Transformación extrema - una joroba

Santiago 4:1-10 

Una iglesia que conozco en los EUA envía brigadas de jóvenes a lo que ellos llaman “evangelismo a través del servicio”. A veces regalan botellas de agua a los que pasan o lavan parabrisas en los estacionamientos. También con frecuencia limpian jardines de los vecinos y lavan ventanas, todo gratis. Es una manera de enseñar el amor de Dios de manera practica. Eso es evangelismo a través del servicio.

Hace poco tiempo la misma iglesia entró en un restaurante, con cubeta y escoba en mano, pidiendo al gerente si podían limpiarle los baños gratuitamente. Al explicar lo que hacían el gerente dice con espanto: “Jamás he visto algo semejante”.

Quizás puedas imaginarte asomado fregando el escusado o limpiando el lavabo, algo que durante mucho tiempo no se limpió. Es el tipo de trabajo que muchos no lo hacen ni que les paguen, mucho menos gratis. Pero ellos lo hacen para enseñar el amor de Dios. Les aseguro que para hacerlo es necesario mucha humildad. También, eso puede cambiar la postura física de las personas, pueden desarrollar una joroba.
I.    Dios quiere que desarrollemos una joroba
La joroba parece una transformación muy extraña, ¿verdad? ¿Por qué es que Cristo quiere hacernos jorobados? Quizás conozcas a alguien con joroba, cuyos vecinos se burlaban de él. Nuestra sociedad exige que caminemos con buena postura demostrando nuestro orgullo. Pero es la actitud de orgullo que Cristo quiere desafiar. Él quiere darte una joroba, no literal, sino una actitud que se inclina por su propia voluntad en sumisión a Dios y demuestra humildad.

La tentación del orgullo afecta a todos. Supe que un predicador preparó un gran sermón sobre la humildad y luego lo archivó. Según pude enterarme, el predicador decidió que lo predicaría en una ocasión especial para poder lucirse con él.

La ignorancia hace que tengamos una visión equivocada del mundo:

    •    Quizás creamos que los ricos, los que viven en casas lujosas han alcanzado el éxito. Pero Cristo dice que es al revés: “Pero muchos primeros serán postreros, y postreros, primeros”. (Mt.19:30)

    •    Quizás creamos que los dirigentes de las grandes empresas, los que vuelan en jets privados la pasan de maravilla. Pero Cristo dijo: “Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor”, (Mt. 20:26)

    •    Quizás creamos que los que tienen sirvientas son de clase superior. Pero Cristo dijo: “y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo”; (Mt. 20:27) Estas palabras parecen extrañas para algunos, pero el Señor lo hace todo al revés. Él enseña que el camino hacia la grandiosidad es la humildad. Es natural que desarrollemos una joroba, ya que ésta es la transformación que recomienda Cristo.

¿Qué hace la humildad?
    1. La humildad hace que vivamos en paz con Dios. Una señora dijo que después de leer Santiago 4, tuvo la impresión de estar tratando con soldaditos de juguete de los que ponemos de una manera y ellos se quedan de otra. No quieren someterse, humillarse o inclinarse, sino quieren tener éxito, conquistar, etc. y la palabra humildad no hace parte de su vocabulario. La sociedad nos dicta que debemos controlar todo. La Biblia dice en Efesios 1:5 que Dios nos ha creado para su placer. Leamos: “En amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad”. La voluntad de Dios es siempre más importante que la nuestra.

Y leemos en Stg 4:5 “El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente.” Dios anhela nuestra atención desesperadamente.
Pero en el v.3 vemos que la tendencia es hacer las cosas conforme nos gusta y no como le gusta a Dios. Leamos: “Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites”.

    2. Y los placeres a que buscamos nos meten en todo tipo de problema. (v.2) Cuando las personas de veras quieren algo, nadie les impide que lo obtenga, hasta llegan a matar por obtenerlo. En los EUA una mujer estéril llegó a matar a una embarazada para quitarle el hijo. Santiago les dice “adúlteros”. Los que alegan ser cristianos fieles y todavía hacen esas cosas son como si rompiesen la unión matrimonial. Al pecar entristecemos el corazón de Dios. (v.4) No se puede actuar así y todavía ser amigo de Dios.

    3. II Crónicas 7:14 dice así: “si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra”.

Santiago pide que nos arrepintamos de nuestro orgullo y nos sometamos a Dios. Es necesario humillarse para que el Señor nos exalte. La humildad nos pone en armonía con Dios. ¿Necesitas una transformación? ¿Una joroba?

    4. La humildad nos estimula. En versos 11 y 12 Santiago advierte que no se debe hablar mal de los hermanos. ¿Y por qué lo hacían? Lucas 22 dice que los discípulos competían para ver quien era el mayor en el reino. Cristo dijo que el mayor es el que sirve. Él Cristo mismo vino para servir.

En Juan 13 vemos cómo Cristo dio a los discípulos una lección de humildad lavándoles los pies. Hace tres años, en un seminario en Guadalajara, Lynn Anderson y yo lavamos los pies de los hermanos. Nos hicimos jorobados aquel día. Sirvió para que, igual que los discípulos, ellos aprendiesen a lavar los pies unos de los otros. Inclínense para lavar los pies unos de los otros y se parecerán más con Jesucristo. Enséñame tu joroba.

¿Y cómo se manifiesta la humildad?
    •    La humildad se manifiesta cuando un joven ayuda a un anciano a cruzar la calle
    •    La humildad se manifiesta cuando un adulto se asoma para limpiar la basura dejada por un niño
    •    La humildad se manifiesta cuando los que hacen el aseo en la iglesia, pasan horas y horas limpiando el edificio sin cobrar un centavo
    •    La humildad se manifiesta cuando un hermano comete un error en el culto y nos entristecemos en vez de reírnos
    •    La humildad se manifiesta cuando visitamos las personas ancianas que viven solas o las que están en el hospital
    •    La humildad se manifiesta cuando dejamos de preguntar ¿Quién me va ayudar? Y empezamos a preguntar, ¿Quién necesita ayuda?

Gálatas 6:1-3 dice: “Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo. Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña”. La humildad no debe ser motivo de orgullo.

    D.    La humildad invita a los de fuera
Pablo en la isla de Malta recogía leña para calentar a los demás después de haber naufragado. Como resultado los isleños se quedaron asombrados con el milagro de Pablo y éste tuvo la oportunidad de ministrarles la Palabra de Dios.

Los que disfrutaron a los baños limpios (en los EUA) en lugares donde normalmente no lo disfrutarían, también tuvieron reacciones semejantes. Varias personas que les vieron limpiar quedaron tan bien impresionadas que se animaron a visitar la iglesia. También los de la brigada oraron por algunas personas necesitadas e intentaron servir a otras. Una gran manera de plantar semillas de amor.

Conclusión:
Quisiera desafiar a Uds. a hacer algo radical para el Señor sirviendo a la gente. Un acto de bondad para demostrar el amor de Dios hacia los demás tanto ayudará a bendecir a las personas que lo reciben como te llenará de satisfacción. También te proporcionará una oportunidad de hablar a la gente de tu fe.

Una joroba puede transformarte la vida. Si ya te humillaste delante de Dios y has permitido que él te cambie la vida, entonces empieza a orar para que te ayude a ser humilde. Busca maneras de cómo servir uno al otro. Qué los actos de humildad y de servicio sean una invitación a los demás para que encuentren a Cristo. Demuestra el amor de Dios de manera practica. ¡Transfórmate en un jorobado!

(Para regresar a "Sermones y seminarios haz click aqui: www.louseckler.blogspot.com