La Cena del Señor - Introducción

Chris Frizzell - Instructor invitado

La Cena del Señor - Introducción –

I.    Requisitos esenciales para el culto de domingo
A.    Una característica del Movimiento de Restauración Americano que empezó en 1830 y resultó en las iglesias conocidas como Iglesias de Cristo, fue la practica semanal de la Cena del Señor.

1.    Esa  practica es la diferencia cuando iglesias de Cristo la comparan a otras iglesias Protestantes, pero es algo que tenemos en común con la Iglesia Católica (aunque nuestra creencia sea distinta a la de ellos en cuando a la Cena).

2.    Esa practica ha servido tanto para unir  como para dividir las iglesias de Cristo. Han habido platicas y en algunos casos divisiones por las siguientes cuestiones:

a.    ¿Cómo se puede copiar la pascua original?
b.    ¿Debemos usar pan sin levadura?
c.    ¿Debemos usar vino o jugo?
d.    ¿Debe haber una sola copa o varias?
e.    ¿Debe la persona ser bautizada para tomar de la Cena?
f.     ¿Pueden niños, cuyos padres son cristianos, tomar de la Cena?
g.    ¿Con que frecuencia debemos tomar de la Cena? ¿La podemos tomar otro día aparte del                domingo?
h.    ¿Debemos tomar el pan primero y luego el jugo? ¿Y si se cambia el orden?

II.    ¿Han alguna vez analizado cuál es la enseñanza de tu congregación acerca de la Cena?
A.    En el año pasado:
1.    ¿Cuántas veces has predicado o escuchado algo acerca de la Cena del Señor?
2.    ¿Cuántas clases han enseñado en la iglesia acerca de la Cena?

B.    Si toda la enseñanza acerca de la Cena proviene de los que sirven la Cena, ¿qué es lo que           están enseñando a la iglesia?
1.    ¿Qué se aprende acerca de la Cena por las oraciones?
2.    ¿Cuál es el contenido de las Escrituras que leen y comentarios que hacen?

3. Las oraciones
a.    La mayoría aprende las oraciones mientras escuchamos otros a orar.
b.    Por tanto, un enfoque único y oraciones han desarrollado a oraciones idénticas
III.    ¿Será tan solo eso la Cena del Señor?
A.    “En el culto semanal en memoria de Cristo, el santuario lo llenan de cantos tristes. El ritmo lento de los hombres que sirven a la congregación es similar a un funeral solemne. En el lugar se guarda silencio así como los reunidos  en la muerte trágica de aquel cuya memoria damos servicio. Una liturgia familiar, la recitan mientras la congregación escucha con mucho detenimiento: “De la misma manera, Padre Celestial, te damos las gracias por la copa, el fruto de la vid, que tan vividamente representa la sangre del Señor y Salvador Jesucristo que la derramó por nosotros en una cruz cruel en el Calvario. Qué todos los que participan de la copa lo hagan de manera que sea de tu agrado”.

1.    La atmósfera durante esa parte del culto es idéntica a un funeral. Sobretodo  cuando la llaman el culto en memoria de Cristo.
2.    Por tanto, nos han enseñado que durante la Cena debemos inclinar la cabeza y cerrar los ojos y pensar en la cruz. Debemos pensar en el dolor y la agonía de la misma. Debemos recordar que es por nosotros que él sufrió y murió. Debemos examinarnos y arrepentirnos de los pecados antes de tomar de la Cena de manera digna, porque si no participamos de manera digna nos perderemos.
3.    ¿Habrá otra manera de participar de la Cena del Señor?

B.    ¿Será que lo que hacemos falla en captar el verdadero significado de esa gran practica cristiana? Primeramente, fallamos en reflexionar la intención de la naturaleza de la Cena del Señor en la primera iglesia.

1.    La Cena del Señor tiene como propósito la de recordar a Cristo, no en un culto memorial, o fúnebre, sino una celebración festiva. La atmósfera no era de tristeza ni pesar, sino de gozo y acción de gracias.
a.    No quiero decir que esté mal pensar en Cristo en la cruz y contar el costo de nuestros pecados, pero esa es tan solo una imagen de la Cena del Señor

C.    ¿Seremos capaces de examinar los cantos, las oraciones, la enseñanza, y la practica de la Cena del Señor?
1.    La meta de estas lecciones es ayudarte a ver otras imágenes de la Cena del Señor (una de las metas es darte ideas suficientes para que al regresar puedas dar una serie de lecciones acerca del tema a tu congregación)
VI. Esto es el ¿qué? Y ahora el ¿cómo?