Causas

Los niños pueden terminar en la calle por distintas razones, de las cuales las más típicas son las siguientes:

  • No tienen elección: Han sido abandonados, son huérfanos o han sido expulsados de sus hogares.
  • Eligen vivir en la calle a raíz de maltratos sufridos en su casa, por negligencia de los padres o porque simplemente su familia no es capaz de cubrir sus necesidades básicas.
  • Eligen vivir en la calle por los ingresos que con sus actividades puedan reportar a sus familias. Si esos hogares y familias, como parte integrante de la sociedad, son incapaces de mantener la vida de ese niño, puede por tanto decirse que las razones últimas del abandono del domicilio paterno son las condiciones sociales, económicas, políticas y medioambientales impuestas por el conjunto de la sociedad en que ese grupo marginal se inscribe.

En un informe de 1993, la OMS sugería estos factores como causantes del fenómeno:[29]

Niño de la calle boliviano, durmiendo sobre un cartón.

  • Desintegración del entorno familiar
  • Conflicto armado
  • Pobreza extrema
  • Desastres (naturales o provocados)
  • Hambre
  • Abusos físicos y sexuales
  • Explotación infantil
  • Desplazamiento social tras emigración
  • Urbanización y crecimiento descontrolado de suburbios
  • Incultura

La orfandad por otros motivos, como epidemias o sida es otra causa que podría añadirse a esta lista.[30] [31] Dentro de las causas es necesario mencionar la falta de resiliencia, esta falta de capacidad de enfrentar un entorno negativo y lograr salir adelante, aprendiendo diversas lecciones que son implementadas para resolver problemas futuros. Debemos preguntarnos ¿a qué se debe que niños en las condiciones familiares, económicas y sociales difíciles no abandonan sus hogares? (cita, Víctor Espino 2006). Por lo tanto, no sólo estamos ante un fenómeno con causas sociales, sino también personales, en donde se debe averiguar como procesó sus experiencias de vida cada niños, niña y adolescente, si tuvieron modelos a imitar para enfrentar o rehuir de los problemas.

Causas profundas

Brasil es el quinto país más poblado del mundo, con alrededor de 190.000.000 de habitantes. La desigualdad social entre las clases enriquecidas y las pobres es de las mayores del mundo: De hecho, el 1% de las personas más poderosas del país controla el 50% de su riqueza, y la mitad más pobre de la población ha de sobrevivir con un escaso 10%. Los niños de la calle se han convertido en un problema urbano a raíz del éxodo rural, la negligencia familiar y el desplazamiento forzoso de tierras expropiadas. El problema se acentúa con el acelerado rejuvenecimiento de la media de la población urbana. Sólo en Latinoamérica, las proyecciones para el año 2020 estiman una población de 300.000.000 de jóvenes, el 30% de los cuales será extremadamente pobre.[Ref: Independent Commission on International Issues]. Por otra parte, el 78% de la población brasileña vive en ciudades más o menos grandes. La pertinaz pobreza, la rápida industrialización, y la expansión de barrios de favelas, crean un entorno social y económico crítico, que conduce a extrema pobreza, desintegración familiar, violencia y rupturas más frecuentes.

Escuadrones de la muerte

La mayor parte de los niños de la calle de Brasil morirán antes de llegar a los 18 años. Entre 4 y 5 adolescentes mueren diariamente y cada 12 minutos un niño recibe una paliza, según citan fuentes locales.[32] Las estimaciones más moderadas refieren dos asesinatos diarios, aunque hay quien eleva esta cifra a 4.[33] Se ha informado de ejecuciones y mutilaciones de niños. En julio de 1993, ocho niños y adolescentes fueron asesinados en un tiroteo cerca de la iglesia Candelária en Rio de Janeiro.[34] El hecho alcanzó cierta notoriedad gracias a la prensa internacional, y la clásica política de asesinar a los meninos da rua brasileños fue muy criticada. Los escuadrones de la muerte tuvieron que pasar a cumplir sus tareas de "limpieza" en un más discreto segundo plano, por lo que desgraciadamente siguen operativos: En São Paulo, el 20% de los homicidios cometidos por la policía en los primeros meses de 1999 fueron contra menores de edad,[cita requerida] y las operaciones específicas para el asesinato de niños son conocidas como mineiras.

Narcotráfico

Las bandas de narcotraficantes son responsables de casi la mitad de asesinatos infantiles cometidos en la jurisdicción de Rio de Janeiro. Desde la década de los 90, la nueva cultura de la droga ha causado estragos, sobre todo entre los más pobres. Hoy en día, Brasil es el segundo consumidor mundial de cocaína, sólo por detrás de los EEUU. En las favelas -donde se concentra el 25% de la población de Rio- son las bandas de narcotraficantes quienes controlan los recursos. Algunos niños de la calle son reclutados por estas bandas, que les dan armas ligeras para su protección. Los chicos son utilizados como correos de la droga entre compradores y vendedores. No es de extrañar, por tanto, que las posibilidades de que uno de estos niños mueran en los barrios de favelas sea "ocho o nueve veces superior a la de un niño que vive en Oriente Medio".[Ref: Save The Children]

Comments