La Cena del Señor - La alabanza

Chris Frizzell - Instructor invitado

La Cena del Señor - La Alabanza

I.    Empecemos este estudio de la Cena del Señor con un libro acerca de la pascua, el contexto en el cual Cristo creó ese evento.

A.    Para el judío la pascua era un festival, una celebración. Era época de recordar su libertad y gozar, expresando su gratitud.
B.    La pascua incluía la risa y quizás parecería un convivio como lo hacemos.
C.    Podemos comparar la Cena del Señor a la pascua y la celebración del día nacional de la independencia

1.    Ciertamente en el día de la Independencia debe haber también recuerdo de los que lucharon por ella. Debe haber una ceremonia en el cementerio y desfiles honrando a los que murieron en la guerra. Toda libertad tiene su precio.
2.    Pero el día de la independencia es un día de fiesta y celebración, también de dar las gracias.

D.    La pascua era una celebración de la libertad

II.    Pensemos por un momento acerca de cómo era la celebración de la pascua, esa cena de gratitud:

A.    Habían cuatro copas de vino que se tomaba en la pascua, cada una con su significado
1.    En la primera copa, daban la bendición: “Bienaventurado tú que creaste el fruto de la vid”

B.    Luego comían las hierbas amargas con salsa de frutas y vinagre: reminiscencia de la tristeza y amargura de la vida del Egipto
C.    Seguía la comida principal de la fiesta: panes sin levadura y cordero asado, lo traían y servían, pero no lo comían.
D.    Al llegar aquí explicaban el significado de la celebración
E.    Entonces el grupo cantaba junto el Salmo 113:
Aleluya! ¡Alabado sea el Señor!
Alaben, siervos del Señor,
alaben el nombre del Señor.
 Bendito sea el nombre del Señor,
desde ahora y para siempre.
3 Desde la salida del sol hasta su ocaso,
sea alabado el nombre del Señor.
4 El Señor domina sobre todas las naciones;
su gloria está sobre los cielos.
¿Quién como el Señor nuestro Dios,
que tiene su trono en las alturas
6 y se digna contemplar los cielos y la tierra?


7 Él levanta del polvo al pobre
 y saca del muladar al necesitado;
8 los hace sentarse con príncipes,
 con los príncipes de su pueblo.
9A la mujer estéril le da un hogar
y le concede la dicha de ser madre.
¡Aleluya! ¡Alabado sea el Señor!

F.    Luego bebían una segunda copa
G.    Aquí decían una bendición: “Bienaventurado eres tú quien trajo pan de la tierra”
El pan lo partían y servían

H.    Ahora comían los alimentos
I.    La comida era seguida de una tercera copa conocida tradicionalmente por los judíos como la copa de la bendición. El vino siempre lo consideraban un regalo de Dios asociado a la alegría (Leer Salmos 104:14-15)
J.    Al terminar la comida, cantaban más himnos
1.    Salmos 116:1-6, 13-17
2.    Salmos 117
3.    Salmos 118

K.    Para concluir la ceremonia, bebían la cuarta copa, conocida como la copa del gozo
1.    ¿Les parece eso algo triste, pesaroso?

L.    Cuando Cristo decidió establecer la fiesta para que le recordáramos de él, eligió símbolos de libertad y gozo y gratitud.
1.    El vino de la alegría, la copa de la bendición, la copa del gozo
2.    El pan del cielo, el maná de Dios

M.    El Mishna registra que el rabino Gamaliel dijo esto acerca de la pascua: “Por lo tanto, debemos dar las gracias, adorar y glorificar. Honrar, exaltar, bendecir, magnificar él que hizo posible todas esas maravillas a nuestros padres y nosotros. Él nos llevó de pesar a fiesta, y de las tinieblas a una gran luz, y de esclavitud a redención; para que podamos decirle: Aleluya”.

III.    Dos puntos del Nuevo Testamento refuerzan aun más esas ideas
1.    Cuando nos reunimos como iglesia, decimos que nos reunimos para adorar. Culto de adoración es el titulo
2.    Entonces, cuando  empieza la adoración, llegamos al punto en que participamos de la Cena del Señor.
a.    Parece que de alguna manera todo cambia. Ya no estamos adorando, sino tomando de la Cena. (Terminología nuestra)
b.    Así como lo hacemos, nos reunimos para adorar y durante el culto hay el sermón y también tenemos que apartar tiempo para la Cena del Señor. Hemos definido de manera muy limitada la Cena del Señor, tomamos unos 10 minutos para tomar del jugo y del pan.

3.    No creo que la primera iglesia actuaba así
a.    En ninguna parte del Nuevo Testamento dice que la iglesia se reunía los domingos para adorar. La palabra adorar jamás la usan en una reunión de la iglesia
b.    Cuando se reunían, era para partir el pan, para la comunión de los santos, para recordar el Señor en la Cena.
c.    Tomar el pan y el vino era parte de la gran fiesta del Señor que duraba todo el tiempo que dura nuestro culto de adoración
d.    La pascua la observaban para recordar la libertad que Dios dio a su pueblo, era un recuerdo de que Jesucristo es Señor, celebrada loando su nombre, dándole la gloria, y las gracias por las bendiciones que compartimos por su gran amor. El pan y el vino son los alimentos de la celebración.

4.    Hechos 2:46-47: “No dejaban de reunirse en el templo ni un solo día. De casa en casa partían el pan y compartían la comida con alegría y generosidad,47 alabando a Dios y disfrutando de la estimación general del pueblo. Y cada día el Señor añadía al grupo los que iban siendo salvos”.

IV.    Una segunda idea viene de la primera iglesia
A.    Hoy, nuestra terminología es “comunión”, Cena del Señor, o aun “La Cena del Señor”. No obstante,  en el segundo siglo, el nombre más común era la Eucaristía.
1.    La Eucaristía, de la palabra griega eucharesto, que significa agradecido, expresar gratitud, dar las gracias a la mesa
a.    Mateo 26:27: “Después tomó la copa, dio gracias, y se la ofreció diciéndoles:—Beban de ella todos ustedes”.
b.    Dos escenas favoritas en el cristianismo primitivo son cuando:
i.    El agua se transforma en vino (Juan 3:1)
ii.    La multiplicación de los panes y peces

c.    Ese dos eventos los unieron los primeros cristianos como señal de la comida y bebida de la Eucaristía que Dios nos concede.
2.    La Cena del Señor era el momento clave de la iglesia dar las gracias a Dios. El acto de oración de la iglesia y adoración era dar gracias.
3.    Por eso en las oraciones en la Cena del Señor había un recordatorio de todo lo que Dios concede. Pero sobretodo la Eucaristía la centraban en las bendiciones espirituales recibidas a través de Cristo.
4.    La Eucaristía, como indica el nombre, era un servicio de gratitud. Creyentes habían sido lavados y redimidos por la sangre del Cordero, y glorificaban a Dios por la salvación de Jesucristo.

V.    En el Nuevo Testamento las referencias a la muerte de Cristo enfocan en lo que él logró con su muerte a los que le creen. A los cristianos no les advertían por meditar en la agonía de Cristo, siempre que consideraban el significado de su muerte en sus vidas y su fe.

A.    Hebreos 10:19-25
B.     Apocalipsis 1:5-6
C.    Efesios 1:3-9
D.    Efesios 2:12-13
E.    Colosenses 1:19-22
F.    Nos reunimos en día de la Resurrección, la Cena del Señor, para recordar nuestro Señor cuya muerte redime, limpia, justifica y da vida. Por ello nos gozamos y damos las gracias.
G.    La Eucaristía, la Cena del Señor, no es una velada fúnebre. No conozco ningún texto que enfatice la sangre derramada de los puños, o de las manos cicatrizadas por los clavos o la agonía de su rostro.
H.    Es una cena de agradecimiento. ¡Aleluya! ¡Loor al Señor!

VI.    En la adoración un Domingo, para enfatizar, pedí a los hombres para  servir primero el jugo y luego el pan.

A.    Mateo, Marcos y 1 Cor 11 pone el pan en primer lugar, la copa en 2º.
B.    Sin embargo, Lucas, 1 Cor. 10 y la literatura cristiana del primer siglo pone la copa primero y el pan segundo.
C.    Durante la ultima Cena, habría 4 copas con la copa al lado del pan correspondiente a la ceremonia.
D.    Everett Ferguson escribió: “El proceso de Jesucristo en la ultima cena no era distintivo. Podemos concluir que el orden en que tomaban los elementos de la Cena no era de suma importancia. Lo que era nuevo era la importancia dada al pan y al vino en relación a la muerte y su significado”.

VII.    He aquí unas oraciones del Didascalía, la Enseñanza de los Doce, escrito al final del primer siglo.
A.    Oración por la copa: “Te damos las gracias, nuestro Padre, por el vino santo de David, tu siervo, que hiciste conocido a través de Jesucristo tu siervo. A ti gloria para siempre”.
B.    Oración por el pan: “Damos gracias a ti, Nuestro Padre, por la vida y el conocimiento que hiciste posible a través de Cristo, tu siervo. A ti gloria para siempre. Así como este pan partido se esparció por todos los montes y al juntar todo se hizo una hogaza, así debe unirse tu iglesia de los confines de a tierra en tu reino. Por la gloria y poder son tuyos por Jesucristo por siempre”.
C.    Otra oración la hacían: “Damos las gracias a ti, Padre Santo, por tu santo nombre que permitiste habitar en nuestro corazón y por el conocimiento, fe e inmortalidad que has hecho posible a nosotros por Cristo tu siervo. A ti sea gloria para siempre. Tú, Señor Todopoderoso, creaste todas las cosas por tu nombre, y tu diste comida y bebida al ser humano para su refrigerio, para que él pueda darte las gracias, pero tú nos das comida y bebida espiritual y vida eterna a través de tu siervo. Sobretodo, Señor, te damos las gracias porque eres poderoso. A ti gloria para siempre. Recuerda, Señor de tu iglesia y líbrela de todo mal y la perfecciones en tu amor, y reúna lo que has santificado de los cuatro vientos en tu reino que has preparado para ella. Porque el poder y gloria son tuyos por siempre. Qué venga la gracia y que este mundo se acabe. Hosana al Dios de David. Si algo es santo, dile  que venga. Si no, que se arrepienta. Ven Jesucristo. Amén”.
 (Para regresar a "Sermones y seminarios" favor hacer clic aquí: www.louseckler.blogspot.com  )