El control de la ira

Galatas 5:16-26 

Escritura: Galatas 5:16-26 - Digo, pues: Andad por el Espíritu, y no cumpliréis el deseo de la carne. 17Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne, pues éstos se oponen el uno al otro, de manera que no podéis hacer lo que deseáis. 18Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley. 19Ahora bien, las obras de la carne son evidentes, las cuales son: inmoralidad, impureza, sensualidad, 20idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, enojos, rivalidades, disensiones, sectarismos, 21envidias, borracheras, orgías y cosas semejantes, contra las cuales os advierto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. 22Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, 23mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley. 24Pues los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. 25Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu. 26No nos hagamos vanagloriosos, provocándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros.

Introducción
    A. Dios quiere que controlemos la ira
        1. 1 Tim. 2:8 8Por consiguiente, quiero que en todo lugar los hombres oren levantando manos                     santas, sin ira ni discusiones.
        2. Tito 1:7 Porque el obispo debe ser irreprensible como administrador de Dios, no obstinado, no                 iracundo, no dado a la bebida, no pendenciero, no amante de ganancias deshonestas,
        3. Mat.5:21-22 Habéis oído que se dijo a los antepasados: "NO MATARAS" y: "Cualquiera que                     cometa homicidio será culpable ante la corte."22Pero yo os digo que todo aquel  que esté enojado con  su hermano será culpable ante la corte; y cualquiera que diga: "Raca" a su hermano, será culpable delante de la corte suprema; y cualquiera que diga: "Idiota", será reo del infierno de fuego.    

B. Mi vida está en las manos de cualquiera que “me provoca” a la ira

I. El problema de la perdida de control
    A. Es necedad
        1. Prov. 14:17 - El hombre pronto a la ira obra neciamente, y el hombre de malos designios es                 aborrecido.
        2. Prov. 14:29 - 29El lento para la ira tiene gran prudencia, pero el que es irascible ensalza la                     necedad.
        3. Prov. 19:11 - 11La discreción del hombre le hace lento para la ira, y su gloria es pasar por alto             una ofensa.
        4. Prov. 29:8 - Los escarnecedores agitan la ciudad, pero los sabios alejan la ira.
        5. Prov. 29:11 - El necio da rienda suelta a su ira, pero el sabio la reprime.
    B. Es destructiva – Prov. 25:28 Como ciudad invadida y sin murallas es el hombre que no domina su             espíritu.
    C. Es difícil controlarla - El hombre de gran ira llevará el castigo, porque si tú lo rescatas, tendrás que             hacerlo de nuevo.

II. Qué sucede a nosotros cuando perdemos el control
    A. Es perdida de control en lo que se dice – Col. 4:6 - Que vuestra conversación sea siempre con                     gracia, sazonada como con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada persona.
    B. Es perdida de control en la personalidad – Sgto. 1:24 pues después de mirarse a sí mismo e irse,             inmediatamente se olvida de qué clase de persona es.
    C. Es perdida de control físico – Prov.  16:32 - Mejor es el lento para la ira que el poderoso, y el que             domina su espíritu que el que toma una ciudad.
    D. Es embarazoso – Prov. 18:13 - El que responde antes de escuchar, cosecha necedad y vergüenza.
    E. No nos permite hacer la voluntad de Dios – Stgo. 1:19-20 - Esto sabéis, mis amados hermanos.             Pero que cada uno sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para la ira; 20pues la ira del                 hombre no obra la justicia de Dios.

III. Qué sucede a los demás cuando perdemos el control
    A. Hace con que nos contesten también airados – Prov. 15:1 - La suave respuesta aparta el furor, mas             la palabra hiriente hace subir la ira.
    B. Hace con que resientan tu falta de control  - Prov. 29:22 - El hombre airado suscita rencillas, y el             hombre violento abunda en transgresiones.
    C. Pierden el respeto a ti – Prov. 22:24-25 - No te asocies con el hombre iracundo; ni andes con el                 hombre violento, 25no sea que aprendas sus maneras, y tiendas lazo para tu vida.
    D. La gente evita estar en tu presencia – Prov. 15:18 - El hombre irascible suscita riñas, pero el lento             para la ira apacigua contiendas.
    E. Hiere sus sentimientos – Prov. 27:4 - Cruel es el furor e inundación la ira; pero ¿quién se                         mantendrá ante los celos?
    F. Es embarazoso para ellos

IV. Cómo controlar la ira
    A. Llevar en cuenta cómo los demás reaccionan y son afectados
    B. Pensar antes de hablar – Prov. 15:28 - El corazón del justo medita cómo responder, mas la boca de             los impíos habla lo malo.
    C. Controlar la ira es obedecer a Dios –
        1. Efesios 4:26 - AIRAOS, PERO NO PEQUEIS; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,
        2. Efesios 4:31 - Sea quitada de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritos, maledicencia, así como             toda malicia.
    D. Aplicar el autocontrol – Col. 3:8 - Pero ahora desechad también vosotros todas estas cosas: ira,                 enojo, malicia, maledicencia, lenguaje soez de vuestra boca.
    E. Pedir la ayuda de Dios – Stgo.  1:5 - Pero si alguno de vosotros se ve falto de sabiduría, que la pida             a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.
    F. Pedir la ayuda de amigos – Stgo. 5:16 - Por tanto, confesaos vuestros pecados unos a otros, y orad             unos por otros para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede lograr mucho.

V. Qué hacer después de perder el control
    A. Arrepentirse
    B. Pedir disculpas a los que ofendiste
    C. Pedir perdón a Dios y a los demás
    D. Analizar lo que pasó y por qué
    E. Aprender de sus errores
    F. Re-dedicarse al control de la ira

Conclusión
    A. Mi vida está en las manos de los que “me provocan”
    B. Si alguien puede hacer con yo pierda el control, estarán controlando mi vida
    C. ¿Quien controla tu vida?
        1. Efesios 5:18 - Y no os embriaguéis con vino, en lo cual ha disolución, sino sed llenos del Espíritu,
        2. Galatas 5:22-23 - Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad,                 fidelidad, 23mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley.
    D. ¿Quien es que controla tu vida?


(Para regresar al sitio "Sermones y seminarios" favor hacer click aquí: www.louseckler.blogspot.com