Gestión básica de imágenes

Volver a Inicio

Vamos  a ver ahora cómo introducir imágenes al GIMP: como crear imágenes, como cargar imágenes desde archivos, como escanearlas y como hacer capturas de pantalla.

Primero, veremos el tipo de imágenes que utiliza GIMP.

Tipos de imágenes 

Una imagen en el GIMP tiene una estructura un poco complicada, pudiendo contener una pila de capas y  otros tipos de objetos como máscaras de selección, un conjunto de canales, un conjunto de rutas, un historial de deshacer, etc. En esta sección daremos una vista detallada de todos los componentes de una imagen, y las cosas que se pueden hacer con ellos.

Los modos  

La propiedad más básica de una imagen es su modo. Hay tres modos posibles: RGB, escala de grises, e indexado. De momento, en Gimp no podemos trabajar en modo CYMK.

RGB son las iniciales en inglés de rojo, verde y azul, e indica que cada punto de la imagen es representado por un nivel de “rojo”, un nivel de “verde”, y un nivel de “azul”. Dado que todos los colores distinguibles por los seres humanos se puede representar por una combinación de estos colores, las imágenes RGB son a todo color. Cada canal de color tiene 256 niveles de intensidad posibles. 

Escala de grises 

En una imagen de escala de grises, cada punto es representado por un valor de brillo, que va desde el 0 (negro) hasta el 255 (blanco), con valores intermedios que representan diferentes niveles de gris.

En esencia la diferencia entre una imagen en escala de grises y una imagen en RGB es el número de “canales de color”: una imagen en escala de grises tiene uno; una imagen RGB tiene tres. Una imagen RGB puede ser pensada como tres imágenes en escala de grises superpuestas, una coloreada de rojo, otra de verde, y otra de azul.

El canal alfa 

Más específicamente, tanto las imágenes RGB como de escala de grises tienen un canal de color adicional, llamado el canal alfa, que representa la opacidad. Cuando el valor del canal alfa de una capa es cero en cierto lugar, la capa es completamente transparente en ese lugar, y el color de la imagen en ese lugar está determinado por lo que haya debajo. Cuando el alfa es máximo, la capa es opaca, y el color es determinado por el color de la capa. Valores intermedios de alfa corresponden a grados de opacidad.

En el GIMP cada canal de color, incluso el canal alfa, tiene un rango posible de valores que van de 0 a 255. En terminología de computadoras, esto es una profundidad de 8 bits. Algunas cámaras digitales pueden producir imágenes de una profundidad de 16 bits. GIMP no puede cargar estas imágenes sin perder resolución. En la mayoría de los casos los efectos son muy sutiles para ser detectados por el ojo humano, pero en algunos casos, principalmente cuando hay áreas donde la gradación del color varía suavemente, la diferencia puede ser perceptible.

Indexada 

El tercer tipo, imagen indexada, es un poco más complicado de entender. En una imagen indexada, sólo un conjunto limitado de colores discretos son usados, usualmente 256 o menos. Estos colores forman un "mapa de colores" de la imagen, y a cada punto de la imagen se le asigna un color de este mapa. Las imágenes indexadas tienen la ventaja de poder ser representadas dentro de la computadora consumiendo relativamente poca memoria, y en los viejos tiempos (unos 10 años, digamos), eran muy comunes. 

Algunos tipos de archivo comúnmente usados (incluyendo GIF y PNG) producen imágenes indexadas cuando son abiertos en el GIMP. Muchas de las herramientas del GIMP no funcionan muy bien con imágenes indexadas, y muchos filtros no funcionan del todo, debido al número limitado de colores que tienen. Por esto, usualmente es conveniente convertir una imagen al modo RGB antes de trabajar en ella. Si es necesario, se puede reconvertir al modo indexado cuando esté lista para ser guardada.

En GIMP es fácil convertir una imagen de un modo a otro, usando el comando Modo del menú Imagen. Por supuesto que en algunos tipos de conversiones (de RGB a escala de grises o indexado, por ejemplo) se pierde información que no se puede volver a obtener convirtiendo en la dirección inversa.

Crear un nuevo archivo de imagen

Ya lo hemos visto en la sección Primeros pasos con Gimp

Abrir archivos

La manera más obvia de abrir un archivo es empleando el menú, escogiendo: Archivo > Abrir desde el menú de la caja de herramientas o desde el menú de la imagen. Al hacerlo aparece el diálogo “Abrir imagen”, que le permite llegar hasta el archivo y seleccionarlo haciendo clic sobre su nombre.

En el menú Abrir imagen hay una zona muy interesante para acortar el tiempo de búsqueda de archivos, es el espacio Lugares a la izquierda del menú en el que con la tecla añadir podemos ir añadiendo carpetas que utilicemos a menudo.

En la parte central del diálogo hay una lista del contenido del directorio seleccionado. Los subdirectorios se muestran al principio, y los archivos a continuación. En principio se muestran todos los archivos del directorio, pero puede restringir la lista para que muestre sólo los archivos de imagen de un tipo específico, cambiándolo en la pestaña Seleccione el tipo de archivo.

Cuando hace clic sobre un elemento de la lista que es un archivo, y si éste es una imagen, aparece una previsualización del mismo en la parte derecha del diálogo, junto con algo de información básica sobre la imagen.

Abrir una imagen desde una dirección URL

En este caso, se pueden abrir desde Archivo > Abrir lugar (dirección) ya sea desde el menú de la caja de herramientas o desde el menú de la imagen. Al hacerlo aparece un pequeño diálogo que le permite ingresar (o pegar) la URL.

 

Abrir reciente

En algunos casos es más fácil hallar una imagen como una entrada del submenú: Archivo > Abrir reciente. para ver los iconos de cada entrada que son previsualizaciones de las imágenes correspondientes. 

Arrastrar y soltar

También se puede, una vez que hemos hallado el archivo arrastrarlo haciendo clic con el ratón, sin soltar el botón, hasta la caja de herramientas del GIMP. Si en cambio la arrastra hacia una ventana de imagen del GIMP, se añade como una capa nueva, o como un conjunto de capas.

Copiar y pegar la pantalla

Ciertas aplicaciones gráficas nos permiten copiar la imagen al portapapeles (por ejemplo al presionar la tecla Imprimir pantalla se copia la pantalla al portapapeles en Windows), y luego podemos  abrirla  con el GIMP escogiendo: Archivo > Adquirir > Pegar como nuevo desde el menú de la caja de herramientas.

Adquirir una imagen Escaneada

Archivo > adquirir > escáner o cámara

Guardar imágenes

El Gimp es capaz  de leer y escribir en una gran variedad de tipos de formatos gráficos.

Ningún tipo de archivo es bueno para ser usado en todos los casos. Es necesario conocer las ventajas y desventajas de cada tipo.

Cuando terminamos de trabajar con una imagen, hay que  guardar los resultados (de hecho, es a menudo una buena idea guardar también en etapas intermedias). 

La mayoría de los formatos de archivo que el GIMP puede abrir, también pueden ser usados para guardar. Hay, sin embargo, un formato de archivo que es especial: XCF es el formato nativo del GIMP, y es útil porque guarda todo lo que hay en una imagen (bueno, casi todo, no guarda la información de “deshacer” ). Por eso, el formato XCF es especialmente útil para guardar resultados intermedios de trabajos que van a volver a ser abiertos en el GIMP

Los archivos XCF no pueden ser leídos por la mayoría de otros programas que muestran imágenes, así que una vez que haya terminado, probablemente también querrá guardar la imagen en un formato usado más ampliamente, como JPEG, PNG, TIFF, etc.