¿Por qué algunos no creen en la resurrección?

Juan 20:9

En la época de la pascua muchos piensan en el tema de la resurrección. Mientras la mayoría lo evita y prefiere distraerse con huevitos y conejitos de chocolate y otras cosas triviales, sin importarse con la resurrección. La razón es sencilla: si Jesucristo resucitó de los muertos, según dice la Biblia, entonces él es Dios. Y si es Dios, entonces esa verdad impone serias demandas en la vida de cada persona. Algunos sí creen que el Señor resucitó en el tercer día. Yo lo creo, y mayoría de nuestros hermanos también lo creen. Millones de personas a través de los tiempos han creído que Jesucristo ha muerto y ha resucitado.

Hay los que no creen
Hay los aguafiestas que no creen en la resurrección. Todos tienen que admitir que Jesucristo existió porque tanto la evidencia bíblica como la historia secular son muy convincentes. Además, los historiadores seculares han admitido que él vivió. También tienen que cree que el Maestro murió – otro hecho histórico. Otra cosa que tienen que admitir es que la tumba está vacía y ha estado así desde el tercer día en que le sepultaron. La pregunta más importante es esta:  ¿Cómo salió Jesucristo de la tumba? Si no crees que resucitó no podemos explicar el hecho de la tumba vacía. La historia comprueba que la tumba estaba como sigue vacía. Si rechazamos la resurrección hay que inventar otra teoría. Sabemos que ha varias teorías.

Hay la teoría del desmayo
Esa teoría dice que Jesucristo sólo aparentaba estar muerto. Según ellos, el Maestro o había desmayado o estaba en estado de coma, quizás por la pérdida de sangre. Se mantuvo en ese estado y aparentaba estar muerto. Una vez que los soldados creían que estaba muerto lo sepultaron. Ya que los soldados creían que estaba muerto, lo sepultaron. Sin embargo, por el olor de las especias y perfumes que usaron para ungirlo, Jesucristo volvió a sí. Cuando encontró sus discípulos, estos pensaban que había resucitado y de ahí el mito de la resurrección. Esa teoría no funciona muy bien. En primer lugar, la introdujeron 1,600 años después de la resurrección. Todos los informes anteriores atestan la muerte de Jesucristo. Todos sabían que los romanos eran especialistas en ejecuciones. Si eso es verdad, quiere decir que el Señor sobrevivió latigazos, crucifixión, un golpe de espada en el costado, aparte de todas las especias y vendas en su cuerpo.

Después de tres días volvió a sí sin haber comido, bebido o recibido asistencia médica, después de haber perdido toda su sangre, salió de la tumba y convenció al mundo que era el Hijo de Dios resucitado. Si esa teoría es verdadera, entonces Jesucristo debe haber realizado muchas cosas como por ejemplo: 1)Quitó sus propias vendas, 2) Movió la gran piedra, 3) Luchó y venció a los guardias romanos, 4) Caminó hasta Emaús, cuyos pies habían sido clavados en la cruz. Esa teoría es un absurdo.



Hay la teoría del robo
Alguien, quizás los discípulos robaron su cuerpo. Aun si pudiesen robar el cuerpo y haber quitado la piedra, pasado por la guardia romana, no robarían su cuerpo pues los discípulos no creían que iba resucitar. Juan 20:9 dice así: Hasta entonces no habían entendido la Escritura, que dice que Jesucristo tenía que resucitar”. ¿Por qué robar un cuerpo en esas circunstancias? ¿Por qué morir como mártir si todo aquello no pasaba de una mentira? Sabemos que la mayoría de los apóstoles murieran como mártires. ¿Estarían dispuestos en dar sus vidas por una mentira? Otros dicen que no fueron los discípulos sino los romanos que robaron el cuerpo de Cristo. Los romanos no tenían porque robar el cuerpo. Al contrario, había guardias para evitar el robo. Pilato tampoco robó el cuerpo de Cristo. Pilato ya no se llevaba bien con los judíos y algo asé empeoraría aun más su situación con ellos. Otros dijeran que fueron los propios discípulos que robaron el cuerpo de Cristo. Pero tampoco tiene sentido, pues fueron los judíos quienes pidieron a los romanos que guardasen la tumba evitando así que los discípulos robasen el cuerpo. Hay aun otras teorías, todas absurdas.

Hay la teoría de que nunca lo sepultaron
Le tiraron en un hoyo donde ponían a todos los criminales, y cuando llegaron a los discípulos y encontraron la tumba vacía era porque el Maestro nunca había estado allá. Si eso fuera verdad, ¿entonces, por qué sellarían y guardarían los romanos a una tumba vacía?

Hay la teoría de la alucinación
Esa teoría dice que Jesucristo no resucitó, pero las personas querían tanto que él venciera la muerte que tuvieron alucinaciones de que estaba vivo. Eso no explica la tumba vacía. Si fuese la verdad, ¿entonces la iglesia primitiva la establecieron hace 2,000 años personas fanáticas con problemas patológicos? ¿Y como fue posible que después de la resurrección, más de quinientas personas vieron al Maestro? ¿tendrían ellos alucinaciones todos al mismo tiempo? Eso no es posible ya que las alucinaciones pasan sólo a algunas personas y no a la muchedumbre. Si ni aun creían o entendían lo que significaba la resurrección, no es posible que hayan hecho algo semejante.

Hay también la teoría de la telepatía
Esa teoría afirma que no hubo una resurrección física y que Dios les envió una imagen mental a los discípulos para que pensaran que hubo la resurrección corpórea. Esa es una teoría falsa porque hace de Dios un engañador. Pero el cristianismo no tiene como fundación el engaño ni nada que indique que Dios sea deshonesto. Eso hace también los discípulos mentirosos pues dijeron haber estado con el Mesías. Pero en el principio los discípulos no lo reconocieron. Si Dios quisiera enviar un mensaje telepático, debería haber enviado algo que ellos identificarían con facilidad. Esa teoría tampoco funciona.

Hay la teoría de la sesión espírita
Esa teoría dice que los discípulos fueron a un advino y que él entró en contacto con el espíritu de Jesucristo después de muerto y el Maestro apareció a través de los adivinos. Eso tampoco está correcto, ya que no explica la tumba vacía. Los discípulos eran santos, conocían al Antiguo Testamento y jamás consultarían a un advino por ser prohíbo por la Ley de Moisés.

La trampa de la pascua
Esa teoría dice que fue un error de identidad, que alguien se presentó como si fuera Jesucristo. Si así fuese, la persona que imitaba a Cristo debería haberse crucificado, puesto la corona de espinos sobre la cabeza, abierto su costado con una lanza y muerto en la cruz. Ese sería un precio muy alto que pagar por una imitación, ya que al aparecer a Tomás el Señor le dijo: “Pon tu dedo aquí y mira mis manos” (Juan 20:27)

El testimonio de Renán
El ateo francés, basado en el hecho de que la fe cristiana está fundada en el testimonio de María Magdalena, y como todos sabían que se trataba de una prostituta con varios problemas psicológicos, intentó destruir la resurrección. Por ese motivo dijo que no podemos creer en el testimonio de María. Pero su teoría se destruye porque después de la resurrección, Jesucristo apareció también a más de 500 personas, eso sin contar la experiencia del apóstol Pablo. También, ¿qué puede decir Renán en cuanto a la tumba vacía?

Hay un escritor inglés de nombre G. D. Yarnoll, que en su libro acerca de la resurrección, sugiere que el cuerpo de Cristo se evaporó. Decir que el cuerpo de Cristo haya evaporado en tres días, sería necesario un milagro más grande que la propia resurrección.

¿Por qué es que hay personas que fabrican o inventan teorías tan extrañas acerca de los hechos, que no contienen nada de verdad? ¿Saben porqué lo hacen?

Razón número 1: El racionalismo
Ese es un vocablo filosófico que quiere decir: la mente y la razón son jueces absolutos de toda la verdad. Los racionalistas alemanes intentaron quitar todos los milagros de la Biblia porque no estaban de acuerdo con su lógica. Uno de esos teólogos sólo pudo seleccionar 27 versos de toda la Biblia que consideraba verdaderos. Esa filosofía no permite la presencia de ningún elemento sobrenatural. Todo tiene que alinearse con el proceso de la mente humana. Por n aceptar lo sobrenatural rechazan la resurrección.

Hubo un grupo de racionalistas en la época de Jesucristo llamados saduceos. Ellos y los fariseos eran dos sectas judías del primer siglo que más se destacaban. Esas dos sectas están presentes en todo el Nuevo Testamento. Pero los saduceos eran los racionalistas. También eran los sumo sacerdotes, los que colaboraban con el gobierno romano, y por supuesto eran tan ricos y poderosos.

Los saduceos tenían esta teoría: negaban la existencia de ángeles, de demonios, de la inmortalidad del alma, del infierno, del cielo, de todos los castigos y recompensas celestiales, de todos los milagros y sobretodo de la resurrección. Nada que tuviese a ver con lo que ellos no podían concebir en sus mentes era rechazado. Leamos dos pasajes para conocer cómo reaccionaban los saduceos:
 23Ese día se le acercaron algunos saduceos (los que dicen que no hay resurrección), y le preguntaron, 24diciendo: Maestro, Moisés dijo: "SI ALGUNO MUERE SIN TENER HIJOS, SU HERMANO, COMO PARIENTE MAS CERCANO, SE CASARA CON SU MUJER Y LEVANTARA DESCENDENCIA A SU HERMANO."  25Ahora bien, había entre nosotros siete hermanos; y el primero se casó, y murió; pero no teniendo descendencia, le dejó la mujer a su hermano;  26de igual manera también el segundo, y el tercero, hasta el séptimo.  27Y después de todos, murió la mujer.  28Por tanto, en la resurrección, ¿de cuál de los siete será mujer? Porque todos ellos la tuvieron.  29Pero Jesús respondió y les dijo: Estáis equivocados por no comprender las Escrituras ni el poder de Dios.  30Porque en la resurrección, ni se casan ni son dados en matrimonio, sino que son como los ángeles de Dios en el cielo. (Mateo 22:23-30)
  
1Mientras ellos hablaban al pueblo, se les echaron encima los sacerdotes, el capitán de la guardia del templo, y los saduceos,  2indignados porque enseñaban al pueblo, y anunciaban en Jesús la resurrección de entre los muertos. 3Les echaron mano, y los pusieron en la cárcel hasta el día siguiente, pues ya era tarde. (Hechos 4:1-3)


Como vimos en los pasajes arriba, los saduceos no se interesaban en los hechos porque ya estaban comprometidos a una posición racionalista. Estaban totalmente sumisos a su misión filosófica y solían imponer su sistema en lo que quiera que pasase, sin mirar objetivamente los milagros de Cristo, que incluían la resurrección. (Hechos 5:17-18). La persecución de los saduceos continuaba. Al llegar en Hechos 23:1, Pablo muy astuto, sabiendo que uno de ellos era saduceo, decide crear un problema entre ellos y los fariseos al decir el verso 6, que dice así: “Hermanos, yo soy fariseo de pura sepa. Me están juzgando porque he puesto mi esperanza en la resurrección de los muertos”. Mientras se peleaban entre ellos, a Pablo le pusieron en un lugar seguro hasta el día siguiente.

La actitud del racionalista es tajante no importa quien predique sobre la resurrección. Tampoco hay registro de que algún saduceo que se haya salvado de la muerte eterna. Mientras haya personas dominadas por su propia mente no hay posibilidades de salvación. Pues esos ya han decidido no aceptar nada que esté en desacuerdo con su mentalidad.

Razón número 2: La incredulidad
Leemos en Juan 20:1-2 que María Magdalena se acercó a la tumba del Señor y, al enterarse que su cuerpo estaba ausente, inmediatamente supuso que lo habían robado. No había, en su manera de pensar, ningún lugar ara las enseñazas de Jesucristo acerca de la resurrección. No cabe dudas que tanto María como los discípulos amaban a Cristo, pero les faltaba fe. En el verso 11 (Juan 20) encontramos a María que lloraba. Al hablar a los ángeles nos enteramos el nivel de su incredulidad. Imaginen cómo se sentirían ustedes hablando a dos ángeles sentados en una tumba vacía, explicándoles lo sucedido. Hasta la ropa del Maestro se encontraba en su sitio así como lo habían puesto. Ni eso la convencía que el Señor había resucitado. En el verso 8 encontramos a Juan que, al llegar a la tumba “vio y creyó”. María había visto lo mismo pero no creía; hasta llegó a ver al Maestro y no lo identificó. Hay un sentido en que el reconocimiento viene con una revelación, pero María ni siquiera le estaba mirando para reconocerlo, pensaba que era el jardinero. María tampoco reconoció su voz hasta que el Señor la llamó por su nombre (Miriam), conocido por sus amigos. Antes de María reconocer que Jesucristo había resucitado necesitó muchas evidencias: una tumba vacía, la piedra movida, las vendas de lino, dos ángeles que le hablaron, una conversación con el propio Jesucristo, todo eso fue necesario para que creyera. La incredulidad nos es disculpa, con la cantidad de evidencias existentes acerca de a resurrección.

Pero lo importante es esto: María hizo lo que tuvo que hacer para que creyera. Cuando hay un corazón honesto, que de veras anhela la verdad, ese la conocerá.

Razón número 3: Las dudas
En el verso 19 de Juan 20 leemos que algunos rechazaron la resurrección simplemente por dudar que la misma hubiera ocurrido. No se trata de racionalistas, no son incrédulos, solo tienen dudas si ese evento de veras ocurrió. Su posición es la de obtener más evidencias para estar convencido. El verso 19 dice: Al atardecer de aquel día de la semana, estando reunidos los discípulos a puerta cerrada por temor a los judíos, entro Jesucristo y, poniéndose en medio de ellos, los saludó”. Las puertas cerradas era para protección, pues creían que la policía del templo o los fariseos les pudiesen hacer daño. La primera persona a aparecer es Jesucristo. El Señor les mostró las marcas de la crucifixión y ellos parecían satisfechos. Todos excepto Tomás. Imagines que Tomás había pasado tres años con los demás apóstoles y no les creía. Demandó una evidencia visible. Sólo así creyó. Así son las dudas. Ocho días después hubo otro encuentro con el Maestro (verso 26). Al llegar Jesucristo enseño a Tomás las señales de la crucifixión pidiendo que las tocara. Al ver las cicatrices en el cuerpo del Maestro fue lo suficiente para él, no necesitando tocarlas. Tomás creyó pero bajo sus condiciones. Luego hizo esta confesión: “¡Señor mío y Dios mío!”

¿Tiene usted dudas? Muchos las tienen. Lo mejor que se puede hacer al tener dudas es seguir el ejemplo de Tomás y orar a Dios manifestando sus dudas. Juan 7:17 dice: “ El que esté dispuesto a hacer la voluntad de Dios reconocerá si mi enseñaza proviene de Dios o si yo hablo por mi propia cuenta”.

¿Está usted buscando la verdad?
Dios jamás rechaza a un corazón que le esté buscando. Nadie necesita ser ignorante de la verdad. Si quieren creer y son receptivos a la verdad, Dios les proveerá la verdad. Dios jamás rechaza a alguien que le busca de todo su corazón (Jeremías 29:13). La persona que duda es porque nunca se ha acercado a Dios con corazón sincero para conocer la verdad. La persona de corazón sincero siempre encontrará evidencias que le quitará las dudas (Juan 5:29)

Hay personas que no son sinceras. Los fariseos y saduceos se acercaron a Jesucristo y le desafiaron a que les diera una señal (Mat. 16:1-4) Esos no le buscaban con corazón sincero
y por lo tanto Jesucristo no les dio la señal porque eran hipócritas. A los de corazón sincero les revela la verdad.

A las personas que están buscando la verdad y Dios les revela, están comprometidas con la verdad. El Salmo 78:11-12 es un buen ejemplo. Dios se reveló en ese pasaje enseñándoles quien era. Verso 17 dice que desafiaron a Dios pidiéndole cosas que servían para sus caprichos. Verso 19 presenta otros desafíos y Dios se airó. Estaban jugando con Dios. Salmos 95:9 dice así: “…cuando sus antepasados me tentaron, cuando me pusieron a prueba, a pesar de haber visto mis obras?. Aquí vemos que Dios se había revelado lo suficiente como para quitarles las dudas.

No hay nada que durar si, con sinceridad le pedimos a Dios auxilio acerca de la resurrección. Lucas 8:15 compara el corazón con una tierra fértil. Cornelio era un hombre sincero que buscaba a Dios. No tardó y Dios envió a Pedro a su casa para que creyera. Hay los que dudan y Dios les revela. Una vez revelada la verdad, la persona está comprometida en confiar en ella.

Razón número 4: La indiferencia
Esas personas no están en contra de la resurrección pero tampoco están a favor. No saben lo que creen. Esos son los que se contentan con los huevitos y los conejitos de chocolate en la Pascua. No luchan por encontrar la verdad, apenas no se interesan. Bertrán Russell escribió un articulo explicando porque no era cristiano, pero en ningún párrafo menciona la resurrección. Es raro que hiciera una obra crítica sen mencionar la creen fundamental del cristianismo. Muchos se encuentran en esa categoría: no les interesa si Cristo resucitó o no.

Jesucristo les había instruido que esperasen en Galilea. En vea de cumplir sus instrucciones, decidieron regresar a su trabajo. Pedro les dice: “Me voy a pescar (Juan 21:1-2). En el idioma original eso significa que decía adiós al ministerio y regresaba a su antigua profesión. Los demás le acompañaron. No obstante, no pescaron nada. Pero luego Dios les ayudó. En ese pasaje tardaron en reconocer a Jesucristo porque aparentemente no les importaba. Eso es la indiferencia.

Razón número 5: La ignorancia
Hay un aspecto de la revelación que hacía que los discípulos viesen a Jesucristo. Aparentemente, porno estar interesados en la resurrección, ya no le buscaban. “Aquel mismo día dos de ellos se dirigían a un pueblo, llamado Emaús, a unos once kilómetros de Jerusalén (Lucas 24:13). Aquellos discípulos, al hablar de Cristo le identificaron como un profeta y no como el Hijo de Dios (v. 19). Según ellos, Cristo estaba muerto y la idea del Mesías la habían borrado de sus mentes cuando Cristo fue crucificado. Ellos sabían que algo debería pasar el tercer día, pero no esperaban algo así como la resurrección. No creyeron en el testimonio de las mujeres. No es para menos que Jesucristo les reprendió con vigor y les explicó todas las Escrituras acerca de su persona. Aquellos hombres no conocían la verdad. ¡Ignorantes! Una vez que reconocieron a Cristo éste se fue. Mientras les hablaba el Mesías, les tocaba en el corazón. Todavía al leer y meditar las Escrituras tenemos la misma sensación porque estamos leyendo palabras vivas.

Casi siempre sucede que las personas que no creen en la Biblia jamás la han leído. Hay muchos que se lucen por no creer en la Biblia. Pero hay pocos que la han leído y aun no la creen. Hay personas que pasarán la eternidad en el infierno por su ignorancia. Conozco a un hombre hoy es cristiano, pero era ateo y que se propuso una vez a leer la Biblia con el único propósito de encontrar errores. Al terminar la lectura el papel que tenía para apuntar los errores estaba en blanco. No tardó mucho para que se rindiese a Dios.

Razón número 6: El pecado premeditado
Hay personas que no quieren creer. Viven en pecado y no quieren cambiar de vida. La parte menos creída en las Escrituras es esta: “Al día siguiente, después de la preparación, los jefes de los sacerdotes y los fariseos se presentaron ante Pilato. – Señor – le dijeron – nosotros recordamos que mientras ese engañador aun vivía, dijo: ‘a los tres días resucitaré’” (Mat. 27:62-63)

“Sucedió que hubo un terremoto violento, porque el ángel del Señor bajó del cielo y acercándose al sepulcro, quitó la piedra y se sentó sobre ella. Su aspecto era como el de un relámpago, y su ropa era blanca como la nieve. Los guardias tuvieron tanto miedo de el que se pusieron a temblar y quedaron como muertos (Mat. 28:2-4). Verso 11 dice que los guardias reportaron acerca de la resurrección, pero los líderes de los judíos no estaban interesados en la verdad. Cuanto a los guardias, recibieron el dinero y se fueron con todo y mentira. Ese es un rechazo intencional o premeditado. Pero hay muchas personas en esa situación. La realidad es esta: ¡Jesucristo ha resucitado!

Conclusión:
Hay razones para rechazar la revelación aunque no confiables. Pero hay razones para creer en la resurrección sin conocer todos los datos. “Y soy la resurrección y la vida, el que cree en mi, aunque estuviera muerto, volverá a la vida. Los que viven y creen en mi no morirán eternamente (Juan 11:25)

Preguntas para meditación y repaso:

1. ¿Qué dice la tradición acerca de la pascua?

2. ¿Cómo se puede creer en la resurrección?

3. ¿Por qué hay tanta confusión entre los religiosos en cuanto a la resurrección?

4. ¿Cuál de las razones por no creer en la resurrección es la que tiene menos sentido?

5. ¿Qué quiere decir racionalismo?

6. ¿Por qué es la resurrección de suma importancia a nuestra fe? 

(Para regresar al sitio "Sermones y seminarios" favor hacer click aqui: www.louseckler.blogspot.com