El sueño imposible

 

En el verano de 1965, el dramaturgo norteamericano Dale Wasserman, visitó España y se apasionó por aquel país. Al regresar a los Estados Unidos escribió “El hombre de La Mancha”, una obra teatral que se hizo muy popular y que después hicieron de ella una película. Toda la obra la basó en el Don Quijote de La Mancha, el personaje principal de Miguel Cervantes Saavedra, un escritor español que murió en 1616. “El hombre de La Mancha” trajo al publico estadounidense la historia de una caballero soñador que vivía en una posada pobre y sucia, pero que en su imaginación era un castillo. En esa posada había gente muy basta incluyendo a Aldonza, una prostituta a quien nadie respetaba. Nadie con excepción a Don Quijote, quien la trataba como una dama. Le tenía tanto respeto que hasta llegó a cambiarle el nombre de Aldonza a Dulcinea. La misión fundamental de Don Quijote era la de defender a los débiles y luchar por los oprimidos. La persona de Don Quijote se caracterizaba por tener toda confianza en los seres humanos y estimularles a que desarrollaran su potencial.

Había mucho tiempo que en España no había nada de positivo ni de sueños, sino guerras y todo el respectivo sufrimiento de las batallas. Al terminar la primera presentación de la obra teatral varias personas tenían lágrimas en los ojos por el mensaje de esperanza que la obra presentaba. También, les gustó el gran idealismo que transmitía el autor. Como cristianos somos idealistas por naturaleza, pero jamás soñamos y es por eso que tenemos tan pocos héroes entre los hermanos. Y cada vez que alguien se destaca en nuestro medio hacemos todo lo posible para destruir su credibilidad.

Hay dentro de cada uno de nosotros ganas de ser héroe, de ser un poco mejor de lo que somos, de hacer de este mundo un lugar mejor, mas humano; la intención de dejar nuestras huellas al partir de este mundo.

A continuación listamos a algunos héroes que dejaran sus contribuciones:

1.    Moisés, un pastor tartamudo utilizado por Dios para libertar al pueblo de Dios de la opresión de los líderes Egipcios. Los milagros que Dios operó a través de Moisés solo podemos comparar con los que hizo Jesucristo.
2.    El joven David (1Samuel 17) - Muchos creían imposible que un muchacho adolescente matara a un gigante con una pedrada. Personas que han visitado la Tierra Santa regresaron impresionados al ver jóvenes pastores que lograban, con una honda, tirar a blancos increíblemente lejos y difíciles.
3.    Jesucristo - Una de las personas más humildes en búsqueda de sus discípulos. Con aquellos hombres sin cultura, sencillos, Cristo soñaba conquistar el mundo. (Hechos 1:8)
4.    Pablo soñaba con ir a España (Romanos 15:24-28). Que se sepa, el apóstol jamás estuvo en España, mas su sueño le dio rumbo a su vida. Pablo estableció iglesias, escribió varias epístolas mientras preparó a muchos líderes de la primera iglesia.



Y poco más recientes están:
1.    Cristóbal Colón – El descubridor de América, logró llegar al nuevo mundo después de mucho trabajo. Lo logró al convencer a los reyes de España que existía un nuevo continente al lado poniente de Europa.
2.    Benito Juárez – de origen indígena humilde, llegó a ser presidente de México y elaborar su primera constitución en 1857, cuyas leyes establecían la separación entre el gobierno de México y la iglesia católica.
3.    Joaquim José da Silva Xavier, también conocido como Tiradentes, en 1789 junto con un grupo de hombres, lideró la Insurrección Minera, en el estado brasileño de Minas Gerais, con el propósito de liberar Brasil del poderío de Portugal. Aunque sus planes fracasaron y lo condenaron a la muerte, treinta años después el país se hizo independiente.
4.    Tomás Edison – El descubridor de la luz eléctrica, tras haber fracasado cien veces dijo: “He aprendido 100 maneras de cómo no funciona la luz eléctrica”. Cuando le decían que era un genio, les contestaba: “Genio es 1% de inspiración y 99% de transpiración”.
5.    Henry Ford – Al realizar su sueño de inventar el automóvil, puso el mundo sobre ruedas.
6.    Jonás Salk – Al descubrir la vacuna contra la poliomielitis salvó a millares de niños.
7.    Allen Shepard – El astronauta – era conocido como el viejo Moisés porque todos creían que eran tenía mucha edad para participar del programa espacial de los Estados Unidos. Pero Allen tenía un sueño: ir a la luna; y no se detuvo hasta lograrlo. Al “alunizar” dijo su esposa emocionada: “El viejo Moisés ha llegado a la tierra prometida”.

Las enseñanzas de Cristo como sueños
En el sermón del monte Mateo incluye una colección de enseñanzas de Jesucristo que denota la esperanza que tiene el Maestro en cada uno de nosotros. Casi todas las conocidas “bienaventuranzas” parecen, a primera vista, algo imposible porque tanto en el primer siglo como hoy van en contra a la cultura, a la mentalidad de cualquier pueblo.

Leámoslas en Mateo 5:3-10:
     Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
     Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.
     Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.
     Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.
     Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
     Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.
     Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
     Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino     de los cielos.

El poder de un sueño
Todas estas personas que he mencionado y muchas más se destacaron por tener un sueño. Y cada cristiano necesita tener un sueño o no sobrevivirá las épocas de crisis. Sin un plan para el futuro será apenas historia. ¿Tendrán fe nuestros hijos y nietos? Todo depende de nuestra visión actual.

De igual manera, la iglesia de Cristo también necesita un sueño o será igual a las iglesias de Europa, que por falta de asistencia se han transformado en un museos.

Nuestro movimiento ha tenido soñadores que dejaron su huella en nuestra historia. Por ejemplo:
•    Alejandro Campbell, quien el siglo pasado fue el fundador del Movimiento de Restauración, tenía el sueño de que todas las iglesias evangélicas de los Estados Unidos dejaron su métodos de adoración y sus practicas sectarias y volver a la Biblia Sagrada. Hoy hay cerca de 1.5 millón de miembros en los Estados Unidos. En México hay más 20,000 miembros en un movimiento que ha esparcido por todo el mundo.
•    Hace 40 años un joven español visitaba el pabellón de religión de la feria mundial de Nueva York, cuando encontró la exhibición de las Iglesias de Cristo. Después de una entrevista con el miembro de la iglesia que cuidaba la exhibición, concluyó que tanto la creencia de las Iglesias de Cristo de los Estados Unidos como la de su iglesia en España eran idénticas. Hoy, después de establecer más de veinte iglesias de Cristo en España, el hermano Juan Monroy continua activo.
•    Cuando el hermano Pedro Rivas salió de México buscando un porvenir en los Estados Unidos en los años ‘30, encontró su sueño al conocer a Jesucristo. Al terminar sus estudios regresó a México para establecer la primera iglesia de Cristo en Torreón, Coahuila. Hoy, cerca de 70 años después, hay más de 500 congregaciones por toda la república mexicana.
•    Al poner un programa diario en la emisora fronteriza XELO, en 1971, los dirigentes del Heraldo de la Verdad no sabíamos cuáles serían el resultado futuro. Unos diez años después añadimos programas de televisión y contratamos la cadena RASA. Con 52 emisoras trasmitiendo los programas diarios,  recibíamos un promedio de 2,000 cartas mensuales. Hoy, 30 años después, hemos establecido 48 iglesias, realizamos unas 120 campañas evangelísticas, unos 30 seminarios para predicadores y la obra continua creciendo. Damos gracias a Dios por todo.

Las glorias del pasado
Hay siempre el peligro de vivir en los laureles del pasado creyendo que ya se ha hecho lo suficiente. Escribir o relatar lo que pasó tiene su valor histórico y al ver cuanto Dios ha hecho nos aumenta la fe. Sin embargo, jamás debemos convencernos que no hay nada más que podamos hacer para el crecimiento del reino del Señor. Si estamos satisfechos con lo que hemos logrado y ya no planeamos, entonces hemos dejado de crecer en la fe. Sin soñar no se puede hacer que nuestros sueños se transformen en realidad. Ojalá Dios les de a todos ustedes las ganas de seguir planeando y soñando por más imposible que sean los sueños. Pues con Dios todo es posible.

Los prisioneros de guerra de Viet Nam que mejor se han ajustado al regresar a su país, fueron los que mientras presos soñaban y planeaban su futuro al salir en libertad.

El poder de un ideal no está en que debemos seguirlo a como de lugar, sino el rumbo positivo que da a nuestra vida.

Conclusión
Regresando al Quijote: Cuando este estaba en su lecho de muerte, se acerca Aldonza, vestida con ropas limpias y modestas, y con magnifica apariencia. Su cambio de vida era obvio tanto en sus ropas como en su sonrisa. Cuando Don Quijote, ya moribundo, abre sus ojos y la puede ver desde su lecho, llama por su nombre Aldonza. Pero la chica le corrige diciendo: “Ya no soy Aldonza, sino Dulcinea”. Tanto creyó Don Quijote en ella que ella pasó a creer en si propia.

Dios cree en ti y tiene un sueño, una misión para ti. La vida cristiana es un sueño y a través de Cristo podemos hacer de ella una realidad en tu vida.

(Para regresar al sitio "Sermones y seminarios" favor hacer click aqui: www.louseckler.blogspot.com  )