4. La No-existencia



Lección 2 Addenda 1

El Sufrimiento: La No Existencia



 En la segunda Noble Verdad se dice:


"La segunda Noble Verdad es el origen de dukkha: el deseo o "sed de vivir" acompañado de todas las pasiones y apegos. Ésta, oh monjes, es la Noble Verdad del Origen del Sufrimiento. Es el deseo que produce nuevos renacimientos, que acompañado con  placer y pasión encuentra siempre nuevo deleite, ahora aquí, ahora allí. Es decir, el deseo de placeres sensuales, el deseo de existencia y el deseo de no existencia."


El deseo de existencia es fácil de entender, pero ¿qué es el deseo de no existencia?

En un nivel mundano, podemos explicarlo como el deseo de no vivir con identidad y sufrimiento. Esto es un peligro en una persona despertada, porque si sigue esta espina de identidad (el despertar no es la perfección o iluminación) en una forma que niegue la naturalidad de ser un bodhisattva, transforma al despertado en un ermitaño que vive en el estado de no mente… Entonces es como una droga de no mente, a la que alguien puede hacerse adicto exactamente igual que a la idea de seguir con su mente y apego a la existencia.

La comprensión al nivel más trascendental es más sutil… Hay una fuerza de la vida que impulsa la continuidad de la conciencia… es posible apegarse a esta fuerza de la vida...también es posible eliminar este apego y el apego a la fuerza de la vida sin contaminación de las discriminaciones de la identidad mundana.

Esto puede ser así para un arahat. Pero si entras en el camino trascendental, eventualmente destruyes la dualidad. Entonces no existe la fuerza de la vida conocida y experimentada así y tampoco existe la ausencia de la fuerza de la vida… Sólo hay lo que es, la vida sin esfuerzo conocido... no hay apego ni no apego.

 

La fuerza de la vida es por la supervivencia de la especie. 

En algunos animales, es la supervivencia del individuo sin consciencia de esto, pero completamente en armonía con la supervivencia de la especie. 

En un segundo nivel, está la supervivencia de los críos, sin la consciencia de esto. 

En un tercer nivel está también la supervivencia de los miembros del grupo, sin consciencia de esto.

El cuarto nivel, únicamente del ser humano, es la supervivencia de uno mismo, de los críos (todos los críos), de la tribu, y del ambiente que soporta la vida. Si lo haces con la mente, todo esto se hace consciente cuando haces una introspección de las acciones después.

Desafortunadamente, la mayoría de los intentos de proteger a los animales y al medio ambiente, nobles en términos de la sociedad y de la moralidad, también son un producto de la mente cuya raíz se puede descubrir en el interés propio mental. Sólo cuando todo está completamente natural y no conciente (no hecho con la mente) es el ser humano realmente en contacto y unificado con toda la naturaleza.

Se puede ver la diferencia entre el estado consciente de la fuerza de la vida y el estado no conciente de la fuerza de la vida en la contemplación.



Comments