María Luisa Bombal Anthes


Proyecto Bicentenario

(1910-1980)

 ...La mayoría de los estudios literarios destacan su pureza poética y perfecta técnica narrativa, original, tan poderosa que se diría única en las letras hispánicas. Escribe sus relatos situándolos en las horas imprecisas de la realidad y el sueño de la verdad y la ficción artística. En su prosa impresionista palpita una riqueza de sensaciones y estados límites, como el amor, el sexo y la muerte que se prolongan en otra vida posible... (Rodolfo Garcés)

TODO SOBRE Ma LUISA BOMBAL 

 Centro Cultural Ma Luisa Bombal de Viña del Mar   

COMISIÓN "CENTENARIO DE MLB PARA EL BICENTENARIO" (1910-2010) 

Museo Virtual MLB


...He conocido el perfume de tu hombro y desde ese día soy tuya. Te deseo. Me pasaría la vida tendida, esperando que vinieras a apretar contra mi cuerpo tu cuerpo fuerte y conocedor del mío, como si fuera su dueño desde siempre.  Me separo de tu abrazo y todo el día me persigue el recuerdo de cuando me suspendo a tu cuello y suspiro sobre tu boca. Escribo y rompo... María Luisa Bombal, La Última Niebla

 

...María Luisa Bombal es atemporal a su época de vanguardias y su escritura no responde teóricamente a ninguna corriente literaria. María Luisa Bombal, es tremendamente onírica, pero también realista, es trágica, pero en su sentido de tragedia hay una franqueza absoluta. María Luisa Bombal escribe solamente cuando tiene algo que decir, según sus propias palabras, y nada ni nadie puede obligarla a hacerlo ni menos aún imponerle pautas o reglas a sus composiciones. María Luisa Bombal, la Bombal, la Mangosta, la María Piojo, Madame Mérimée o la Abeja de Fuego, como la llamaba cariñosamente Pablo Neruda, es simple y probablemente la narradora más importante que tuvo Chile en el siglo pasado, probablemente también la novelista mujer más audaz y rupturista, a quien se le negó el Premio Nacional de Literatura reiteradas veces antes de que la muerte la traicionara obstruyendo una de sus últimas ilusiones con la que se aferraba a la vida "a través de la profunda solidaridad del vino"... (Cecilia Katunaric N.) 

...Sus obras, breves, inquietantes, llaman a leerlas. "La última niebla", Buenos Aires 1935, con segunda edición en Chile, en 1941; y "La amortajada", Buenos Aires, 1938, también con edición chilena en 1941. Premio Municipal de novela en 1942. Ambas discurren en un mundo fabulosos, irreal, si bien fijadas en realidades inmediatas. Su cuento "El árbol" es luz descriptiva de las emociones del amor integral. Ha llamado la atención el planteamiento de problemas metafísicos: ¿No será la vida en la tierra la continuación de la muerte previa, inicial?. Su respuesta, en términos novelescos, sería, aducen: si primero hubiéramos estado muertos, nuestro paso por la vida en otra tierra sería una segunda experiencia existencial. Por eso, "La amortajada" retrotrae viejas dudas filosóficas: ¿Es posible recordar después de la muerte? Tenía, apenas, 28 años...(Rodolfo Garcés G.)