¿Qué es la MAREV?

Es casi imposible expresar en palabras la gran bendición que significa La Marcha Evangelizadora (MAREV) para quienes trabajan en ella.

"La Marcha no es para contarla, sino para vivirla."
 
 
UN PLAN DE DIOS
MAREV es un plan de Dios. Comienza en el corazón de Dios, se desarrolla en la mente de Dios, se concreta en el tiempo de Dios, según la voluntad de Dios. Se adapta a las necesidades y características particulares de su Iglesia, pues se basa en principios bíblicos universales. Usa métodos y técnicas, pero no depende de ellos sino de Dios, ya que el único especialista en evangelismo, misiones, aviamientos y crecimiento de iglesias es el Espíritu Santo, y es Él quien dirige a MAREV.
 

La venida de Cristo está cerca, no podemos dormirnos. Cada día miles mueren sin Cristo; muchos más morirán sin salvación si no nos levantamos a proclamar la esperanza bienaventurada del Evangelio. Mientras haya un venezolano perdido, debemos trabajar.

¿Cómo vencer el alto índice de criminalidad?
¿Cómo detener el aumento de la inmoralidad en la juventud?
Cómo restaurar al alcohólico y al fármaco-dependiente?
¿Cómo levantar al abatido y atribulado?

Eso no lo logra ningún régimen político, ni la educación; solamente lo logra la transformación que Cristo opera en los corazones. Y MAREV trae a la Patria las respuestas de Dios a todos los problemas nacionales, porque MAREV presenta a Cristo.

UNA ESTRATEGIA
"Estrategia" es el arte de dirigir operaciones militares. MAREV es una estrategia. Comienza con un plan interno pues, en verdad, hay miles de cristianos evangélicos que aman al país y quieren trabajar por la salvación de sus compatriotas, pero sienten temor o se consideran incapacitados para testificar. En MAREV utilizamos métodos sencillos y transferibles para evangelizar y discipular al nuevo creyente. Asimismo, propiciamos un ambiente de consagración y armonía en la iglesia local para recibir grandes cosas de Dios.

UN MOVIMIENTO
MAREV es un Movimiento continuo, que se inicia en su iglesia con pocas personas y crece hasta llenar al país. No es un programa más. No es una campaña más, sino que es más que un programa o una campaña. Tendrá principio, pero no final; pues cada iglesia, dirigida por su pastor, trabajará y ganará muchas almas, y efectuará su propia estrategia marchista, después que el evento haya pasado.
 
Dios tiene grandes cosas para Venezuela. Hay esperanza; podemos salir del foso en el cual nuestros pecados y la idolatría de la Nación nos han sumido. Si nos humillamos, arrepentimos y trabajamos por Cristo, eso será una hermosa realidad.
El Salmo 126, lema de MAREV, lo dice. Plantemos a Jesucristo en el corazón de cada venezolano; hagamos que la primavera del Espíritu Santo descienda sobre nuestra Patria. Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová.
Rev. Enrique J. Montoya.