Significan que Cristo es el principio y el fin de todas las cosas. 




EL ANCLA.  el símbolo de la salvación, símbolo del alma que ha alcanzado felizmente el puerto de la eterna vida.
 El ancla fue una de los primeros símbolos cristiano que se encuentra comúnmente en las catacumbas romanas como símbolo de la esperanza que tenemos en Cristo más allá de esta vida, y es una justa inscripción para una tumba cristiana.

 El símbolo, sin duda, proviene de este versículo: "Tenemos esta esperanza como un ancla para el alma, firme y seguro. Se entra en el santuario interior detrás de la cortina, cuando Jesús, que fueron antes de nosotros, ha entrado en nuestro nombre. Se ha convertido en un sumo sacerdote para siempre, en el orden de Melquisedec". (Hebreos 6,19-20) 


EL AVE FENIX,  ave mítica de Arabia que, según creían los antiguos, renace de sus cenizas después de un determinado número de siglos, es el símbolo de la resurrección.




    Los símbolos y los frescos son como un Evangelio en miniatura, una síntesis de la fe cristiana.





Vídeo de YouTube