Epoca micénica

Hasta 1953 se creía que los textos más antiguos escritos en griego eran inscripciones alfabéticas que databan aproximadamente de 725 a.C. Michael Ventris descifró la escritura lineal B y mostró que las tablillas encontradas en las ruinas de las ciudades micénicas estaban escritas en griego: en el dialecto micénico,  transmitido así en forma de documentos administrativos.

El lineal B es una escritura silábica, con unos 84 a 87 signos. Su adaptación al griego es bastante deficiente: no se distinguen oclusivas sordas de sonoras, no se señala la aspiración, ni la cantidad de las vocales, ni las consonantes finales.

Sir Arthur Evans, a fines del s.XIX, ya había hecho importantes descubrimientos sobre la escritura en Creta. Un primer período de jeroglíficos (disco de Festo*) fue sucedido por otro en que los pictogramas fueron reducidos a simples trazos lineales con valores fonéticos, es decir, representando cada signo un sonido. Se trata del lineal A

, que consta de unos 92 signos y se usó para escribir una lengua no griega hablada en Creta*.
El lineal B era el instrumento técnico de las administraciones palaciegas. Se trata de una lengua común administrativa, basada en un dialecto peloponesio, que aparta de nuestra vista la sin duda mayor variedad dialectal del mundo micénico. Por eso, cuando la civilización micénica acaba violentamente en el s. XII a.C., cuando el palacio deja de ser el centro de la vida política, este tipo de escritura deja de tener sentido y desaparece.
La caída del mundo micénico responde a una nueva oleada de invasores griegos, los dorios (s.XII a.C.). Es probable que hubiera dos oleadas distintas: la de los griegos del Noroeste y la de los dorios propiamente dichos. A partir de ahora la población de Grecia adquiere su aspecto definitivo, distribuyéndose jonios, eolios y dorios:
• La Grecia continental queda ocupada por los jonios (Atica y Eubea) y una amplia gama de pueblos del Noroeste (epirotas, acarnanios, etolios, locrios, focidios), dos de los cuales, tesalios y beocios, se entremezclan profundamente con los elementos eolios anteriores, de los que toman sus dialectos. En el Peloponeso, los dorios se impusieron casi en todas partes. Sólo el centro montañoso de la península, Arcadia, respetada por los dorios, continuó con una población aquea.
• La superpoblación motivada por las invasiones determinó una migración hacia el Asia Menor, ocupada hasta entonces por carios, lidios, etc. Los detalles de estos movimientos migratorios, que se inician en el s XIV a.C. con la fundación de Mileto y Colofón y se prolongan hasta aproximadamente 800 a.C., son muy complejos; sin embargo, el esquema resulta bastante sencillo, ya que se perfilan tres claras zonas de población: al norte Eólida, con la isla de Lesbos; en el centro Jonia, con Quíos y Samos; al sur, la Dóride, con Rodas.
• Estas grandes migraciones reforzaron también la población de las islas del mar Egeo. Los jonios colonizaron las Cícladas del norte, que forman una especie de círculo en torno a Delos; los dorios ocuparon las Cícladas del sur y las Espóradas meridionales y Creta. De esta manera se perfilan tres grandes franjas, en cierta forma paralelas, que, desde Grecia hasta Anatolia, pasando por el mundo insular, correspondían a las tres razas de eolios, jonios y dorios. Véase en el mapa siguiente

Imagen de Universidad de Cantabria


*El disco de Fes
to (o disco de Phaistos) es un curioso hallazgo arqueológico de finales de la edad de bronce. Fue descubierto el 15 de julio de 1908 por el arqueólogo italiano Luigi Pernier en la excavación de un palacio minoi co en Festos (Phaistos), cerca de Hagia Triada, en el sur de Creta. El propósito de uso y el lugar en el que se construyó aún no han sido determinados, lo que ha convertido a este objeto en uno de los más famosos misterios de la arqueología. Actualmente se encuentra en el museo de Herakleion en Creta (Grecia). (Wikipedia)



*En el 2001, la revista Ugarit-Forschungen, Band 32 publicó el artículo de Jan Best, "The First Inscription in Punic—Vowel Differences in Linear A and B" (La primera inscripción en púnico - Diferencias vocálicas entre el lineal A y B). En él, Best pretende demostrar que el lineal A es una forma arcaica de fenicio.


Comments