(9) La marcha de 150.000.000:

los cantos


> leer Canto siguiente

Ir a página de Inicio

 

Sumario de los Cantos:

V

VII

IX

XII

XV

XVIII

XX

XXII

XXIV

XXX

XXXIII

XXXVII

XLII

XLIV

XLVII

XLIX

LIV

LV


La versión digital
de estos cantos
está bajo una licencia de
Creative Commons

 

Enrique Falcón

Ir a página de Inicio


La marcha de 150.000.000
(Eclipsados, 2009)

IX



Esta es la comarca

donde dieron tu cuerpo a la llanura

donde tú, tus caderas

erais agua y volteo de matanzas, mano

meciendo el hambre, tú loca canción.

Dame un nombre con el que acusarte

ahora en que piso por donde la muerte

acecha a la fiera que amanece en tus uñas: [1]

ésta, la comarca

–su furia tierna en los delirios

mientras mojamos tres dedos en la cruz,

flor para el caído y el que permanece

puerta abierta en el lamento y los disparos.

 

         (Miente al filo de los últimos en caer

         invéntame tu historia

         sé de nuevo cal de la miseria

         en ti ésta es la miseria y su desnudo

         roba tú el poema de los carceleros

         invéntame

         agacha la cabeza).

 

/…/

 

lo que aquí ocurrió,

mansamente abierto en lo que después vino

 

que una lumbre chica

partiera de esta tierra con un cuenco en las manos

una enredadera

una luz imposible bramando en nuestra boca

 

que una siega estéril

creciera en estos campos y mi sangre tasada

sacara el viento abierto

que cubren brutalmente las caderas del musgo

 

lo que aquí ocurrió

pasea por mi lengua su secreto de trapo

 

para que se olvide

 

y nadie haga preguntas tras las tumbas del río.

 

—son ciertos sin embargo los relojes parados

en la herrumbre del frío cuando ve la tormenta

cierta la caída  la espera impenetrable

que habita en esta tierra cansada de machetes

 

nadie sabe

qué hubo en las matrices de su niña calmada [2]

qué de las canciones

por qué parte del costado calcular la medida de un hombre

por qué precio los soldados inquietaron nuestro sueño

hasta hacerlo una sangre repleta de ramas—

 

(…esta es la comarca…)

 

lo que aquí ocurrió [3]

pasea en el poema sus secretos de trapo

 

para que se olvide

 

y nadie haga preguntas tras las tumbas del río

 

/…/

 

 

Para salvarnos

para decirnos agua, espera, revolución, sábana vencida

para salvarnos hemos vuelto de la siega

y hemos sido abril, el mes que te rindieron  [4]

abril aullido

abril cansado,

abril de insectos tiernos en mi manta

abril boca

abril lúbrico de los muertitos en pendiente

abril luz

abril posible

abril tripa vértigo y lamento, marea

abril torpe

abril de las estudiantes y el interrogatorio

abril sin

abril pequeño

abril de la tormenta, del pájaro, la estampida

abril de la que muerde sus manitas

abril de la madre loca

abril del hombre con gritos

(no yo):

abril de antes

abril verbo pulgar

abril niño sucio que caes de mi lengua

abril sucio

abril ensuciándome degollación de quiénes

abril en las incursiones de los militares

abril de los perdidos

abril permiso para las masacres en los mapas

abril disparo

abril blanco es tu silencio en las tardes públicas

abril derrota

abril siendo

abril tú (no quiero)

abril de las barricadas, enormes, boreales,

abril del muchacho en hora

abril del que cantaba en mi piel

abril hasta donde tú no has venido

abril lejos

abril instrumento-para-hacer-revueltas

abril calculadas en los nichos de tortura

abril amarte

abril de la espalda caída detengo su flor

abril y

abril y

abril cansarte

abril responde a la sal de los vencidos

abril deforme

abril desecho

abril torcido

abril in

abril inacabado

abril para el proceso

abril para el proceso popular

abril para el proceso popular de los niños tontos,

para los que hemos venido a salvarnos,

para los de nunca y dónde,

agachándonos la cabeza,

                               disparando a la comarca.



[1] acechando a la fiera que amanece en sus uñas es un verso del poeta cubano Frank Abel Dopico (Santa Clara, 1964) en Expediente del asesino.

[2] las matrices: Omaira Fernández y de quien hubo en su vientre. Entre el 1 y el 7 de mayo de 2003 soldados del Batallón Navas Pardo, adscrito a la Brigada XVIII del Ejército Nacional colombiano, entraron en las reservas indígenas de Betoyes, Julieros, Velasqueros, Roqueros, Genareros y Parreros, en el municipio de Tame, departamento de Arauca. El 5 de mayo hombres armados violaron y mataron en Parreros a Omaira Fernández (de 16 años de edad), embarazada, y después le abrieron el vientre. "Ante los ojos de todos la abrieron. Los cuerpos de la muchacha y del bebé fueron lanzados al río", relató una de las fuentes a la que tuvo acceso Amnistía Internacional. En el mismo incidente fueron ejecutados tres indígenas. En la comunidad de Velasqueros tres niñas fueron violadas. Estos homicidios y otros ataques perpetrados por el ejército y los paramilitares en la zona circundante provocaron el desplazamiento de más de 500 personas de las poblaciones de Flor Amarillo y Santo Domingo y de las comunidades indígenas de Betoyes hacia Saravena, en el departamento de Arauca. [Ref: Informe de la Comisión Humanitaria de Verificación –Defensoría Delegada para la Defensa de los Derechos Humanos y Asuntos Étnicos– de la Organización Nacional Indígena de Colombia, 23 de junio de 2003].

[3] lo que aquí ocurrió. Para mediados de los años 90 el “terrorismo de Estado” en Colombia, sirviéndose del paramilitarismo (llamado sicariato, escuadrones de la muerte o cualquiera de los tantos nombres que se le ha dado para ocultar su real rostro) había asesinado y desaparecido a unos 25 mil miembros de la izquierda y personalidades progresistas. Tan sólo al partido Unión Patriótica le asesinaron tres mil militantes, incluidos dos candidatos a la presidencia, casi todos sus alcaldes, ediles y parlamentarios, por lo cual el Estado colombiano está reclamado en Naciones Unidas por genocidio político. La organización Human Rights Watch, en su informe de 1996, demuestra que, con ayuda de la CIA y el Pentágono, se reorganizaron “los sistemas de inteligencia que desembocaron en la creación de redes asesinas que identifican y matan a civiles sospechosos de ayudar a las guerrillas” (HRW: Colombia’s Killer Networks, Washington, 1996).

[4] Abril. Abril, 1 (1983): asesinato en Colombia de Ernesto Parra. Abril, 2 (1962): asesinato del líder campesino brasileño Juan Pedro, en manos de la policía de Joao Pessoa. Abril, 3 (1976): asesinato en Argentina del pastor protestante Víctor Bionchenko. Abril, 4 (1985): asesinato en El Salvador de Rosario Godoy. Abril, 5 (1989): asesinato de María Cristina Gómez, líder de organizaciones populares salvadoreñas y maestra en el Colegio Bautista de San Salvador. Abril, 6 (1979): asesinato, a sus 36 años, del sacerdote de la liberación Hugo Echegaray, en Perú. Abril, 7 (1997): asesinato en México de Cinthia Rocío Acosta, de 10 años de edad. Abril, 8 (1977): asesinato del sacerdote Carlos Bustos, en Buenos Aires. Abril, 9 (2005): asesinato de Jane Boakye, de cinco años de edad, a manos del ejército de Costa de Marfil. Abril, 10 (1985): asesinato del estudiante chileno Óscar Fuentes. Abril, 11 (1986): asesinato en Bogotá de Antonio Hernández. Abril, 12 (2000): asesinato en Colombia de Jesús María Cuellar, miembro del Sindicato de Profesores de Caqueta. Abril, 13 (2005): asesinato de Alishí Rusmánov, profesor de la universidad islámica de Kazán, a manos de fuerzas policiales rusas. Abril, 14 (2004): asesinato de Carlos Alberto Chicaiza, sindicalista colombiano de la Sintraemsirva. Abril, 15 (1993): asesinato en Bolivia de José Barbero, sacerdote. Abril, 16 (1998): asesinato del educador y periodista colombiano Nelson Carvajal. Abril, 17 (1998): asesinato en El Salvador de César Humberto López, presidente de la Fraternidad Ecuménica por la Paz. Abril, 18 (1998): asesinato de Eduardo Umaña, abogado defensor de los derechos populares en Colombia. Abril, 19 (1999): asesinato en Kosovo de Sedriu Krasniqi. Abril, 20 (1980): asesinato en Honduras de William Arsenault, sacerdote. Abril, 21 (1997): asesinato en Brasilia de Gaudino dos Santos, lider indígena patxó. Abril, 22 (1990): asesinato de Paulo y José Canuto, hijos del líder sindical brasileño Joao Canuto, en Pará. Abril, 23 (1999): asesinato de Manuel Salvador Avila, presidente de la seccional de Puerto Wilches del Sindicato Nacional de Trabajadores del Agro y miembro del Programa de Desarrollo y Paz para el Magdalena Medio, Colombia. Abril, 24 (2005): asesinato en Colombia de Stivenson Torres, miembro de la Corporación Regional para la Defensa de los Derechos Humanos. Abril, 25 (1996): asesinato en Guatemala del periodista Julio René Lemus. Abril, 26 (1998): asesinato en Guatemala de Mons. Gerardi, arzobispo. Abril, 27 (2006): asesinato en Colombia de Liliana Gaviria Trujillo. Abril, 28 (1985): asesinato de la religiosa brasileña Cleusa Carolina Coelho. Abril, 29 (1991): asesinato en Guatemala del religioso marista Moisés Cisneros Rodríguez. Abril, 30 (1982): asesinato en Chile del obispo de los pobres Mons. Enrique Alvear.


> leer Canto siguiente