Inicio‎ > ‎APRENDE LATÍN online‎ > ‎

1ª Lección: Alfabeto, pronunciación, acento

publicado a la‎(s)‎ 24 may. 2011 8:50 por Pedro León   [ actualizado el 21 sept. 2014 22:47 ]


EL ALFABETO LATINO :


Se formó a partir del alfabeto griego y en su etapa más desarrollada contenía las siguientes letras:

A B C D E F G H I (J) (K) L M N O P Q R S T U V X (Y) (Z)

Como vemos es muy similar al nuestro con la siguientes excepciones:

    * En su alfabeto no existen las letras: Ñ , W (aunque en época medieval aparecen nombres con W).

    * Tampoco existen las letras CH, LL, (también en castellano, desde el 2009, han dejado de ser letras independientes) aunque existen palabras como chaos, chorus, puella, etc.

    * La J es un derivado tardío (s. XVI) de la I : en general se debe evitar pero se encontrará muchas ediciones antiguas en que aparecen palabras como "objectus", "Trajanus", "Julius", en vez de obiectus, Traianus, Iulius, etc. En latín eclesiástico tampoco se usa actualmente; entonces no es "Jesus", "Joannis" sino Iesus, Ioannis, etc.

    * La V originalmente representaba la vocal U y la consonante V, usándose la primera como minúscula y la otra como mayúscula. Al igual que la J, la distinción entre U y V se introdujo en el s. XVI. Actualmente es común distinguirlas en latín eclesiástico, mientras que se evita en ediciones científicas de clásicos o autores medievales. Por eso verás escribir VVLNVSuulnus en lugar de vulnus, etc. Aquí por comodidad del principiante siempre las distingo, aunque en el blog encontrarás textos en que no las distingo.

    * K, Y, Z, se usaron muy poco y para escribir palabras extranjeras como Kalendae, Zephyrus.


LA PRONUNCIACIÓN DEL LATÍN :

Siendo una lengua que abarcó un vasto territorio durante varios siglos, es indudable que su pronunciación no fue absolutamente uniforme en todas partes y en todas las regiones, incluso en Roma misma siempre debió existir una fractura entre el latín de las clases cultas y el del vulgo (pensemos en la diversidad que existe en el inglés o el castellano actual, a pesar que son lenguas con normas definidas y que la gente aprende en las escuelas). Actualmente los estudiosos opinan que junto al llamado "latín clásico", hablado por las clases cultas y usado mayoritariamente en los textos escritos (sobre todo entre el s. I a. C. y el s. II d. C.), siempre existieron otras variantes de "latín vulgar", tanto en Italia como en las distintas provincias del Imperio Romano.

Después de la caída del Imperio Romano de Occidente, los pueblos bárbaros mezclaron sus costumbres y su lengua con la de los pobladores latinos, pero como los bárbaros no poseían escritura, el latín "clásico" (aunque sin el brillo de antes) conservó su preeminencia en el plano cultural y administrativo. Con el paso de los siglos, por un lado las distintas variedades regionales del latín "vulgar" fueron convirtiéndose en las actuales lenguas romances (francés, italiano, castellano, portugués, etc.), mientras que por otro lado el uso del latín se fue restringiendo, de modo que en la Alta Edad Media era escrita y hablada solo por una élite (eclesiásticos, diplomáticos, maestros universitarios), introduciéndose muchas deformaciones tanto en la lengua escrita como hablada. Fue a partir del Humanismo que empezó el esfuerzo por volver a la genuina escritura y pronunciación (suponiendo que hubo una). 

Actualmente la corriente filológica mayoritaria, con argumentos muy razonables pero no siempre definitivos, pretende haber “restablecido” la correcta pronunciación de la edad dorada de la lengua latina (s. I a.C. - s. II d.C.). Por otro lado, muy arraigada y difundida, se halla la pronunciación llamada "moderna" o “eclesiástica", conservada hasta hoy básicamente en la liturgia y algunas prácticas oficiales y jurídicas de la Iglesia católica y que toma algunos de sus rasgos peculiares de la pronunciación romana tardía y medieval (s. III - s. XI).

Naturalmente el tema de la pronunciación es indiferente para la traducción de textos. A mi juicio podemos usar cualquiera de las dos pronunciaciones, prefiriendo el primero para textos clásicos y el segundo para los medievales y litúrgicos. Sin duda la más sencilla para el estudiante de lengua castellana, que empieza desde cero, es la pronunciación eclesiástica, más cercana a las lenguas romances.

Las diferencias entre ambas se hallan en los siguientes casos :


Pronunciación "restituta"

Pronunciación "moderna"

AE

ai

rosae= /ro-sai/

e

rosae= /ro-se/

OE

oi

foedus = /foi-dus/

e

foedus= /fe-dus/

CE

CAE

COE

ke

kai

koi

decem= /de-kem/

caelum= /kai-lum/

coetus= /koi-tus/

che

che

che

decem= /de-chem/

caelum= /che-lum/

coetus= /che-tus/

CI

ki

circus= /kir-kus/

chi

circus= /chir-kus/

GE

GAE

gue

gai

leges= /le-gues/

quadrigae= /cua-dri-gai/

ye

ye

leges= /le-yes/

quadrigae= /cua-dri-ye/

GI

gui

legio= /le-guio/

yi

legio= /le-yio/

GN

gn

regnum= /reg-num/

ñ

regnum= /re-ñum/

H

j

homo= /jo-mo/

muda

homo= /o-mo/

R entre vocales

rr

feriatus= /fe-rria-tus/

r

feriatus= /fe-ria-tus/

SCE

SCI

s-ke

s-ki

scelus= /s-ke-lus/

scienter= /s-kien-ter/

she

shi

scelus= /she-lus/

scienter= /shien-ter/

TH

th inglés

thalamus= /thá-la-mus/

t

thalamus= /tá-la-mus/

TI entre vocales

t


malitia= /ma-li-tia/

ds

malitia= /ma-lid-sia/

Pero si la i es larga: /to-ti-us/

TI + vocal

t

lectio= /lec-tio/

s

lectio= /lec-sio/

No se aplica si precede s, t, x.

V + vocal

u

vale= /ua-le/

v

vale= /va-le/

Y

ü

gyrus= /gü-rus/

i

gyrus= /yi-rus/


Puedes oír la pronunciación de esta tabla aquí:
Pronunciación clásica o "restituta" : http://www.goear.com/pronunciacion-clasica
Pronunciación eclesiástica o moderna : http://www.goear.com/pronunciacion-moderna

[Si tienes el procesador de textos de Microsoft Works puedes descargarte la tabla de pronunciación con archivos de audio con el enlace al final de esta página]

También se debe tener en cuenta que :

QUA, QUE, QUI, QUO, QUU = /cua/, /cue/, /cui/, /cuo/, /cu-u/: quinque = /cuin-cue/.

BB, CC, LL, MM, RR, TT, SS, etc se pronuncian por separado: puella = /puel-la/; committo= /com-mit-to/; curriculum= /cur-rrí-cu-lum/.

CH= como /k/ : chimera = /ki-me-ra/; chaos = /ka-os/; pulcher= /pul-ker/.

I (o J) inicial + vocal = consonante /y/: ianua= /ya-nua/; Iesus= /Ye-sus/; Iuno= /Yu-no/.

I (o J) entre vocales = consonante /y/: maior= /ma-yor/; cuius= /cu-yus/.

PH = como /f/ : philosophus = /fi-ló-so-fus/; phantasma= /fan-tas-ma/.

Los diptongos son vocales pronunciadas en rápida sucesión de modo que formen una sola sílaba. En latín, además de ae y oe (ver tabla), tenemos : au, ei, eu, ui que se pronuncian como en castellano.


REGLAS DE ACENTUACIÓN :

En latín no existe el acento gráfico, por lo cual para saber cómo pronunciar una palabra debemos seguir las siguientes reglas:

* No existen palabras agudas (excepto los monosílabos y palabras truncadas como adduc).

* Todas las palabras bisílabas son graves: amor, dolor, reddo, sumus.

* Las palabras de más de 2 sílabas llevan el acento:

a) en la penúltima, si esa sílaba es larga : regina, honestus, amavi

b) en la antepenúltima, si la penúltima sílaba es breve: prominens, miserus.

Los diccionarios suelen tener indicaciones para determinar si una sílaba es larga o corta.

La medida de las vocales: Aunque en la pronunciación "moderna" no suele distinguirse entre sílabas breves y largas, sin embargo la cantidad de las vocales es esencial para la métrica latina, pues su poesía no se basa en el número de sílabas sino en la alternancia entre sílabas largas y breves. Además es útil para distinguir palabras de idéntica escritura, como populus, que con o breve es "pueblo" y con o larga es "álamo", o como rosa, que con a breve indica nominativo (la rosa) y con a larga indica ablativo (con la rosa). De todos modos el principiante, aunque debe tomar nota de esto, no debe obsesionarse mucho en este punto, que sólo es realmente esencial en el estudio de la poesía latina.


LAS DECLINACIONES :

Lo primero que tenemos que notar es que los sustantivos latinos están sometidos a diversas "declinaciones". Mientras que en castellano los sustantivos sólo varían entre singular y plural (mujer/mujeres) pero no cambian sea cual sea la posición que ocupen en la frase, en cambio en latín eso sí ocurre. Por ejemplo comparemos estas frases en castellano y latín:
el soldado mató al senador / el senador mató al soldado.
miles occidit senatorem / senator occidit militem.

Vemos como en latín el mismo sustantivo varía según se trate de sujeto (miles/senator) o complemento directo (militem/senatorem). Por lo tanto sería incorrecto escribir:

"miles occidit senator".

Solo el alemán es la única de las grandes lenguas modernas que mantiene la declinación de sustantivos y adjetivos.
 

Elementos que rige:

Podemos dividir en tres grandes grupos los elementos sometidos a las declinaciones:
1) Los sustantivos y nombres propios: natura, deus, Roma, Augustus, Adonis.
2) Los diferentes tipos de adjetivos y pronombres: bonus, secundus, qui, quantus, nos.
3) Formas verbales como el participio, gerundio, gerundivo y supino: scribendo, legendi, amatus.
 

Los casos:

Los sustantivos y adjetivos latinos suelen tener una raíz invariable y son las terminaciones las que están sometidas a las declinaciones. Las declinaciones latinas reconocen los siguientes casos:
 
Nominativo: se usa para el sujeto de la oración: Julio camina
Genitivo: para indicar la relación de posesión con respecto a otro: la casa de Julio.
Acusativo: para indicar el complemento directo: amaba a Julio.
Dativo: se usa para indicar el complemento indirecto: entregó un regalo para Julio.
Ablativo: para todos los complementos circunstanciales: ella estaba con Julio.
Vocativo: cuando es exclamativo: tú, oh Julio, lograste la victoria.
 
También hay que tener en cuenta:
a) Cuando se usa un verbo copulativo (como el verbo "ser") ese tipo de oración no lleva complemento directo sino predicado nominal : la rosa es roja. Esto que en castellano casi no se detecta, en latín debe distinguirse bien porque el complemento directo va en acusativo y el predicado nominal siempre va en nominativo.
 
b) Los verbos intransitivos (como su nombre lo indica) tampoco llevan complemento directo y por supuesto tampoco predicado nominal, por ejemplo "yo vivo", "tú vas". Los verbos transitivos pueden llevar, y normalmente llevan, complemento directo, por ejemplo "él lee un libro". Los diccionarios siempre señalan si un verbo es transitivo o no.
 
c) La aposición es un recurso literario que consiste en colocar uno o más sustantivos (también pueden ir adjetivos) para explicar otro sustantivo : "Roma, capital del imperio occidental, estaba indefensa ....etc". La aposición es muy frecuente en el sujeto, pero puede aparecer en otros partes de la oración: "los bárbaros amenazaban Roma, capital del imperio occidental" : en este caso Roma es el complemento directo. Esto es importante en latín porque la aposición siempre concuerda con el caso del sustantivo al que se refiere: en el primer caso irá en nominativo (porque concuerda con el sujeto) y en el segundo irá en acusativo (porque concuerda con el complemento directo).
 
d) El genitivo generalmente aparece en relación a otro sustantivo (pero también puede referirse a adjetivos y verbos) y puede estar como complemento en cualquier parte de la oración: "la madre de Julio entregó una carta de Mario al siervo de Augusto".
 
e) Acusativo, dativo y ablativo tienen variados usos cuando se combinan con preposiciones y ciertos verbos, pero eso lo estudiaremos más adelante.
 
f) Algunas pocas palabras latinas reconocen un 7º caso: el locativo, para indicar la acción donde transcurre la acción del verbo. Eso ocurre en domus (domi : en casa), rus (ruri: en el campo), Roma (Romae: en Roma), etc.
 
f) Los adjetivos siempre concuerdan en caso, género y número con el sustantivo que califican.


 
Aprende latín online por Pedro E. León Mescua se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en magisterpedro@gmail.com.
ĉ
Pedro León,
23 may. 2013 8:10
Ċ
Pedro León,
28 ago. 2014 4:36
Comments