*NODO NORTE EN LIBRA, NODO SUR EN ARIES*.

    NODO NORTE EN LIBRA, NODO SUR EN ARIES

Desde el 22/03/2014 a las 14:15 GMT,  Hasta el 10/10/2015 a las 01:50 GMT


                                              Nodo Norte                          Nodo Sur


      “Nodos Lunares”, o sea, aquellos puntos en el firmamento, donde la órbita de la Luna alrededor de la Tierra, intersecta con la órbita de la Tierra alrededor del Sol. No son planetas ni cuerpos celestes, son puntos, coordenadas.

 

    Su movimiento es retrógrado a razón de 3' aproximado de arco por día. El eje nodal se mueve hacia atrás: desde  Aries/Libra en dirección a Piscis/Virgo, de aquí a Acuario/Leo etc., tardando unos 18.5 años, aproximadamente, en atravesar los doce signos.



      Los nodos Norte y Sur, entrarán respectivamente  en Libra y Aries, el 22/3/2014 (14:15 GMT) y estarán en "la balanza" hasta el 10/10/2015 (01:50 GMT).

       El Nodo lunar ascendente se denomina también Nodo lunar norte, o Cabeza del dragón, mientras que el Nodo lunar descendente se denomina Nodo lunar sur, o Cola del dragón. En la astrología india reciben los nombres de Rahu y Ketu. 






     Dice D. Vicente Casannya:

       <<El Nodo Norte de la Luna (cabeza de dragón) y el Nodo Sur de la Luna (cola de dragón) son dos puntos espaciales, no físicos, es decir, sin materia y sin masa, que representan los puntos en los que la órbita de la Luna cruza con la órbita de la Tierra. Estos puntos recorren el Zodíaco entero en poco más de 18 años. Los dos Nodos lunares siempre están opuestos, por lo que no ocupan un signo, sino un eje de dos signos opuestos.

       Se ha discutido mucho sobre la influencia de los Nodos y a estas alturas es evidente que influyen poderosamente en el temperamento y carácter del individuo. Son importantes los lugares que ocupan en la carta astral natal, sobre todo si están conjuntos a puntos destacados o planetas, pero también sus movimientos o tránsitos son muy significativos y aportan mucha información para el desarrollo espiritual. Su ubicación en la carta astral natal señalan un eje fundamental en el debe y el haber espiritual del nativo, mientras que sus tránsitos ponen el dedo en la llaga sobre aspectos de transformación de ese momento para esa persona.

       Los Nodos lunares funcionan como una balanza que debemos procurar equilibrar con nuestras actitudes. El Nodo Sur (descendente) representa las tendencias por exceso que traemos a este mundo y, en consecuencia, que debemos tratar de controlar, mientras que el Nodo Norte (ascendente) indica aspectos que tenemos carencias y, por tanto, debemos hacer algo para alcanzar o potenciar. Es de este modo como logramos el equilibrio que cada uno trae a este mundo como misión kármica. De algún modo, todo eso nos viene del pasado, llámese ese pasado anteriores encarnaciones, genética, educación, pautas adquiridas… Lo importante con los Nodos es qué estamos dispuestos a hacer para tener una vida más equilibrada en todos los sentidos, empezando por el espiritual. En cierto modo, a los Nodos lunares se les puede considerar como una brújula que nos indica el camino para la evolución personal y también el de la sociedad en su conjunto.

       Esta balanza, además, debe ser constantemente revisada o puesta a punto, ya que, si no hacemos nada en un sentido consciente o de trabajo personal, tiende naturalmente al desequilibrio. ¿De qué nos advierte el Nodo Sur ¿Qué nos exige el Nodo Norte? Este tipo de preguntas debemos formulárnoslas periódicamente y actuar en consecuencia>>.


 Howard Sasportas sobre los Nodos Lunares en su libro “Las 12 Casas”:

       Todos los meses la Luna describe un círculo alrededor de la Tierra, atravesando 2 veces el plano de la eclíptica: una vez cuando asciende de Sur a Norte, y después, dos semanas más tarde, cuando desciende de Norte a Sur del lado opuesto del zodiaco. El punto ascendente es el Nodo Norte o “Cabeza de Dragón” y el punto descendente es el Nodo Sur o “Cola de Dragón”.


                                                        Artemisa-Diosa de la Luna

       Dado que se producen cuando la Luna cruza el sendero aparente del Sol alrededor de la Tierra, los nodos de la Luna relacionan, en un sentido simbólico, al Sol, la Luna y la Tierra. Entendidas de esta manera, las casas que están señaladas por el eje nodal indican las esferas de la vida donde podríamos tener éxito en nuestro intento de integrar y fundir, en le seno de la personalidad, los principios complementarios de la Luna y el Sol.

       La Luna representa la tendencia regresiva que nos tironea hacia el pasado. Las experiencias pasadas condicionan nuestras expectativas y nuestro comportamiento para el resto de la vida. Si de niños sólo contábamos con la total atención materna cuando nos poníamos enfermos, en la conciencia pudo quedar grabada la perdurable impresión de que la manera de que lo atiendan a uno es estar enfermo. Y más adelante, es probable que instintivamente nos enfermemos cuando lo que necesitamos es que nos presten atención.

       “La casa ocupada por el Nodo Sur de la Luna es una esfera en la cual, para bien o para mal, actuamos instintivamente como hábito”.

       Como complemento del principio de la Luna, el Sol representa al héroe. El héroe no se deja, necesariamente, seducir por la diosa lunar. El Sol es el proponente de la voluntad, el “órgano del futuro”, en tanto que la Luna se pone del lado de la memoria: “es el órgano del pasado”.

                                                       Apolo-Dios del Sol


       La voluntad sugiere resolución y determinación, hace pensar en un comportamiento autogenerado antes que reactivo. El Sol, resistiéndose a la atracción del pasado, tiene el poder de provocar cambios, de poner en práctica opciones y de inagurar en forma espontánea una serie de acciones sucesivas. Mientras que la Luna está a merced de sentimientos e instintos, el Sol opta por crear la situación como le parece adecuado, guiándose por la dirección que él quiere seguir.

       “La casa en donde está emplazado el Nodo Norte de la Luna nos exige que ejercitemos el heróico principio solar”.

       Este sector de la vida es un ámbito de la experiencia nuevo, que lleva el sello de lo que hemos de explorar y conquistar. Al cultivarnos en ese campo, traemos a primer plano potencialidades aún no ejercitadas, y aumentamos nuestro repertorio de habilidades. Al atender a este dominio, nos ofrecemos a nosotros mismos experiencias nuevas y generamos nuevas posibilidades. La lucha por un mayor dominio y una mayor expansión en ese aspecto de la vida inspira un profundo sentimiento de finalidad y dirección.

       Cabe establecer una analogía entre ambos nodos lunares y el cerebro humano. Una parte del cerebro almacena lo que es innato e instintivo, lo que sirve para mantener el organismo. Sin embargo, hay otra- la corteza cerebral- que constituye una adquisición evolutiva más reciente. La función de la corteza no es el mantenimiento de la vida: es posible extirparla sin que procesos vitales como el funcionamiento del corazón y de los pulmones, la digestión y el metabolismo se interrumpan. La corteza sirve a un propósito diferente y, sin embargo, muy importante: gobierna todas las capacidades psicológicas superiores de los seres humanos, tales como el pensamiento, la imaginación y la organización de la experiencia. Con el desarrollo de la corteza cerebral ya no estamos limitados a enfrentarnos con la vida de manera instintiva y estereotipada, sino que hemos ganado la capacidad de autorreflejarnos. La corteza nos permite tener conciencia de que somos conscientes. Ahora podemos imaginar posibilidades diferentes y escoger opciones que nos permitan lograr, entre ellas la deseada. Parecería que el Nodo Sur correspondiese a la parte instintiva del cerebro, en tanto que el Norte estuviera relacionado con la corteza cerebral.

       Para abrir la puerta de la casa del Nodo Norte, primero tenemos que vencer la tendencia a demorarnos demasiado en el terreno de la vida o en la manera de ser que sugiere el emplazamiento opuesto, la casa del Nodo Sur, que es el reino de las capacidades ya cultivadas.  Como la Diosa Lunar, a esa esfera nos sentimos atraídos instintivamente y por el hábito. Nos sirve como una especie de lugar de descanso, un sector de la vida donde podemos metabolizar la experiencia y recargar las baterías antes de aventurarnos en territorio nuevo y desconocido. Muchas de las capacidades y pautas del emplazamiento del Nodo Sur, son indudablemente preciosas, y en modo alguno han de ser descartadas y ni descuidadas. Pero es probable que alguna de estas tendencias haya sobrevivido a su utilidad, y que la persona la siga, simplemente, porque es lo que le resulta más fácil de hacer. La puerta de la casa del Nodo Sur se abre con facilidad, y es posible que inconscientemente nos escapemos hacia ese dominio para evitarnos el esfuerzo de crecer en otras direcciones. Entrar en la casa del Nodo Norte exige algo más: lo que hace girar la llave es el ejercicio de la voluntad, y el esfuerzo de elegir. Los perezosos no pasan más allá del umbral.

       Las casas que el eje nodal pone en contacto proporcionan los campos de experiencia que pueden alertarnos ante el conflicto arquetípico entre el comportamiento habitual inconsciente (La Luna) y la elección consciente (El Sol). El Nodo Sur representa lo que estaba ya empacado en la maleta cuando se inició el viaje. Lo tenemos todo a nuestra disposición. El Nodo Norte apunta a las nuevas adquisiciones y riquezas que podemos comprar a lo largo del camino, siempre que estemos dispuestos a pagar el precio y a hacer el esfuerzo de buscarlas. Pero entre las esferas del Nodo Norte y el Nodo Sur no tiene porque plantearse una alternativa excluyente. Cultivar la una y la otra no sólo es posible, sino hasta recomendable a quedarse con la una o la otra. Pero si se cultiva en exceso el campo de la experiencia asociado con el nodo sur, a expensas del lado Norte, el crecimiento se demora y no vamos recogiendo nada nuevo a lo largo del camino.



Los Nodos Lunares

Nodo Sur
Nodo Sur
Nodo Norte
Nodo Norte


       Tikún es una palabra hebrea que significa corrección o reparación de nuestra alma. El concepto cabalístico del Tikún revela el tipo de decisiones que tomamos en vidas pasadas y las que deberíamos tomar en esta vida.

       Al entender nuestro Tikún personal podemos:

- Identificar nuestras debilidades del pasado.
- Reconocer el equipaje que traemos de vidas previas.
- Evitar los obstáculos y desvíos que retrasan nuestro progreso hacia la Luz.
- Sobreponernos a nuestros miedos más profundos.
- Lograr ser "todo lo que podemos llegar a ser" en el sentido más profundo.

     Si no tomamos en cuenta nuestro punto de corrección estamos condenados a ser empujados y arrastrados por la vida de un lado a otros según las posiciones de nuestras estrellas. Nuestro Tikún nos muestras cual es el camino, el trabajo que necesitamos hacer con nosotros mismos.

       Cada vez que no logramos resistirnos a nuestro comportamiento reactivo, tenemos que corregirlo en algún momento futuro. Este concepto de corrección se llama Tikún. Podemos tener un tikún con el dinero, las personas, la salud, la amistad o las relaciones. Pasar por la vida siendo "buenas personas" no es suficiente. El secreto de nuestras vidas es cambiar nuestros propios patrones negativos que conforman nuestro Tikún.

        Aquello que te resulta incómodo para ti es parte de tu tikún. Todo lo que es incómodo para ti es parte de tu Tikún. Todas las personas de tu vida que te molestan y te irritan forman parte de tu Tikún (corrección espiritual). Si te resulta difícil hablar por ti mismo, eso forma parte de tu Tikún. Si parece que te resulta imposible pagar tus deudas, eso es parte de tu Tikún. Si te resulta difícil controlar tus pensamientos negativos, eso es parte de tu Tikún. 

      Al entender esto, no puedes seguir siendo una víctima. Ya no puedes lamentarte por las dificultades, la infancia complicada, el desequilibrio químico, o cualquier otra circunstancia difícil a la que te enfrentes. Estas situaciones, por muy abrumadoras que parezcan, están ahí simplemente para atraer la Luz eterna de la plenitud a tu vida. Pero primero hay una situación de Tikún que requiere ser corregida. 

       En la carta natal, el Tikún recibe el nombre de Nodo Lunar. Esto se refiere a la Luna, que en Kabbalah es muy importante porque representa el deseo de recibir.

       El Nodo Lunar está constituido por dos polos diametralmente opuestos, que Juntos son la clave de la realización personal:

El Nodo Sur y el Nodo Norte

Nodo Sur
Nodo Sur
Carta natal
Nodo Norte
Nodo Norte

- El Nodo Sur describe el equipaje que traemos de vidas pasadas.
- El Nodo Norte describe el camino a la corrección que debemos tomar en la vida actual.

       Todo buen navegante sabe que la posición de las estrellas nos revela dónde estamos. Más importante aún, la Kabbalah nos enseña que las estrellas también nos muestran de donde venimos y como llegar a donde vamos. Del Nodo Sur fluye el pasado, y del Nodo Norte significa el camino hacia el futuro. Ambos semejan una brújula que alinea su aguja con los polos del alma y nos permite hacer de nuestra presente encarnación una arcilla maleable para moldear el futuro.

Significado del Tikún en Libra
Libra

       Para los que tienen esta posición, se amerita una encarnación previa, distinguida por la propia confianza en un@ mism@, pero esta alta opinión propia, lleva a muchas desilusiones. También hay un gran despliegue de energía, dirigida a la concentración en un@ mism@ y una vivencia de agitación casi permanente. Aunque haya trabajo,  cuesta mucho construir algo realmente sólido. Se reacciona de manera exagerada ante los fracasos, se toman actitudes agresivas y a menudo se lucha contra los problemas con una mentalidad muy estrecha. Esto ocasiona una frustración muy profunda, que  da lugar a una agresividad que confunde a quienes te rodean.

       Un Tikún en Libra, dirige hacia el sacrificio en su definición más noble. Para liberarse de la frustración se hace necesario recorrer el camino de la devoción hacia una causa más allá de un@ mismo.

       En el pasado, el propio ego  coloca dentro de un círculo limitado de amigos, lo  que restringe las oportunidades para compartir. Ser parte de un grupo de amistades, ayudará a recobrar el equilibrio. Como parte de un equipo habrá que tener en cuenta lo que los demás dicen y aceptar la posibilidad de que sus opiniones sean válidas. Esto suavizará la personalidad y  ayudará a dominar la propia ira.

       Cuando se comprende que el éxito del grupo es más importante que el propio, la verdadera felicidad está al alcance de la mano. Mediante esta clase de renuncia al egoísmo, además de actuar   correctamente, se ubica un@ en la paz interna.

       El Tikún en Libra es una de las correcciones más difíciles, porque implica anular el propio orgullo de esta vida para corregir los errores de la vida previa. El comportamiento antisocial que tensó las relaciones, e hizo sufrir crisis emocionales. En esta posición, no ha habido  relaciones duraderas. El matrimonio  brinda la mejor oportunidad para hacerlo. A través del matrimonio se recibe la oportunidad de comprender el verdadero significado de compartir y se obtendrá además,  fortaleza interna para amar a alguien sin egoísmo. El convertirse en la fuerza que impulsa a la pareja, permite abandonar la idea estrecha del "yo" y empezar a moverse en el mundo del "nosotros". Al mismo tiempo, se tiene acceso al comprender que el objetivo es menos importante que el proceso mediante el cual se alcanza, y esta nueva perspectiva, permitirá  revelar nuevos horizontes.

       De los "Huber": 

<<El Nodo Lunar en Libra: Libra, el signo cardinal de aire, está orientado de manera activa hacia el Tú (al contrario que Virgo, que lo hace de forma pasiva). En Libra la persona debe reaccionar de manera  positiva ante el entorno y tener una actitud de colaboración. Aquí, la persona puede acercarse al entorno y, con una actitud tranquila, expresar sus exigencias. Sin embargo, ante todo debe dirigirse al mundo,  y (como Virgo) preguntar: ¿Cómo lo quieres?. Libra tiene consideración por los demás, e intenta presentarse de la forma más armónica posible. Se acerca al entorno con la voluntad de armonizar.

       En otras palabras, puede decirse que Libra quiere traer armonía al mundo. El Nodo Norte en ésta posición, indica que la persona debe cultivar la diplomacia, para tratar a las personas con habilidad y crear armonía, sin embargo, con aspectos rojos puede ocurrir que la persona llegue a todo tipo de compromisos, para evitar las situaciones de conflicto y agradar a los demás. En casos extremos puede ser que a unos les cuente una cosa y a otros todo lo contrario.

       Con el Nodo Norte en Libra, es importante alcanzar un equilibrio, entre el yo y el tú, hacer valoraciones justas y vivir en armonía con el mundo. Esto exige autodisciplina y hace que ésta sea un elemento decisivo. Se necesita desarrollar un buen nivel de control emocional, porque de lo contrario, se inunda a las personas con emociones, opiniones y toda clase de desequilibrios individuales. Este nodo lunar, es un elemento corrector para personalidades muy individualistas, egocéntricas o con singularidades exageradamente fuertes>>.




Desde mi experiencia: 

       Cuando entran en juego los nodos,  tocando puntos sensibles de nuestra Carta, muchas de las situaciones  aparecen  como si fueran  "señalamientos de destino",  con pocas posibilidades de hacer... El énfasis está  más en disfrutar..., o soportar de lo que fuera que acaezca.

       En muchas ocasiones, aparecen oportunidades ..., -de no se sabe dónde...-, más parecen confabulación del antiguo pensamiento  propio, que lleva años urdiendo tramas aquí y allá, lugares de acogida, espacios de salud y liberación..., proyectos que se materializan después de años larvados y mil más... pensados según la necesidad de quien nos vamos encontrando..., ideados, vislumbrados, casi con olores y sonidos propios, que al paso preciso de la debida recepción..., ¡¡¡¡ZAS!!!!  materializa circunstancia, personas,  trabajo,  material..., todo lo necesario ... que  viene hecho de antes, años de pensamiento concentrado..., años dilucidando soluciones y resolviendo...,  al final baja sólo, no cuando yo quiero, ni cuando lo pienso..., o lo ideo, baja cuando al buen Dios le parece, o lo que es lo mismo, cuando el "Horno del Universo Sociedad Ilimitada", decide que el asunto ya está "cocido" y me lo plantifica  delante, recién parido, como si fuera un/a más de mis hij@s.

       Otras veces, aparecen las personas, incluso el espacio/oportunidad, pero la situación ocurre delante de mi,  sin que  esté preparada para participar en ella. Sé que no es el momento, aunque se  de la circunstancia, no está ni la ilusión, ni la entrega que hace falta, ni el buen entender, ni la certeza que decide que yo misma formo parte de la  configuración que está sucediendo. Si se tiene bien entrenado al "observador", hay mucho para crear y aportar, que sucederá en el próximo "giro". 

       Para la parte de pesar y mal suceder, tampoco he visto que algo se pueda hacer. Si he visto la  consecuencia causal, la ley de causa y efecto. Y si hay "luces" para verlo, puedo corregir, enmendar y enderezar. 


       Mª Ysabel Menéndez.


TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS



Wikipedia.

www.cassanya.com/

www.pasadofuturo.com.

Astrologia_del_Nodo_Lunar-Huber.pdf.

Conciencia Despierta. 

www.cidacatania.it.


Comments