La Pedagogía en el Siglo XIX

Heredero de la gran tradición pedagógica de los «siglos anteriores, el XIX la continua, aunque con diferencias significativas. En primer lugar prosigue la pedagogía idealista iniciada en la época precedente, y representada por filósofos de la altura de Fichte, Hegel y Schleiermacher ypor escritores como Goethe, Schiller, Lessing y Juan Pablo Richter. En estamisma dirección idealista, aunque ocupando un lugar aparte y sobresaliente,se halla la gran figura de Federico Froebel, el creador de la educación de la primera infancia. En dirección diferente, aunque también destacada se halla la personalidad más realista de Federico Herbart, el fundador de lapedagogía científica y sus continuadores herbartianos. Finalmente, en un puesto más secundario está el sociólogo Herbert Spencer, representante dela dirección positivista en la pedagogía. Así puede decirse que mientras en la primera mitad del siglo XIX predomina la corriente idealista, en la segunda lo hace la realista y positivista. Lo más valioso de esta época por lo que se refiere a nuestro estudio es la consideración de la pedagogía como ciencia, que se realiza a partir de Herbart. Mientras que hasta él la educación fue objeto de la meditación personal o referida a la práctica, ahora lo es como pura teoría, como ciencia. Si con esto perdió aquélla quizá en producciones originales, en ser fuente de emociones e ideas diversas, ahora gana en cambio en precisión y rigor científico. El riesgo que con ello se corrió fue el mecanizar y anquilosar la corriente creadora en la educación, pero sirvió de punto de partida para otras ideas y sugestiones que realizará nuestro siglo creando una auténtica pedagogía científica. Otra nota característica de la pedagogía de este siglo, es que a pesar de su carácter científico, o quizá por el mismo, la pedagogía influye directamente en la educación por medio de las instituciones fundadas por los herbartianos, como medios de aplicación de sus teorías. Así se trata de fecundar la teoría con la práctica de un modo más riguroso de lo que se había hecho hasta ahora. Finalmente, en este siglo comienzan los primeros ensayos de aplicación de la psicología naciente a la educación sobre todo por la influencia del alemán Guillermo Wundt y del norteamericano Stanley Hall, que crean escuelas de psicólogos-pedagogos de gran valía.

 

La Pedagogía Idealista: Fichte, Hegel, Schleiermacher 

A fines del siglo XVIH y comienzos del XIX surge en Alemania una constelación brillantísima de grandes filósofos y escritores que se ocupan dela educación y que pertenecen a las corrientes idealistas y neohumanista de, la pedagogía. Entre ellos se cuentan los filósofos y poetas ya nombrados. Noes fácil diferenciar dónde empieza entre ellos el idealismo y dónde el humanismo, pues casi todos poseen esos dos caracteres. Por eso tenemos que estudiarlos conjuntamente, sin atenernos a la clasificación por escuelas.

Juan Teófilo Fichle  (1762-1814), continúa la corriente idealista iniciada por Kant, Como la mayoría de sus contemporáneos universitarios, desempeñó las funciones de preceptor en una familia y conoció también a Pestalozzi. Su carácter entero y sus ideas le colocan entre las personalidades pedagógicas más salientes de la época. Ya mencionamos su conducta en Berlín, durante la ocupación de las tropas napoleónicas, a las que desafió con sus valientes

Discursos a la nación alemana.

En ellos se contienen las ideas esenciales de su pedagogía. Para Fichte, la salvación dela nacionalidad está únicamente en la educación. Mas para esto es necesario que la educación llegue a todos los ciudadanos sin excepción alguna. No quiere una educación popular, pues, sino una educación nacional. La educación ha de ser eminentemente activa, basada en la propia actividad del alumno; lo importante no es el conocimiento, sino la voluntad. En este sentido Fichte es uno de los primeros representantes del activismo y el voluntarismo en la pedagogía. Lo decisivo sin embargo es la moralidad.

Leer más: http://es.scribd.com/doc/94809698/LA-PEDAGOGIA-EN-EL-SIGLO-XIX

 

 

LA PEDAGOGÍA IDEALISTA

Aportes de Kant a la Educación Integró la actividad pedagógica en el conjunto de actividades culturales interpretadas colectivamente, en las que propone:

Principales tareas para la Educación:

·         Disciplina

·         Cultivamiento

·         Civilización

·         Moralización

·         Ofrece tres reglas de Conducta Pedagógica para el progresivo desarrollo de la Libertad.

·         Comportarse libremente en todos los ámbitos.

·         Habituar a los niños al trabajo.

Demostrarle que se le impone una fuerza que le conduce al uso de su libertad.

Emmanuel Kant perfeccionó con gran intensidad el idealismo a través de su análisis crítico sobre los límites del conocimiento asequible para el ser humano, sostenía que todo lo que se puede saber de las cosas es la forma en que se manifiesta su experiencia, no hay modo de averiguar lo que son en esencia en sí mismas. Sin embargo, también consideraba que los principios básicos de la ciencia se basan en la estructura de la mente más que en el mundo externo.
 Leer más: http://www.monografias.com/trabajos82/pedagogia-politica-idealista/pedagogia-politica-idealista2.shtml#ixzz38R9akZBr

 

LA PEDAGOGÍA POSITIVISTA

Tiene como fundamento a la ciencia, todo debe ser explicado empíricamente, pongamos la idea del positivismo más claro “Augusto Comte. (1798-1857) hablaba de tres etapas de la cultura humana: teológica, metafísica y positiva. En la primera, el hombre ha estado dominado por creencias en divinidades, seres extraños que servían para explicar todos los fenómenos. En la segunda, muchos de los conceptos metafísicos o son vacíos, meras construcciones verbales, o son ideas religiosas disfrazadas. En la tercera, la razón se ha liberado definitivamente de todo lo religioso, de todo oscuro. El método positivo posibilita una transformación efectiva de la naturaleza y de las sociedades. Es el triunfo de la razón independiente. Comte vivió años de inestabilidad social. La política había fracasado en el objetivo de encontrar un orden social. Solo si tratamos los hechos sociales desde un punto de vista científico, podrá construir una sociedad sin conflicto

 

 

 

Comments