La Cena del Señor - Los siervos

Chris Frizzell - Instructor Invitado

La Cena del Señor - La Cena de los siervos

I.    El texto de la lección anterior fue 1 Corintios 11, donde vimos que la iglesia estaba agitada por la división entre los ricos por un lado y los pobres por otro.

A.    La división la demostraban más visiblemente en la Cena del Señor, donde los ricos comían demasiado y los pobres las sobras.
B.    Para comprender el texto 1 Corintios, tuvimos que profundizarnos en el estilo de la reunión del primer siglo.

1.    Vimos la asamblea descrita en Hechos 20 de la iglesia de Troás
2.    Observamos que la primera iglesia creció en hogares, no en locales como este.
3.    También los comentaristas están de acuerdo que la iglesia primitiva se reunía para comer, y parte de esa reunión era la Cena del Señor
4.    Por tanto, la unidad de la asamblea era más aparente que en lugar como este
5.    En el primer siglo, los miembros de la iglesia reunidos en un hogar tenían más comunión unos con otros.
6.    Mientras comían juntos, compartían el amor cristiano, en comunión más estrecha de lo que hacemos hoy.

C.    Esta lección continua ese pensamiento con dos pasajes de los evangelios

II.    El relato de Lucas en la ultima Cena en 22:19-27
A.    Noten primero que Cristo dijo que estaban dando su cuerpo y derramando su sangre por los discípulos

1.    ¿Qué es lo que eso dice acerca de la manera en que recordamos al Maestro en la Cena?
2.    En el contexto del evangelio de Lucas, Cristo es el ejemplo del mártir  - él dio su vida por otros
3.    “Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos” (Juan 15:13).
4.    Leamos en Fil.2:5-11
5.    Ese es el retrato de Cristo. Un siervo humilde. Atento a los demás. Entregando su vida por otros.
6.    Pensaríamos que los discípulos, observándole, caminando con él, conviviendo con él durante 3 años, entenderían quien era él.
7.    Pero miremos a lo que sigue.

B.    Cristo dice que uno de ellos le traicionaría

1.    Entonces empezaron a negar la posibilidad diciendo: “Sería yo. Yo jamás haría eso. Soy uno de sus mejores estudiantes. Jamás haría eso. ¿Qué quieres decir con ‘soy su mejor discípulo’, yo soy más fiel que tu”.
2.    Nadie tiene el valor de preguntar: ¿Seré yo? Proclaman: “Yo soy el mayor”.
3.    Imagino la expresión facial de Cristo – ¿Estaría horrorizado? ¿O irritado? ¿ O triste?
4.    Aquí el Maestro está muriendo por ellos, está dando el ejemplo de martir por ellos y ellos están ocupados con su rango en el reino.
5.    Aun entre los 12 no había igualdad.
6.    Aun a la mesa del Señor se peleaban por los asientos de honor y rango.

C.    Cristo les advierte con un ejemplo. Jesús los llamó y les dijo:—Como ustedes saben, los gobernantes de las *naciones oprimen a los súbditos, y los altos oficiales abusan de su autoridad.26 Pero entre ustedes no debe ser así. Al contrario, el que quiera hacerse grande entre ustedes deberá ser su servidor,27 y el que quiera ser el primero deberá ser *esclavo de los demás;28 así como el Hijo del hombre no vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su *vida en rescate por muchos”. (Mat. 20:25-28)

1.    Cristo desenmascara las características humanas de sus seguidores: infidelidad o traición; y la lucha por el poder e importancia.
2.      Cristo se acuerda la mentalidad de los reyes paganos, porque ellos estaban en el poder, y quiere que conozcan su poder
3.    El espíritu dominante de los reyes paganos y el tremendo egoísmo de las autoridades son muy conocidas.
4.    Otros bienhechores, dando generosamente al mismo tiempo que demandaban mucha glorificación.
5.    Pero Cristo les para los pies: “Entre ustedes no debe ser así”.
6.    Cristo pregunta: “¿Quién es el mayor, él que se sienta a la mesa o él que sirve la comida?”
a.    A sus discípulos esa es una pregunta retórica. Todos sabían que él era el maestro, la cabeza de la casa, él más importante se sienta a la cabecera de la mesa mientras su esposa o esclavos, esclavas hembras, sirven.
b.    Pero Cristo hace la inversa. Les dice que el que sirve, él es el mesero, él es el siervo.
c.    La grandeza del reino de Cristo está en el servicio.

D.    Hay un sentido en que nuestra costumbre se cambia en la ilustración de la Cena del Señor
1.    Hemos encarado el servir la Cena como un honor en vez de un servicio humilde, aun hasta como fuente de orgullo y autoridad.
2.    Ponte en el lugar del hogar/iglesia del primer siglo, sentados alrededor de la mesa, compartiendo comida con otros, loando a Dios y gozando la salvación. Era a la mesa compartida por judíos y gentiles, señores y esclavos, hombres y mujeres sentados lado a lado. Era un escándalo comparado a las practicas del mundo alrededor de ellos. ¿Quién crees servía la mesa?
3.    ¿Cómo es que nuestra practica de la Cena del Señor proclama la unidad de la comunidad de los creyentes?

E.    Al leer los demás evangelios, “Quien es el mayor” se pasa antes en el ministerio de Cristo
1.    ¿Por qué entonces Lucas insiere ese relato aquí, en el contexto de la Cena?
a.    Recuerden Lucas escribía a la iglesia por lo menos 25 años después de que todo aconteció
b.    Después de la ascensión de Cristo y muerto algunos de los apóstoles, la iglesia tenía sus problemas en el liderazgo
c.    Ese pasaje presupone una comunidad con líderes que estaban muy impresionados con su autoridad
i.    “Dichosos los siervos a quienes su señor encuentre pendientes de su llegada. Créanme que se ajustará la ropa, hará que los siervos se sienten a la mesa, y él mismo se pondrá a servirles (Lucas 12:37).
ii.    Respondió el Señor:—¿Dónde se halla un mayordomo fiel y prudente a quien su señor deja encargado de los siervos para repartirles la comida a su debido tiempo? (Lucas 12:42)

d.    Todos nosotros recordamos quien es el encargado, y no es ninguno de nosotros. Es Cristo. Todos otros somos mayordomos, que damos cuenta a él y siervos unos de los otros.

2.    Lucas también nos recuerda que se puede sentar a la mesa y comer con Cristo, y todavía traicionarle. Reunirse los domingos y comer de la Cena no es garantía en contra la apostasía o a favor a la pureza. Cualquier persona come de la Cena.
3.    Lo que Cristo quiere es que reconozcamos tanto nuestra comunión vertical pero también la horizontal con los hermanos. Eso es, personas que han permitido el Espíritu de Cristo a vivir en ellas permitiéndoles a actuar como él en el mundo.
4.    No nos acercamos a la mesa para ser servido, sino para servir uno al otro.

F.    El pasaje de Lucas cerró con estas palabras: “Estoy entre ustedes como uno que sirve”
III.    Juan narra la historia en 13:2-15
A.    Durante la comida, la Ultima Cena, Cristo pone el ejemplo
B.    El lavar los pies era la manera tradicional de saludar en el oriente antiguo y el trabajo más detestado por los esclavos.
C.    Era un mundo en que la mayoría de las carreteras no eran pavimentadas, la mayoría usaba sandalias (los que usaban zapatos), y todo viaje lo hacían a pie. No se iba a ninguna parte sin ensuciar los pies.
1.    Y desde que compartían las sendas con animales, y caminaban en todo tipo de clima, no se puede imaginar que tan sucios estarían los pies.
2.    Los pies tenían callos, cicatrizados por años de caminar y no eran nada bonitos.

D.    Así que al entrar en una casa como huésped, les lavaban los pies, o por el huésped o por el siervo del anfitrión.
1.    Pero en el cuarto de arriba (cenáculo) había 12 hombres inquietos por su rango en el reino. Es evidente que todos se acercaron, miraron por todos lados, luego se sentaron, con pies sucios, cada uno más orgulloso que el otro para lavarse.
2.    Entonces, enseguida de la comida, Cristo se hinca para lavarles los pies.
3.    El texto dice que lo hizo para demostrar cuanto les amaba.

E.    Imagina el silencio en el lugar. Lavó a uno, luego a otro y otro. Silencio. Miraban unos a otros, miraban a Cristo, sus frentes parecían tener muchas inquietudes, entonces Cristo se acercó a Pedro. (Imagino si Pedro pensaba ser el mayor).

1.    “Maestro, ¿vas a lavar mis pies?” Pregunta tonta.
2.    Dijo Pedro, “Jamás lavarás mis pies”. Jamás es mucho tiempo.
3.    Responde Cristo: “A menos que yo lave tus pies, no tendrás nada que ver con migo”. Silencio otra vez. Pedro, impetuoso, estaba pensativo, por primera vez.
4.    7 —Ahora no entiendes lo que estoy haciendo —le respondió Jesús—, pero lo entenderás más tarde. —¡No! —protestó Pedro—. ¡Jamás me lavarás los pies!
  —Si no te los lavo,[a] no tendrás parte conmigo.9 —Entonces, Señor, ¡no sólo los pies sino también las manos y la cabeza!” Pedro no necesitaba bañarse sino seguir a Cristo.
5.    “Cuando terminó de lavarles los pies, se puso el manto y volvió a su lugar. Entonces les dijo: —¿Entienden lo que he hecho con ustedes?” Otra vez, hubo silencio completo. Los discípulos esperaban con anticipación.
6.    “Entienden lo que he hecho”” Les preguntó. He dado el ejemplo para que ustedes vayan y hagan lo mismo y, al hacerlo recibirán bendiciones.

F.    En la superficie, este texto es acerca de ser servido y servir a otros. Es la apertura de una enseñanza maravillosa de Cristo, sus últimos pensamientos antes de su muerte, y todavía nos enseña acerca del amor y la unidad.
1.    Mientras Cristo nos llama a su mesa hoy, nos llama al amor y a la unidad. Nos llama al servicio humilde. Nos dice que nadie es el mayor – todos somos iguales.
2.    Nadie está exento del servicio. No hay excepciones de edad, de educación formal, o de riquezas o minusvalidez.
3.    No hay exentos porque el servicio es parte del amor cristiano. Esa fue su demostración de amor. No se puede amar sin servir.

G.    En otro nivel, es un texto acerca del perdón

1.    Dijo Cristo: que Pedro no necesitaba un baño, solo que le lavase los pies.
2.    Todo huésped se bañaba antes de ir a una comida como esta. No necesitaban bañarse otra vez. Pero sus pies estaban llenos de polvo, y por tanto necesitaban lavarse.
3.    En un sentido espiritual, cada día se ensuciaban por caminar en el mundo,
4.    Pero hoy, como cualquier día, necesitaban limpieza diaria que Cristo les da. No es empezar todo de nuevo, sino perfeccionar de allí en adelante.
5.    Si esa interpretación es correcta, entonces es un desafío para nosotros no tan solo servir, sino también seguir perdonando.

IV.    Nos reunimos a la mesa como un cuerpo
A.    Debe haber algo único acerca de los que se reúnen para tomar de la Cena

1.    No son como niños de escuela reunidos para una ceremonia
2.    No son personas haciendo cola para ver a una película
3.    No están en un concierto
4.    Tampoco son fanáticos del deporte en un partido de fútbol
5.    Son (somos) una familia
a.    Somos parte unos de los otros
b.    Somos hermanos en Cristo
c.    Somos responsables por todas las personas presentes
d.    No debe haber ningún rostro anónimo
e.    Las personas en la lista de oraciones son madre e hija, hermano y hermana, hijo e hija
f.    Sus dolores son nuestro dolores
g.    Sus necesidades son nuestras necesidades
h.    Sus pecados son nuestros pecados
i.    Su perdón es mío para dárselo

B.    La Cena exige reconciliación, compartir y servir entre todos. Es una demostración de la redención humana. El énfasis está en la unidad
C.    Somos testigos al mundo que somos un pueblo unido, toda clase de gentes sentados y comiendo juntos que de otra forma no tendrían nada en común.
D.    Cada vez que se reúne la congregación, actúa como el mundo debería actuar y proclama a Jesucristo como figura central a aquella identidad.
E.    Jesucristo, durante la Cena, mostró su amor y dijo: “He dejado mi ejemplo a ustedes para que lo hagan a los demás así como yo lo hice a todos ustedes”.
 (Para regresar a "Sermones y seminarios" hacer clic aqui: www.louseckler.blogspot.com )