La oración de la iglesia de Antioquia

Hechos 13:1-3 

Un niño de cinco años termina su oración a la mesa, con estas palabras: “… y Dios Padre, gracias por mamá, papá, mi hermanito y por estos hotcakes”. Al terminar su oración su papá le pregunta por qué dio gracias por hotcakes, ¿si aquella noche su mamá había preparado pollo? El niño le contesta sonriendo: “Solo quería ver si el Señor estaba de veras atento a mi oración”.

Hay muchas oraciones en la Biblia desde Moisés hasta David, de Jeosafat a Daniel. Leemos tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento oraciones poderosas que nos hacen temblar y otras oraciones que demuestran que Dios de veras está atento.

Pero aquí en el capítulo 13 de Hechos, tenemos una situación única. Habían varios líderes ayunando y orando, al mismo tiempo que alababan a Dios, lo que nos hace creer que el Señor sí estaba atento. Pero al mirar detenidamente en el pasaje, pregunto: ¿Qué oraban aquellas personas? No nos dice el pasaje, ¿verdad? Pero sí echamos otro vistazo con más detenimiento veremos su respuesta a las oraciones: el Espíritu Santo les dijo para apartar a Bernabé y Pablo para una aventura – si, una aventura que cambiaría la faz de la tierra para siempre.

No sabemos que oraciones hicieron, pero estamos seguros de que Dios estaba atento. ¡Cómo me gustaría orar como ellos!

I. No nos dice la Palabra nada de lo que oraron
Lo único que sabemos acerca de sus oraciones es esto: oraron y ayunaron. Normalmente el pueblo de la Biblia ayunaba por los motivos siguientes:

•    Para obtener un favor importante de Dios
•    Por el pesar de la muerte de un ser querido
•    Cuando se arrepentían de un pecado o del pecado de la nación
•    Al necesitar protección de fuerzas o poderes con los cuáles no podían contender
•    Más frecuentes eran los ayunos para obtener la guía de Dios

Sabemos que la iglesia de Antioquia era una iglesia joven pero había crecido enormemente. Cuando los líderes de Jerusalén se enteraron de esa situación, enviaron a Bernabé y Pablo a la iglesia para enseñar a los nuevos conversos acerca del cristianismo. Durante todo un año Pablo y Bernabé enseñaron un gran número de personas. Eso resultó en un gran beneficio a la iglesia que se hizo muy influyente en aquel lugar. En Hechos 11:26 leemos que a los creyentes les llamaron “cristianos” por primera vez en Antioquia.

En resumen, aprendemos que la iglesia de Antioquia crecía con rapidez gracias a los poderosos maestros que tenía. Entonces, ¿por qué es que se dedicaban a la oración y al ayuno?

Es probable que los líderes de aquella iglesia estaban incómodos acerca de algo que no sabían qué era. Aun con sus buenos líderes y un buen número de miembros, los líderes sospechaban que les faltaba algo. Les faltaba algo más grande de lo que podían lograr solos. Al mismo tiempo no sabían qué era.

II. Hay iglesias que están en la misma situación
Hay crecimiento, hay buenos maestros y buena instrucción. Tienen un buen edificio, las finanzas son sanas y todo parece bien. Sin embargo, muy dentro del corazón de los líderes sienten que falta algo. La iglesia parece estar incompleta. Pero no saben lo que es. Normalmente cuando hay ese presagio es porque lo que falta es mayor de lo que pueden hacer como congregación. Necesitan poder de arriba para obtener guía y rumbo.

Creo que el motivo que hizo con que los líderes de Antioquia oraran y ayunaran es que no tenían idea de lo que les faltaba para llenar la inquietud que sentían. Dios quería que hicieran algo, pero que fuese con la dirección y poder de arriba y no con sus propios medios. Al empezar a orar y ayunar, probablemente por mucho tiempo, se ofrecieron a Dios para que les utilizara de alguna manera, y el Todopoderoso respondió de manera grandiosa.

Fíjense qué pasó cuando permitieron que el Espíritu Santo les guiara: apartaran a los dos misioneros, los primeros en la historia de la primera iglesia:

•    El mundo pasó por un cambio radical
•    Antioquia se hizo una plataforma de reavivamiento que se extendió por todo el mundo
•    Casi una docena de congregaciones se formaron a través de toda Asia
•    Pablo empezó un ministerio a través de sus escritos que resultó en la composición de la mitad del Nuevo Testamento
•    Y Antioquia se estableció como el centro del cristianismo del mundo antiguo.

Todo eso sucedió porque aquellos hombres se humillaron delante de Dios buscando su voluntad.

III. Dios tiene planes para nuestra iglesia que nosotros desconocemos.

Debemos orar como los cristianos de Antioquia, o sea, sin decirle lo que queremos. Oremos para que nos utilice, que nos guíe para lograr  más de lo que imaginamos. ¿Qué quiere Dios que hagamos en nuestra congregación?

En Efesios 3:20 leemos que “Dios es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros”.

Cierta vez un hermano predicador oro así: “Dios, dame tu poder”. Pasó un tiempo y el poder no le vino. Un día la carga era más de lo que podía llevar y pidió así: “Dios, ¿por qué no has contestado mi oración?” Dijo que Dios parecía susurrarle esta respuesta sencilla: “Con los planes insignificantes que tienes, no necesitas mi poder”.

Estoy de acuerdo con ese hermano. Excepto que creo que no podemos planear algo tan grande como para usar todo el poder que Dios tiene reservado para nosotros. Así que quiero orar como oraron los cristianos de Antioquia. Quiero pedir por algo que atraiga la atención de Dios y nos lleve a metas aun mas osadas. ¿Por qué no dedicar unos días, empezando hoy, al ayuno y a oraciones en favor de su congregación y su misión?

Quisiera que todos se animasen a orar a Dios para que les abra los ojos y les informe qué es lo que falta en la congregación para que esté conforme a su voluntad. A la iglesia de Antioquia le faltaba enviar misioneros. ¿Qué será que hace falta en nuestra congregación? Solo Dios nos lo puede revelar si le oramos con ahínco.

Todos sabemos que no hay mandamiento en el Antiguo o Novo Testamento que diga que debemos ayunar. Sin embargo, cuando lo hacemos en junto con oraciones, podemos asegurarnos de que atraeremos la atención de Dios. El tipo de ayuno que Dios quiere es el que hace que nos humillemos en su presencia. Algo que hace con que el dinero que gastaríamos en los alimentos lo diésemos a la iglesia para obra misionera o para ayudar a los necesitados. (Isaías 58:6-7)

Qué oremos y ayunemos pidiendo a Dios que nos guíe en la dirección que él quiere que vayamos como iglesia.

Conclusión:

Era una vez un hombre muy fuerte, como esos que vemos en las luchas libres. Era uno de los más fuertes y lo sabía. Pero también quería que todos lo supiesen. Entonces empezó a lucirse diciendo que podía levantar cualquier persona de su pueblo. En su orgullo llegó a burlarse de los demás hombres con quienes trabajaba.

Pocos minutos después uno de los trabajadores mayores se hartó de tanto escuchar sus desafíos y le dijo: “¿Por qué no hacemos una apuesta? Apuesto mi sueldo semanal que puedo llevar algo en una carretilla del otro lado de la calle que tu no lo puedes traer de regreso”. El hombre fuerte empezó a reírse y dijo: “Hagamos una apuesta, abuelo, y veremos qué puedes hacer”. El obrero mayor agarra la carretilla e instruye al hombre fuerte: “¡Siéntate aquí..!”

Quizás sea el orgullo que nos hace pensar que sabemos qué es que Dios quiere que hagamos como iglesia. Por lo tanto, la oración que debemos hacer esta semana es una pidiendo a Dios que “nos ponga en la carretilla” y que nos lleve donde él quiere que vayamos.

Preguntas para meditación y repaso:


1.    Si te fuese posible ir de misionero algún día, ¿a quien irías?

2.    ¿De qué manera crees que el Espíritu Santo habló a los de Antioquia? ¿Cómo es que el Espíritu Santo habla hoy?

3.    Ya que los gentiles les aceptaban en la iglesia, ¿por qué es que Pablo y Silas todavía iban primero a las sinagogas?

4.    ¿Con quienes te sientes más a gusto hablando del Señor?

5.    ¿Cuándo es que debemos confrontar a las personas que se oponen a nuestra fe?

6.    ¿Por qué es que la iglesia no ayuna cuando está por hacer algo importante?

7.    ¿Qué es necesario hacer para que Dios escuche nuestras oraciones?

 (Para regresar a "Sermones y seminarios" favor hacer click aqui: www.louseckler.blogspot.com