LOS JUGLARES

PERSONAJES NARRATIVOS





Introducción a la narración

La narración es un tipo de texto o variedad discursiva (que se opone a la descripción, al diálogo, a la exposición y a la argumentación). En ella se cuentan hechos reales (noticias) o ficticios (novelas) que suceden a unas personas en un espacio y tiempo determinados.

También es una forma de transmitir información que aparece en distintas situaciones comunicativas:

  • cuando contamos lo que nos han hecho o sucedido
  • en las noticias de los medios de comunicación
  • en un debate si hay argumentos de tipo narrativo y es frecuente encontrar narraciones combinadas con diálogos y descripciones.

 

Se denomina narración al resultado de la acción de narrar, esto es, de referir lingüística o visualmente una sucesión de hechos que se producen a lo largo de un tiempo determinado y que, normalmente, da como resultado la variación o transformación, en el sentido que sea, de la situación inicial. En resumen, La narración es la forma de contar hechos reales o ficticios, siendo lo más normal utilizar el tiempo pasado para presentar esos hechos.

Dado que una narración es un encadenamiento de sucesos, las relaciones sintácticas fundamentales que se dan son de naturaleza causal y temporal: un hecho lleva a otro y, por lo tanto, existe fluir temporal. En este sentido, es frecuente en un relato el uso de conjunciones o locuciones conjuntivas que indiquen 'causa' y 'consecuencia', y adverbios y locuciones adverbiales de 'tiempo'. También, por su utilidad para señalar 'hechos que se van sumando unos a los otros', es frecuente el uso de la coordinación copulativa. En cuanto a la modalidad causal, es lógico el predominio de cláusulas aseverativas.

  • Características de la narración:

 

Dado que el fluir temporal es un aspecto básico y caracterizador de una narración, las formas verbales desempeñan un papel fundamental. Los tiempos verbales más usados para narrar son los de aspecto perfectivo, esto es, aquellos que presentan la acción como acabada. Esto es así porque son los que permiten ir encadenando las distintas acciones una después de las otras a medida que van concluyendo. El tiempo verbal más habitual es el 'pretérito perfecto simple o indefinido', además de los distintos tiempos compuestos que también son perfectivos.

También narra sucesos extraordinarios o reales, según el autor decida. Por su significado, abundan necesariamente los verbos de movimiento, de acción y de lengua.

 

  • Estructura mínima de la narración: 

 

Una narración presenta siempre, como mínimo, lo que se denomina un 'actor' (o 'personaje'), que es aquel elemento que experimenta los sucesos o hechos referidos en ella. En el estudio de las narraciones se ha aplicado el término actante que amplía la noción de personaje. Este personaje puede o no, ser también narrador de la historia.

En muchas narraciones especialmente en las breves, por ejemplo el Cuento es posible identificar lo que se conoce como argumento o estructura argumental, tipo:

  • Introducción (o inicio o planteamiento o presentación)
  • Nudo (o conflicto o quiebre)
  • Desenlace (o resolución o final)

Esta estructura no es necesariamente identificable en otros subgéneros narrativos como el relato o la novela o en el microrrelato.

Narrar implica que los hechos referidos estén relacionados, encadenados, y que se vayan sucediendo de forma más o menos lógica. Más concretamente: lo fundamental es que la sucesión de los hechos venga determinada por un principio de causalidad, esto es, que todo lo narrado tenga un 'antes' del que provenga y un 'después' al que se dirija.

Una narración presenta siempre, como mínimo, lo que se denomina un 'actor' (o 'personaje'), que es aquel elemento que experimenta los sucesos o hechos referidos en ella. En el estudio de las narraciones se ha aplicado el término actante que amplía la noción de personaje. Este personaje puede o no, ser también narrador de la historia.

  • Subgéneros de la narración:

 

Algunos de los subgéneros de la narrativa, ordenados de más breves a más extensos:

  • Microrrelato
  • Cuento breve y Relato breve
  • Cuento largo y Relato
  • Nouvelle (o novela corta)
  • Novela

 

En toda narración se pueden distinguir los siguientes elementos: el narrador o persona que cuenta la historia, los personajes, la acción o serie de acontecimientos que se relatan, y el espacio y el tiempo en el que estos ocurren.

Elementos

La acción

El conjunto de acontecimientos que se narran constituyen la acción o trama narrativa. Esos acontecimientos se producen en un lugar y en un tiempo generalmente determinados. El narrador puede contar esos hechos en un orden cronológico, como ocurre generalmente en los cuentos. Pero también puede romper ese orden anticipando sucesos que ocurrieron más tarde o dando un salto atrás en el tiempo para remontarse a hechos lejanos. 

El desarrollo lineal. La narración va presentando los acontecimientos en orden cronológico, desde los más antiguos a los más recientes. Los cuentos tradicionales, por ejemplo, suelen presentar esta organización.

La anticipación. Es una ruptura del orden temporal que consiste en adelantar acontecimientos y anunciar hechos que se producirán más tarde. En el siguiente fragmento, el enunciado destacado constituye una anticipación:

La retrospección. Es otra ruptura del orden cronológico, consistente en retroceder en el tiempo (dar un salto atrás) para contar hechos anteriores al momento en que se sitúa la historia. Así ocurre en la novela policíaca, en la que es frecuente comenzar con un crimen para, a continuación, reconstruir los acontecimientos que lo precedieron.

En resumen, la acción está formada por todos los acontecimientos y situaciones que componen una historia. Dichos acontecimientos se pueden organizar en núcleos con cierta autonomía, llamados episodios. El conjunto de acontecimientos y hechos de la historia se denomina también argumento. La forma de organizar dichos acontecimientos se denomina trama.

El tiempo

En los textos narrativos, la información se dispone según un orden temporal. El relato puede presentar los hechos que se cuentan reflejando con fidelidad el orden en que estos se suceden, de modo que se presenten al principio los acontecimientos más remotos y al final los más recientes. En este caso decimos que la narración presenta un desarrollo lineal. Los cuentos tradicionales, por ejemplo, suelen presentar esta organización.

Para expresar el tiempo en la narración, se emplean los tiempos verbales y los indicadores de tiempo:

Los tiempos verbales. Puesto que la narración tiene por objeto contar hechos reales o ficticios, en los textos narrativos desempeñan un papel fundamental las palabras que expresan acciones, es decir, los verbos. Y puesto que generalmente se cuentan hechos ya pasados, lo habitual es que en la narración encontremos verbos en pasado, sobretodo en pretérito perfecto simple (esperó, demoró, compartió, inquietó...) o en pretérito imperfecto de indicativo (vivía, era, llegaba, detestaba...).

Los indicadores de tiempo. El transcurso del tiempo y la simultaneidad o la sucesión de las acciones se marca también con adverbios (mientras, entonces, antes, después) y otras expresiones que tienen un marcado carácter temporal (por fin, al cabo de un rato, al día siguiente...). Ejemplo:

Mientras esperaba a su amigo, Ana decidió refugiarse en el portal. Al poco rato, vio que alguien se acercaba.

 

Por lo tanto, el tiempo es el elemento de la narración que tiene en cuenta la duración, sucesión y ordenación en que se producen los distintos acontecimientos.

 

Características:

 

1. La duración del tiempo puede ser diverso: varios años, un día, unas horas: el tiempo es largo cuando se presenta un período de tiempo muy amplio, muchas veces de años. El tiempo es corto cuando lo narrado ocupa pocas horas.

2. El orden temporal de los acontecimientos puede presentarse de diversas maneras:

Desarrollo lineal: Los hechos se presentan con el orden cronológico en que se produjeron.

In media res: La narración se inicia en un punto intermedio de la historia y se van relatando hechos anteriores y posteriores.

Flash-back: La narración empieza por el final y retrocede al pasado.

 

3. De acuerdo a la percepción que se tiene del tiempo, éste será:

Tiempo objetivo: Es el tiempo que se puede medir por el reloj: horas, días... Tiempo subjetivo: Es la percepción que se tiene del paso del tiempo; a veces, una hora se hace interminable.

4. En cuanto al ritmo de la historia, es decir, la relación entre lo narrado y la forma de narrarlo, podemos hablar de:

Ritmo rápido: cuando los hechos o acontecimientos se suceden con rapidez y abundancia.

Ritmo lento: cuando la narración se demora en descripciones y reflexiones, de tal modo que los acontecimientos son escasos.

Los ambientes (el espacio)

Los acontecimientos de la narración siempre suceden en algún lugar. Muchas veces se puede deducir el sitio donde ocurre la acción sin necesidad de que sea especificado por parte del narrador. Ejemplo:

La azafata tiraba de su maleta con agilidad cuando de repente vio a su ex marido ir hacia la puerta de embarque.

En el texto anterior, se puede deducir que el lugar del encuentro es un aeropuerto. En caso de que la localización no esté indicada, por muy abstracta que sea, el lector siempre puede recurrir a su imaginación.

Para algunos autores el espacio de la narración puede tener una gran importancia. De hecho, hay novelas que están dedicadas a un lugar concreto, y hacen, por tanto, del espacio literario el protagonista de la historia. Por ejemplo, en Volverás a Región de Juan Benet, Región es el lugar donde sucede la historia. Se trata de un espacio enigmático que adquiere protagonismo y cobra un gran poder simbólico a la hora de interpretar el desarrollo de la acción.

 

El espacio es el componente narrativo que se refiere al lugar en el que se desarrolla la acción y por el que se mueven los personajes. Puede haber espacios urbanos, rurales, domésticos, idealizados...

1. El tratamiento del espacio puede ser diverso:

Cuando las indicaciones espaciales son mínimas.

Cuando el espacio cobra una especial importancia en la narración, dado que está muy relacionado con la evolución del personaje (por ejemplo, en los libros de viaje).

Cuando el espacio físico determina la historia y se convierte en un personaje más (por ejemplo, la selva, el Oeste, la ciudad, etc.).

2. En relación con la realidad puede ser:

Espacio real: Corresponde con lugares auténticos e identificables.

Espacio imaginario: No existe en la realidad pero ha sido creado a partir de lugares similares de la realidad. Aunque no es auténtico, contiene elementos reales o posibles (por ejemplo, Vetusta, en La Regenta, de Clarín).

Espacio fantástico: No existe ni tiene relación con espacios reales (por ejemplo, los lugares de las novela de ciencia-ficción).

Los personajes

Son quienes realizan las acciones. Se puede distinguir entre personajes principales y secundarios. Los personajes principales son los protagonistas y el resto son los secundarios. Al analizar una obra literaria es importante no solo identificar al protagonista y a los demás personajes sino también caracterizarlos. Hay que reflexionar sobre cómo son los personajes, que refleja cada uno, qué importancia tienen en el cuento.

Con sus intervenciones y actuaciones dentro de la narración, los personajes revelan una norma de conducta, un comportamiento a seguir, y por ello lo desarrollaremos más ampliamente.

 

Personajes narrativos

Introducción

En toda obra de género narrativo aparecen personajes los cuales dan vida a los acontecimientos, bien sea provocándolos o siendo presentados por los propios hechos de la historia que se va a narrar.

Los personajes son las personas, reales o ficticias, que desarrollan la acción narrada por el novelista.

Los personajes se distinguen por la importancia en el desarrollo de la narración: por su INTERVENCIÓN, por sus IDEAS, por su MANERA de SER, por su PROFUNDIDAD

A cada una de las características que los van conformando o modelando, se les llama RASGOS.

Dentro de una obra de tipo narrativo, los personajes principales o centrales son denominados protagonistas, mientras que los demás son secundarios. También están los que se oponen al protagonista, los llamados antagonistas de la obra, y los personajes fugaces.

  • ProtagonistaConstituyen el eje de la obra, alrededor de los cuales gira el acontecimiento, marco, los demás personajes, es decir toda la historia. Puede ser tanto un ser plural, como por ejemplo una ciudad, como un único individuo.
  • Secundarios: Creados para servir al principal, para intercambiar ideas, plantear el conflicto, ayudarse en la acción. Son también los llamados personajes de carácter.
  • Fugaces: Entran y salen. También se les llama ambientales o incidentales.
  • Antagonista/s: Es el personaje de la historia que representa la oposición al protagonista o héroe de la obra
  • Personajes planos: Son aquellos descritos mediante una característica básica que se comportan de la misma manera a lo largo de todo el relato.
  • Personajes redondos: Son aquellos que van caracterizándose a medida que transcurre la acción, evolucionando de forma natural a lo largo del relato.
  • Personaje dinámico: Se trata de un personaje que evoluciona o cambia durante el desarrollo de la narración.
  • Personaje estático: Se trata de un personaje que al final de la narración está igual que al inicio.
  • Personaje estereotipo: Representa una idea o conducta de forma muy conocida y predecible.
  • Personaje arquetipo: Personajes que encarnan una virtud o un defecto.

Clasificación

Los personajes son los actores literarios que desarrollan la acción de  la novela. Pueden ser reales (aquellos basado en personas que viven o han vivido realmente) o ficticios (surgidos de la imaginación del escritor) y suelen presentarse mediante una descripción o caracterización.

En el transcurso del relato, el lector va conociendo a los personajes de acuerdo con diferentes estrategias utilizadas por el narrador. Algunas veces nos podemos encontrar con una descripción que sale de la estética general del escrito o que no existen. Tenemos, por ejemplo:

1.-  La descripción que realiza sobre los rasgos físicos y modo de vestir de los personajes y sobre el carácter y sus rasgos morales. Si unimos ambos, surge el retrato del personaje.

2.- Las declaraciones que formulan otros personajes sobre ellos.

3.-   Los datos que aporta el propio personaje a través de su forma de hablar, sus gestos, de las acciones que realiza y de la relación que establece con otros personajes y su entorno.

4.- Los nombre de los personajes. A veces este cumple solo la función de identificar al actante. Sin embargo, a veces, lso nombres son significativos o simbólicos. Por ejemplo, Victoria (Mujer que triunfa), Blanca (joven inocente), etc.

 

5.- Por sus pensamientos y sus sueños. Por sus gustos, aficiones e incluso por lo que comen o beben.



 Es necesario que el autor determine una serie de rasgos o características para determinar la personalidad del personaje en relación a:
 

Físico

Se describe al personaje por su aspecto físico, constitución y atuendo: edad, sexo, altura, complexión, incapacidades físicas, forma de vestir y modos de la época. 

Psicológica

Se realiza una descripción emocional del personaje atendiendo a sus pensamientos, ideas, aficiones o comportamiento: el personaje puede ser apasionado, rebelde, fiel, valiente, fuerte, enamoradizo, supersticioso, creativo...

Mixta

Se trata de una mezcla de las dos anteriores que suele denominarse retrato. Todo el conjunto de rasgos sociales, psicológicos, físicos y del lenguaje forman la personalidad de cada uno de los personajes narrativos

Por Intervención

Atendiendo al nivel de intervención o importancia en la narración de los distintos personajes, pueden clasificarse como:

Principales, protagonista

Son aquellos sobre los que recae el peso de la trama. Son los que aparecen en la historia del principio al final y llevan el papel principal. La acción narrativa se mueve alrededor de ellos. Es aquel o aquellos personajes en los cuales se basa la narración y a quienes se les presta mayor atención. Es el centro de la narración.

 

Puede ser un individuo, varios o una colectividad, los que llevan a cabo las acciones del relato. Son los más importantes de la novela u obra narrativa. Un ejemplo es el caso de Don Quijote. A veces el antagonista puede que sea también un personaje principal, que se opone a la historia del protagonista. También pueden ser llamados personajes nucleares, que generalmente están bien trazados y constituyen el eje en torno al que gira el relato.

Secundarios

Aquel o aquellos personajes que, si bien tienen una participación menor que el personaje principal, participan en uno o más momentos importantes de la obra. Son personajes que sustentan a los principales, pero que no aportan nada fundamental a la trama. Son los que afirman más las reacciones del personaje principal y ayudan a que éstos puedan ejercer su cometido o a dar otra visión del tema central de la historia. El secundario es un personaje plano que no evoluciona y la mayoría de las veces responde a un arquetipo.

 

También se les denomina ayudantes cuando contribuyen al logro de una acción y antagonistas cuando entorpecen la buena marcha de las acciones. Se mantienen en un segundo plano, intervienen en pocas situaciones de la novela y siempre están detrás de los personajes principales, y son los personajes menos importantes que van apareciendo en la obra.

 

También se les puede llamar fugaces, porque son un mero relleno en determinadas situaciones, aunque cabe destacar que no todos los personajes secundarios son fugaces. Y también se les pueden llamar comparsas, que son los personajes secundarios que no son fugaces. Los comparsas (o extras) son meros elementos presenciales. Sirven a los protagonistas en sus realizaciones, les acompañan, dialogan con ellos, de modo que pueden ser imprescindibles.

Múltiple

El personaje múltiple (o también llamado colectivo), trata de un elemento narrativo formado por varios individuos (turbas, manadas...), pero en el que la importancia del grupo es sustancialmente mayor que la de cada uno de los individuos. Pero sólo esto no lo convierte en un personaje, necesita dos cosas más: un objetivo común (acabar con los personajes, conseguir comida...) y que actúen conscientemente para conseguirlo. Es decir, ¿un grupo de personas en un mercado es un personaje colectivo? No, porque no tienen ningún objetivo, ahora bien, si todos se pusiesen de acuerdo para asaltar el palacio del noble más cercano sí serían un personaje colectivo.

Si un grupo cumple estas características sólo falta darle un trasfondo como a cualquier otro elemento para que sea definitivamente un personaje colectivo. Pongamos un ejemplo:

“La turba de campesinos, irritada con el noble local, ha tomado cualquier cosa que pudiera servir como arma y se dirige a paso decidido hacia el castillo. Está formada en su mayoría por hombres adultos que aunque desconocen las artes de la guerra están curtidos por el trabajo. Tras años de acosos su ira es notable y no se detendrán hasta recibir su merecida venganza”.

Como vemos se trata de un personaje colectivo porque ninguno de los individuos destaca sobre el grupo, tienen el objetivo de vengarse y vaya que si lo hacen serán conscientes de ello.

Para acabar con los personajes múltiples, otros ejemplos de ellos serían ejércitos, manadas (o enjambres, o bandadas) de animales, flotas, etc.

Arquetipo

Un personaje arquetípico es aquél cuyas condiciones o particularidades engloban y contienen a muchas particularidades, son los personajes puros, los de los dramas humanos profundos comunes a la humanidad; o los de los mitos. Estos personajes tienen una gran cantidad de virtudes especiales, o condiciones de vida que lo hacen más consciente de su realidad que las que cualquiera de nosotros puede alcanzar en su propia vida cotidiana. Cuando un actor puede encarnar personajes que de alguna manera contienen más virtudes que las que ellos mismos tienen, se produce una experiencia en la conciencia creadora que puede hacer superar a las propias limitaciones creativas.

Un ejemplo común de arquetipo es la figura del HÉROE...encarnado en tantos mitos, leyendas, etc. Otro es el del hombre originario, el de dios, el villano, el amigo del héroe, el pícaro burlón, la mascota, etc.

Tipo de caracterización

Existen otros modos de clasificar a los personajes de la narración. En primer lugar, pueden ser personajes planos, si son estereotipos o se comportan basados en una sola cualidad (son buenos o malos, por ejemplo) y cuyo comportamiento es siempre previsible; y personajes redondos, cuando son más complejos y cuya caracterización va tejiéndose a medida que se desarrolla la trama de la narración a la que pertenecen.

Planos

Como se ha definido anteriormente, los personajes planos son aquellos que siempre se comportan de la misma manera, no evolucionan y nos muestran un único aspecto de sí mismos, por lo que sus actuaciones son siempre previsibles.

Son creados a partir de una idea o cualidad y suelen ser seres simples y típicos: el héroe, la bella, el tonto del pueblo, el malo, el celoso... El lector ya los conoce y sabe cómo actuarán: no tienen posibilidad de sorprenderle. Supermán, por ejemplo, es un personaje plano: está caracterizado por unos rasgos que lo identifican —fuerza, bondad...— y éstos no pueden ser desmentidos en la ficción; de lo contrario la identidad del personaje desaparecería.

En los capítulos XII, XXV y XXVI de "El Quijote" hay personajes planos: el posadero, el titerero, el caballero del bosque y el señor que cuenta el cuento del burro.

Redondos

Llamamos personajes redondos aquellos que muestran diferentes aspectos de sí mismos, van modificándose en función de sus experiencias vitales.

Se definen por su profundidad psicológica y porque muestran en el transcurso de la narración las múltiples caras de su ser. El lector no los conoce de antemano y no sabe cómo actuarán.

Evolucionan, cambian a lo largo de la novela, pudiendo llegar a sorprender con su comportamiento. Tienen, como las personas, cosas buenas y cosas no tan buenas. En "El Quijote", los personajes redondos son: Don Quijote y Sancho Panza, puesto que muestran diferentes aspectos en su forma de ser. Don Quijote, por ejemplo, puede estar cuerdo y loco, y Sancho puede ser un fiel escudero o un hombre que añora su hogar.

 


 


Mostrando 2 elementos
TEMAS RECIENTES
Ordenar 
 
TEMAS RECIENTES
Lluvia de ideas 
Seleccionar tema 
Mostrando 2 elementos
Ċ
Alexa Zuluaga,
17 nov. 2010 4:09
Comments