HOME‎ > ‎

Fisiologia

 
Poseen una epidermis elástica y una dermis musculosa y flexible como ninguna, la piel del delfín tiene una estructura comparable a la de un colchón de agua: se hunde y eleva en función de las presiones percibidas por sus papilas cutáneas, adaptándose al flujo de agua que envuelve su cuerpo, el cual al deformarse disminuye la turbulencia.

Tiene una gran aptitud para el buceo, es imposible que el hombre descienda tan hondo como los delfines. Para lograr esto ellos modificaron su sistema cardiorrespiratorio. El delfín aumentó su caudal sanguíneo y su concentración de hemoglobina, pudiendo así fijar un máximo de oxígeno antes de sumergirse.

Además, sus increíbles venas y arterias de geometría variable, logran cortar la irrigación de los intestinos, el estómago, los riñones y los músculos, que deben quedar con su asignada reserva, privilegiando la oxigenación del cerebro y del corazón. Para soportar la presión del agua, los pulmones del delfín tienen unos anillos de cartílago que impiden que se aplasten.

La descompresión obliga a los humanos que bucean a ascender a la superficie por etapas, para dar tiempo al nitrógeno de la sangre a desparramarse por los tejidos y con ello evitar la temible embolia. Pero este delicado proceso tiene al delfín sin cuidado: sube muy rápido y no le ocurre nada, y éste es otro gran misterio para la ciencia.



CARACTERÍSTICAS FÍSICAS.


Tamaño y Peso
Los delfines tienen un promedio de 2.5 a 2.7 metros y un peso entre 190 y 260 kilogramos. Las diferencias en el tamaño del cuerpo y dimensiones del cráneo pueden estar relacionadas con los diferentes hábitats y especies. Los grandes delfines pueden llegar hasta 3.7 metros y pesar 454 kilogramos. En el mediterráneo, los delfines pueden crecer hasta. 3.7 metros o más.

En promedio, los machos maduros son ligeramente más largos que las hembras, y considerablemente más pesados. Como los jóvenes, las hembras crecen aceleradamente hasta aproximadamente los 10 años de edad.


Forma del Cuerpo
Un delfín tiene un cuerpo liso, aerodinámico, fusiforme, adaptado para la vida en el ambiente acuático.


Aletas Pectorales
Las extremidades delanteras de los delfines son las aletas pectorales. Las aletas pectorales tienen los elementos esqueléticos principales de las extremidades delanteras de los mamíferos terrestres, pero son más cortas y se han modificado. Los elementos esqueléticos son rígidamente soportados por el tejido fino conectivo. El grueso cartílago tiende a ubicarse longitudinalmente entre los huesos. Las aletas pectorales se curvan por detrás levemente y apuntan a las extremidades. Los delfines utilizan sus aletas pectorales principalmente para dirigir y, con la ayuda de la cola, para frenar. La circulación de la sangre en las aletas se ajusta para ayudar a mantener la temperatura del cuerpo. Las arterias en las aletas están rodeadas por venas. Así, un cierto calor de la sangre que viaja a través de las arterias se transfiere a la sangre venosa. Este intercambio de calor a contracorriente ayuda a delfines a conservar el calor del cuerpo. Para contrarrestar el exceso de calor del cuerpo, la circulación aumenta en las venas cerca de la superficie de las aletas y disminuye en las venas regresando al corazón

Cabeza
Un delfín tiene un rostro bien definido. Puede parecer que siempre están sonriendo, no obstante, no es una muestra de la felicidad pues su cara está fijada en esa expresión incluso cuando sienten dolor o peligro. Los dientes son cónicos enclavijados. Están diseñados para agarrar el alimento. El número de dientes varía considerablemente entre individuos. La mayoría tienen de 20 a 25 dientes en cada lado de la quijada superior y de 18 a 24 en cada lado de la quijada inferior, un total de 76 a 98 dientes. Los ojos están a los lados de la cabeza, cerca de las esquinas de la boca. Las glándulas en las esquinas internas de las cuencas del ojo secretan una sustancia aceitosa, mucosidad que lubrica los ojos, quita los desechos, y ayuda probablemente al ojo de manera aerodinámica mientras nada. Esta lágrima puede actuar como película protectora de los ojos contra organismos contagiosos. Los oídos se sitúan a un lado de los ojos, son pequeñas y discretas aberturas, sin aletillas externas. Un solo respiradero, situado en la superficie dorsal de la cabeza, es cubierta por una aleta muscular. La aleta proporciona un sello hermético. Los delfines respiran a través de su respiradero. El respiradero se relaja en una posición cerrada. Para abrir el respiradero, los delfines contraen la aleta muscular.
 
Back   Home   Next
Comments

Contáctanos

¡¡¡¡Menos Matanzas, Más Delfines!!!

Helloo!!!!