La conducta del varón

I Corintios 16:13-14 

En la última parte de la carta de Pablo a los Corintios, como era la costumbre, el apóstol les escribe las salutaciones finales. Era en esa parte de la carta que se escribían un resumen de los temas principales de la misma.

El apóstol de los gentiles escribe a los corintios diciendo: “Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos”. Y luego finaliza la carta escribiendo: “Todas vuestras cosas sean hechas con amor”.

No es necesario ser un experto en Biblia para saber que dichas instrucciones son específicas a los varones de la iglesia. Siempre ha habido mucha confusión en cuanto a la buena conducta de un hombre cristiano. La cultura del país dicta una cosa y la Palabra de Dios dice otra que es totalmente contraria. También, las tradiciones familiares ni siempre son compatibles con lo que se espera de un varón que Dios puede utilizar en su trabajo.

Si el comportamiento de un varón cristiano fuera algo fácil y que se aprendiera rápidamente o por instinto, no hacía falta que el apóstol nos recordara nuestro deber. Debemos mencionar que de la serie de imperativos que menciona Pablo en los versos arriba, los cuatro primeros son ordenes semejantes a lo que un comandante daría a sus soldados. He aquí una muestra de las instrucciones a un soldado de la época:

    Como centinelas, velad siempre. Cuando les ataquen, manténganse firmes en la fe, no cedan ni un         centímetro. En tiempos de batalla, tomen el role de héroe. Como soldados buenos y bien entrenados,     sean fuertes y luchen por el Rey.

Luego esa metáfora cambia. No importaba lo que pasaba con los soldados cristianos, o lo que les desafiaba la fe desde afuera, los militares de la iglesia, el soldado debería ser valiente pero amoroso. El amor era lo que distinguía a los soldados cristianos. Alguien dijo: “En la vida cristiana debe haber valor que jamás ceda y amor que jamás falla”. 

Veamos ahora cada una de las instrucciones de Pablo a los varones corintos y también a todos nosotros:

A.“Qué estén atentos” (Velad) 
Durante una campaña de guerra los centinelas estaban siempre atentos a los ataques del enemigo. Si durmiesen durante su turno, el enemigo podría acercarse y la perdida sería irreparable. El diccionario define la palabra velar como: hacer vigilia, mirar, estar a la expectativa, estar atento, esperar, aguardar. Jamás el centinela podía darse el lujo de dormir mientras estaba en servicio.

Después de darles los detalles de la armadura de Dios Pablo advierte a los efesios, diciendo: “Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”. (Efesios 6:12)

Si hay algo que no podemos dejar de enfatizar es que estamos en guerra. No es solo los EUA contra Irak, sino Satanás contra el cristiano. Al descuidar y bajar la guardia, el enemigo se acerca, ataca y si no estamos velando, perdemos.

El hombre, sobretodo si es padre, debe tanto velar por si mismo como también por su familia. Con quienes andan sus hijos es de suma importancia en su formación moral e espiritual. Sabemos que los jóvenes reciben mucha presión de sus pares y necesitan que sus padres les ayuden a seleccionar entre sus amigos los que sirven y los que no sirven; los que les son de bendición y los que no. Los jóvenes, en su mayoría, no tienen la madurez suficiente como para discernir esas cosas.

“Las malas compañías corrompen las buenas costumbres” (1 Cor. 15:33). La observación de Pablo no podría ser más clara.

También hay que velar por la salud de los hijos y de la esposa, asegurándose de que vivan en un lugar seguro, que tengan alimentos y ropa adecuada.

B. “Qué estén firmes” (Estad firmes)
Hay un canto muy bonito que cantamos siempre en nuestros cultos que empieza así:

    “Estad por Cristos firmes, soldados de la cruz
    Alzad vuestra bandera en nombre de Jesús”

“Así que, hermanos, estad firmes y conservad las doctrinas que os fueron enseñadas, ya de palabra, ya por carta nuestra”. (2 Tes. 2:15) Pablo nos exhorta que mantenerse firmes quiere decir respetar las doctrinas que hemos aprendido y que seguimos aprendiendo de la Biblia. El día en que creemos que ya no necesitamos más leer y meditar la Palabra de Dios, ese día marcará el inicio de la crisis de nuestra fe.

Hay que pedir a Dios un corazón firme, que resista las tentaciones satánicas; un corazón incansable, que ninguna tribulación lo pueda fatigar; un corazón recto, que ningún propósito inadecuado lo pueda desviar.

La fe es algo que con mucho trabajo y con mucho tiempo perfeccionamos. Sin embargo, si no estamos firmes, podemos perderla en cuestión de minutos. ¿Cómo es posible ser el líder espiritual de la familia sin estar firme en la fe? Hay que velar por la fe, mantenerse firme, sin ceder a los ataques del maligno.

C.“Pórtense como hombres” (Portaos varonilmente)
Pablo nos instruye a que nos portemos como hombres. Eso no es algo que viene como por instinto. Eso es algo que vemos en nuestros padres, tíos o abuelos. Si ellos se portan varonilmente, entonces nosotros imitándoles sabremos como comportarnos. Si no, tendremos que buscar a otros a quienes imitar. Hay también que asegurarse de que la persona que imitamos también imite a Cristo.

Dice un refrán en los EUA que la diferencia entre un niño varón  y un adulto es el precio de sus juguetes. Hay los que crecen cronológicamente pero que mental o emocionalmente todavía son adolescentes. Para esos es difícil portarse como hombres ya que son niños en cuerpo de adultos.

Dice el profeta Ezequiel: (22:30) “Busqué entre ellos un hombre que levantara una muralla y que se pusiera en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyera; pero no lo hallé”. (R-V 1995) El profeta necesitaba a un hombre “que se pusiera en la brecha” pero no lo encontró. Necesitamos, como hombres, meternos en la brecha y ser la persona que Dios quiere que seamos tanto en nuestra familia como en la comunidad donde vivimos.

Según dicta el mundo pagano, portarse como hombres (varonilmente) es gastar el sueldo en cosas que no sirven, frecuentar lugares cuestionables y pasar todo el tiempo libre con los amigos. Todo eso es fácil y no requiere el valor de un hombre macho para lograrlo. Lo único que debe el hombre es imitar a sus amigos paganos y nada más. Pero el fin de esa conducta es el desastre y la destrucción tanto suya como la de su familia. La familia sufre las consecuencias de las decisiones impulsivas y necias que hace el hombre.

Ser hombre de verdad es hacer a un lado el egoísmo y, en vez de complacer a si mismo, debe trabajar duro todo el día, luego ir a la casa y auxiliar los hijos y esposa, dándoles el respaldo que necesiten. Y al fin de cada mes pagar sus deudas. Es obvio que es mucho más difícil ser un padre responsable que un holgazán. Es mucho más difícil ser un hombre honrado que un flojo. Es por eso que muchos optan por el ultimo.

Dijo Pablo a los Efesios (5:25) “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se dio a sí mismo por ella”. El marido debe dedicar, en el matrimonio, el  mismo amor que Cristo tuvo por su novia, la iglesia. Eso implica sacrificarse y tratarla con el mismo amor que demostró Cristo a los cristianos, su iglesia.

Pablo aconsejó a los Colosenses (3:19) diciendo: “Maridos, amad a vuestras mujeres y no seáis ásperos con ellas”. Cualquiera puede decir que ama su esposa así como Cristo amó a la iglesia. Pero, ¿quien está listo a entregar su vida por ella, así como hizo Cristo por la iglesia?

D. “Esfuércense” (Esforzáos)
Sin esforzarnos jamás lograremos nada. Si nosotros hacemos el esfuerzo, tenemos la seguridad de que el Espíritu de Dios complementará lo que nos falta. La vida cristiana no es para vivirla aislados en un monasterio lejano. La vida cristiana la vivimos en comunión y convivio de la iglesia, que debe ayudarnos a llegar a la madurez espiritual al punto de poder ayudar a los nuevos cristianos.

El Escritor del libro “La valía de un hombre” (en inglés: The Worth of a Man), mientras se preparaba para escribirlo reunió a sus hijos y les pidió que escribiesen lo que su papá significaba para ellos, y lo publicó poco antes de su muerte.

Uno de ellos escribió esto: “Mi papá siempre fue una persona excepcional para mi. Me amaba a mí, también amaba a mi mamá, mis hermanos más que cualquier cosa en ese mundo. Yo le amaba de la misma manera. Demostró su amor al acompañarme a la cama todas las noches y orar conmigo. Poco antes de morir escribió una carta maravillosa a mi y a mis hermanos. En ella repetía muchas veces el amor que tenía por nosotros. Cualquier hombre puede ser padre, pero es necesario ser un hombre de verdad para ser un “papi”. Y mi papi para mi era el mejor de todos”.

Me gusta levantar temprano, aun cuando estoy en otro país.  Después de cuidar mis disciplinas espirituales, salgo para caminar. Es a esa hora que veo el gran esfuerzo que hacen hombres y mujeres que trabajan tanto en México como en Honduras y otros lugares. Desde muy temprano se ve personas en las calles yendo a su trabajo o en el centro armando sus tiendas o en los tianguis preparándose para vender sus mercancías. Veo gentes esforzadas, trabajadoras. Tanto los mexicanos como los centroamericanos trabajan tan duro que bien podrían dar ejemplos de esfuerzo a nosotros que vivimos una vida sedentaria más al norte del continente.

El esfuerzo a que se refiere Pablo es algo que todos nosotros los hombres hacemos por mantener la vida libre de pecados y de inmoralidades. Tenemos todos, tantos los solteros como los casados, un compromiso con Dios de no involucrarnos en el pecado ni con lo que tiene apariencia de pecado. Los casados, aparte del compromiso con Dios, lo tenemos con nuestra esposa e hijos. Al cometer adulterio el hombre no tan solo peca contra Dios como también defrauda a su esposa e hijos. ¡No les defraude!

E. “Hagan todo con amor” (Haced todo con amor)
Hay muchas palabras que con el tiempo han cambiado su significado. Amor es una de ellas. Hoy amor lo conectan al sentimiento y a la emoción. En el primer siglo, según el idioma original amor (ágape) tenía todo que ver con acción y nada con el  sentimiento. La naturaleza del amor ágape implica sacrificio. Hacer todo con amor quiere decir que lo hagamos lo que necesitamos hacer como varones responsables aun cuando no sentimos ganas de hacerlo. El sentimiento es algo que sigue a la acción y no la precede.

Jesucristo tuvo tanto amor hacia nosotros que se sacrificó por nuestros pecados. Tres veces pidió al Padre para no tener que pasar por la angustia y el dolor, el escarnio y la muerte que debería pasar. Sin embargo, por el amor hacia nosotros y sobretodo por la obediencia al Padre lo hizo. Cristo fue obediente al Padre y el Señor lo resucitó. Si nos mantenemos obedientes al Señor, recibiremos la misma bendición.

Hay que mantener vivo en la mente el hecho de que nuestros hijos serán padres igual que nosotros. Mientras les educamos estamos también modelando su vida como padres y como hombres. Que lo hagamos con mucho, pero mucho amor.

Conclusión:
El actor de cine estadounidense Billy Cristal dijo que mientras filmaba una película lejos de su ciudad, llamó a la hija para felicitarla el día de sus cumpleaños. Le dijo que sentía estar lejos aquel día pero que pronto ella recibiría un gran paquete que le sería llevado a la casa. Luego, sin que se enterase su hija, Billy se fue de avión a su casa y llamó a la puerta. Cuando la hija la abrió encontró un enorme paquete y automáticamente pensó en el regalo que le había prometido su papá. Lo abrió inmediatamente. Grande fue su sorpresa al fijarse que su papá estaba dentro de la caja. Billy agregó: “Ella me agarró y me abrazó por largo tiempo”. Enseguida confesó el actor: “Mi papá estuvo ausente durante 25 de mis cumpleaños. No quiero que lo mismo pase con mi familia”.

Qué seamos hombres y padres responsables para así honrar a Dios y bendecir a nuestra familia.

Preguntas para meditación y repaso:

1.    ¿Hay en la Biblia instrucciones específicas al varón y a la mujer?

2.    ¿Cómo puede un adolescente hacerse hombre?

3.    ¿A qué se asemeja las instrucciones de Pablo en 1 Corintios 16:13?

4.    ¿Qué dice Pablo acerca de la Armadura de Dios en Efesios 6?

5.    ¿Será que un hombre puede actuar por instinto, o tiene que esforzarse para lograr el desarrollo que espera Dios de él?

6.    ¿Cómo es que la palabra “amor” ha cambiado su sentido a través del tiempo?

7.    ¿A quien estaremos influenciando al ser padres y maridos según los propósitos de Dios?


(Para regresar a "Sermones y seminarios haz click aqui: www.louseckler.blogspot.com